¡¡El mayor acto de heroicidad es ser uno mismo!!

“Vivimos en una sociedad, que consideramos locura  el ser uno mismo”

Desde que el ser humano , es humano, siempre ha necesitado de la inspiración de héroes para su día a día.

Tenía a Thor, Zeus, en la época de los dioses. Luego pasó por Van Gogh, Pelé, Maradona y a día de hoy tenemos a los grupos musicales que llenan estadios, a algunas personas sus héroes son los políticos o deportistas que todos conocemos.

Se ha escrito mucho de los Heroes, así como se han escrito canciones.

Los telediarios suelen intercalar entre noticias de asesinatos, corrupciones y desgracias, alguna noticia de personas que han conseguido batir algún record mundial que aún seguía vigente, salvar a una persona de un incendio impresionante o con alguna discapacidad ha conseguido algún hito.

Y nuestra reacción es siempre la misma:

1.- Asombro, aplausos, que campeón eres chaval

2.- ¡¡Yo nunca podría hacer algo así!!.

Y así una y otra vez, cuando veo algo asombroso en nuestra vida.

Un tema diferente es el que siempre expreso, que tendríamos que tener un poco bastante más de pensamiento crítico a la hora de elevar a los altares de héroes en nuestra vida, otra cosa totalmente diferente, es creer que los héroes son alguien inalcanzable para nosotros y  que nosotros no podremos hacer nunca nada parecido, siendo nuestro sueño, ser héroes por un día.

¿Por qué pensamos que esa persona es un héroe?

PORQUÉ SE SALE DE LO PRE-ESTABLECIDO.

Porqué ha hecho algo que todos deseaban, pero que:

.- No lo intentaban porqué no creían en ellos mismos

.- El miedo a qué dirán, les bloqueaba dar un paso adelante.

.- Piensan que para ser héroes, hay que hacer algo fuera de lo normal, algo grandioso.

Ultimo punto en el que estamos muy equivocados.

Parece que aquí el tamaño SÍ QUE IMPORTA.

¿Te gustaría una definición de héroe?

SER TÚ MISMO.

En una sociedad en el que la mentira se expande como virus mortal, en la que se basa en la satisfacción de tus propios intereses y que le den al de los demás, donde la envidia preside el gobierno de la sociedad y nuestro ego es el Vice-presidente, salir de lo establecido por motu propio , es el peor de los riesgos que puedes sentir y sus consecuencias sufrir.

Por eso cuando alguien hace fuera de lo “normal”, ya lo consideramos un héroe, pero sobre todo si hay mucha más gente que lo haya visto y opinado. Porqué si solo somos nosotros quien estamos viendo esa hazaña, lo primero que estaremos pensando que es un loco, que se va a partir la cabeza o no queremos hacernos responsables de sus consecuencias.

Por lo tanto, lo consideramos héroe, porque la mayoría también lo considera así, sino pensaremos que es un loco descerebrado que no sabe donde se mete.

Como te he comentado, en esta situación, EL TAMAÑO IMPORTA.

Creemos que ser un héroe es algo una gesta heroica. Algo que deje huella en la humanidad y en los libros de historia.

Creemos que cuanto más grande sea el hito, más grande será el concepto de héroe que tenemos de esa persona.

Por eso levantarnos de la cama, estar un día más vivo, decir un te quiero a esa persona que tanto te gusta, dejar tu trabajo por un sueño o emprender el reto de tu vida, no lo veo como una heroicidad, lo vemos como una locura, e incluso muchas veces como algo normal, que pasa desapercibido.

No le damos importancia a las cosas. Y esas pequeñas cosas, son las que nos convierten en héroes en el día a día.

No damos la importancia de hacer un trabajo que no nos llena para ahorrar por un sueño que queremos realizar. No damos la importancia a levantarnos toda las mañanas, echandonos a dormir dando por seguro que a la mañana siguiente ocurrirá.No damos importancia necesaria a estar haciendo algo que nos gusta. A tener una pareja o amigos que nos quieren y nosotros queremos. No damos importancia a las cosas que creamos desde nuestro talento, ya que creemos que a nadie le importa ni causarán impacto a nadie. No le damos importancia a una simple sonrisa que nos encontramos por la calle.

Pero el hito más importante que podemos realizar en nuestra vida y que no hace falta que salgamos en televisión, ni un titulo del Récord Guinness de los Récords, es ser UNO MISMO.

Es el mayor hito que un ser humano puede conseguir y aunque se nos llena la boca de cosas como “siempre soy yo, a quién le guste bien y a quien no también…Yo pienso por mi mismo, nadie tiene poder sobre mi vida…Yo tengo capacidad para elegir lo que quiero y deseo, nadie decide por mi…” Acaban siendo palabrerías con el vinagre de acciones que los demás desean para él o no conlleven el miedo a ser rechazado por los demás.

Para mí un héroe verdadero y del día a día, es aquella persona que es ella misma las 24 horas del día.

Un héroe es:

  • Expresa lo que siente, con educación y respeto ante los demás.
  • Se da la oportunidad de ser él mismo sin depender de las circunstancias y personas.
  • Da un paso hacia adelante ante las oportunidades que la vida le ofrece
  • Que acepta que los demás puedan tener miedo a realizar una cosa, pero saben que ellos pueden hacerla, mejor que los demás.
  • Aquella persona que expresa, su verdad, con respeto ante los demás

En una sociedad en la que la mentira reina, en la que no creemos lo que nos digan los demás y solo lo que nosotros pensamos y sintamos, ser uno mismo es el mayor acto de heroicidad que un ser humano puede realizar durante toda su vida.

¿Quieres ser considerado un héroe? Sé tu mismo.

 

 

Anuncios

No hay expectativas de nada.

“Las apariencias no engañan. Lo que engañan son las expectativas”

¿Qué sería de nuestra vida si no viviéramos a través de las expectativas?

Porqué todas nuestras decisiones, enfados, relaciones, las basamos en función de las expectativas que tenemos o creemos que podemos conseguir a través de la misma.

¿No es verdad?

Según la R.A.E., expectativas es “la posibilidad razonable de que algo suceda

Vivimos en un mundo en el que hacemos las cosas con un fin, con un intereses, con la posibilidad de que algo suceda para nuestros intereses tanto personales como profesionales.

¿No compartes las fotos de las publicaciones de ése gurú con las expectativas de conseguir algo de él? ¿No te reúnes con esas personas que no aguantas, con la expectativa de ganar algo de esas reuniones? ¿No le haces la pelota a esa persona, con la expectativa de que puedas tener una noche pasional con ella?

Seamos sinceros, tomamos nuestras decisiones en funciones de las expectativas de lo que podamos conseguir. De los sueños que podemos alcanzar.

¿Y qué pasa cuando esas expectativas no se cumplen?

Que empezamos a echar la culpa a los demás por nuestra infelicidad, que echamos en cara a la otra persona que creíamos que estaba enamorada de nosotros o que los gurús de turno, lo único que querían eran llenarse los bolsillos con nuestro dinero y no con nuestro trabajo y amistad.

Las expectativas acaban generando frustración, sobre todo si están relacionadas con tu estatus o tu ego.

Cuando hay expectativas de por medio, hay una cosa que no queremos ver y que juega un papel muy importante, la vida, las casualidades, las inclemencias.

Cosas que no sabías que podrían ocurrir y acaban ocurriendo. Bueno eso que no sabías que podrían ocurrir, mejor dicho no es así. Más bien, estabas enfocado, obsesionado con tu proyecto, con tu objetivo y no creías que nada ni nadie te podría quitar de las manos.

Este mundo de la felicidad y del “happy flower” nos está haciendo mucho daño. Nos hace creer que somos capaces de todo, y que todo lo que intentamos nos los merecemos, sea lo que sea.

Eso hace que todos vivamos con unas expectativas altas. De que somos capaces de todo, que nos merecemos todo y que la vida, en definitiva, va a ser justa y agradecida con nosotros, solamente porque nosotros así lo creemos.

Muchos de mis enfados con la vida, han sido a través de la no consecución de expectativas que tenía con personas o situaciones que había emprendido.

Vivir con unas expectativas altas, te hace perderte lo que te ofrece la vida. Nos convierte en niños pequeños que pataleamos, gritando y llorando a quién nos quiera escuchar, que la vida es muy perra.

Te puede estar diciendo que AHORA NO, que si lo  rediseñas de otra manera o ves otro camino que no estabas viendo por el momento, quizá si lo consigas. Pero que por ahora NO. Sin embargo eso no queremos verlo, lo único que vemos, es que no han sido satisfecho nuestros deseos y necesidades.

En definitiva que nuestro Ego, se siente lastimado.

Durante 7 días he querido vivir sin expectativas. Quería saber qué me estaba perdiendo y que iba aprender después del experimento y aquí están mis conclusiones:

.- Las expectativas nos hace enfocarnos en la meta y no en el proceso. 

Tenemos la única obsesión de alcanzar la meta. No nos importa el camino. Y aún menos las herramientas que tenemos que utilizar para conseguirlo. Queremos alcanzar el éxito sea como sea, porque nos los merecemos, porque nos hemos esforzado y nos lo debemos.

Sin expectativas de nada, disfrutas del camino, de las caídas, de los éxitos alcanzados, de las personas encontradas, y sabiendo que pase lo que pase, te sentirás satisfecho contigo mismo , porque has hecho lo que sentías que tenías que hacer.

.- Nos hace ser más idealistas y menos realistas. 

Las expectativas te hacen vivir en un mundo ideal, como se cantarían en las películas de Disney. Vas a vivir en un ideal, todo el mundo te va a conocer y esa persona es la ideal en tu vida. Cuando ves que eso con lo que soñabas, no es la realidad, la ostia que te das, es de órdago.

Vivir sin expectativas, es vivir el presente, el momento.  Esto es lo que hay y no esperes más, con lo que tienes, es con lo que tienes que hacer, que es vivir y seguir adelante.

.- Nos hace guiarnos más por el Ego que por el corazón. 

Las expectativas te hacen depender de tu ego. Como te he dicho, estás en búsqueda de tus sueños guiados por tus intereses, no quieres sorpresas, quieres lo que te han dicho o con lo que sueñas.

Sin expectativas, vives desde el corazón, vives a pecho abierto, esperando y aceptando toda situación sin problemas, sabiendo que tienen que enseñarte algo, que debías aprender.

.- Deja que la vida te sorprenda y te lleva por lugares insospechados. 

No nos dejamos sorprender. Queremos que ocurran las cosas tal como las habíamos diseñado o soñado. No queremos sorpresas, queremos que se cumplan los plazos y si pueden ser para antes de ayer, aún mucho mejor

No queremos sorpresas, y cuando he dejado la que vida me sorprendiera, me ha llevado a lugares que hasta la fecha no me imaginaba, mucho mejores que los que había planificado.

.- Te hace ver a la otra persona como es, no como te gustaría que fuera.

No esperas nada de las personas, y cuando te sorprenden, las sorpresas son mucho más fuertes y con impacto que las que habías planificado.

Hablar con una persona sin las expectativas de qué te pueden reportar , es hablar de corazón a corazón. Determinadas personas con un estatus alto, lo agradecen, porque no lo ven como una fuente de ingresos o de contactos, sino como una persona como lo que son. Te lo aseguro.

También te aseguro que ver a las personas sin expectativas, te darás cuenta de cómo has idealizado a los demás. Y alguna que otra sorpresa te llevarás.

La gente pensará que claro que hay que vivir con expectativas, que te hacen superarte, esforzarte,… Desde luego, como los egos, siempre hay buenos y malos.

Preguntante porqué no has vuelto a intentar nada en tu vida. Quizá las expectativas en el anterior intento eran desmesuradas, pensando que podrías conseguirlas en un solo intento.

Piensa en grande, desde luego. Pero empieza en pequeño y sin expectativas.

¿Cómo te relaciones con las expectativas?

 

 

¡¡Nos pasamos la vida cabreados!!

“Aferrarse a la rabia es como agarrar un carbón ardiendo con la intención de tirarlo a alguien; eres tú quien te quemas” decía Buda.

Leeras muchos libros en los que te ayudan a vivir, en los que te dicen que el amor es la paz con uno mismo y que las pertenencias tanto como vienen se van.

Pero no he leído ni he visto a nadie, que reconozca, que nos pasamos las 24 horas del día, CABREADOS.

Si, cabreados, de mala ostia, enfadados, que no hay quién nos aguante, como tú quieras llamarlo… Pero es así como nos pasamos la vida, CABREADOS.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos cabreados.

Nos cabreamos porque no tenemos leche para desayunar, por el pesado del coche de delante que parece que va pisando huevos, nos cabreamos porque nuestro compañero de empresa está llegando más alto que nosotros, nos cabreamos porqué la cama está fría al entrar en ella, nos cabreamos porque los vecinos de al lado están teniendo una noche tórrida de pasión y nosotros estamos agarrados a la almohada y ya, nos cabreamos porque pensamos que la gente pasa de nosotros y no les importa nuestra vida…

Vivimos cabreados las 24 horas del día. ¿O es que nadie ha tenido un sueño en el que estaba cabreado?

Pero en esta era de la paz y la felicidad, también nos cabreamos porque nos dicen que para meditar nos dicen que tenemos que tener la mente en blanco, y lo único que conseguimos tener en blanco, es el frigorífico.

Vivimos cabreados las 24 horas del día.

¿Cuándo sabrás que éste es tu estilo de vida?

Cuando te escuches a ti mismo o pidas a alguien lo haga por ti, y cada vez que vayas a hablar y digas una frase que comience por “Es que la culpa es de….“, te pellizques o te de un capón la otra persona. A parte de los dolores que puedas tener por las leches que te han dado o por los pellizcos te has dado, te darás cuenta, que :

SIEMPRE LA CULPA DE TUS MALES SIEMPRE LA TIENEN LOS DEMÁS.

Escuchando durante 7 días a las personas, exclusivamente en sus males y excusas, siempre eran los demás quienes eran los culpables de que estuvieran en la situación en la que se encontraban.

Porqué luego, quien dice que asumia la responsabilidad de sus emociones, lo que hacia era regodearse en sus males , no haciendo nada al respecto. Bueno esperando que los demás, lo sacasen de ella.

¿Por qué estamos cabreados?

PORQUE NO NOS GUSTA NUESTRA VIDA.

No nos gusta lo que estamos viviendo o experimentando. No nos gusta la pareja que tenemos. No nos gusta el trabajo que tenemos. No nos gusta la suegra que tenemos, no nos gusta como nos tratan los amigos, no nos gusta la ciudad en la que vivimos…

Estás cabreado por…………. y rellena tú aquí cuál es el motivo de tu cabreo diario.

Observarás, que el motivo de tu cabreo es :

.- Siempre algo externo a ti. Siempre la culpa es de los demás.

.- Y pudiendo hacer algo para solucionarlo, prefieres vivir cabreado, que en modo acción. Principalmente porque  tienes miedo a mancharte las manos y solucionar tu vida. Tienes miedo a ser feliz, o al menos a estar en paz contigo mismo.

Ante un cabreo, hay diferentes soluciones al mismo:

1.- Como bien dice mi madre, “no hay que darle importancia”.

A nada hay que darle importancia, a todo ha y que pasar de ello y seguir adelante.

El inconveniente que tiene todo esto, que vas acumulando el enfado, sobre todo si es una situación que se repite constantemente .

2.- Un segundo método, puede ser romper cosas para relajarte.

Verás métodos como el reírse, romper coches ( de forma controlada, por favor ), irte a correr,  sexo o lo que te haga descargar adrenalina…

¿Pero después de haberlo hecho, optas por seguir tu vida o por tomar cartas en el asunto?

3.- El método más efectivo.

Imagina que el cabreo que llevas, tiene forma de persona. Tu forma. Ponte delante de un espejo o de lo que quieras, pero imagina que tu “yo cabreado” te expresé lo que le pasa. Déjale que se expresa, que vomite todo lo que quiera, en definitiva, que se quede tranquilo y no se deje nada en el tintero.

Ahora que ya está relajado tu “yo cabreado”, es tu turno y de forma objetiva siempre, con una mentalidad abierta y no creyendo “al 100%” que tu ” yo cabreado” tiene la razón más absoluta, lanzale estas preguntas:

.- ¿Por qué crees que tienes la razón?

.- ¿Existe una razón por la que ya no tendrías razón?

.- ¿Es un tema tan importante y vital en tu vida para ponerte cómo te has puesto?

.- ¿Qué solución hay para dicha situación en la cuál eres tú el que va a dar el primer paso?

Hay que ver el cabreo desde diferentes situaciones. No hay que estar “cerrado” y pensar que sólo tú, eres quién tiene la razón. Porque mientras piensas eso, seguramente estarás perdiendo amistades, oportunidades, aprendizajes y sobre todo , dejar de estar cabreado contigo y con la vida misma.

No te digo que nunca tengas razón, otras te aseguro que estarás muy equivocado, pero vivir cabreado es la peor fuga de energía que un ser humano puede sufrir, porque seguramente , es incapaz de provocar un simple chasquido en su vida, que haría que las cosas cambiasen.

Así que recuerda:

.- VIvir cabreado con el mundo es la peor fuga de energía que puedes sufrir.

.- Si estás cabreado con el mundo entero y crees que la culpa la tienen los demás, empieza a mirar qué has hecho mal tú, porque seguro tienes gran parte de culpa de ese cabreo.

.- Hazle preguntas a tu cabreo y muchas veces te darás cuenta, que el primer paso para “descabrearte” empieza por uno mismo.

.- La mayor parte de los cabreos, los causantes, son el exterior. Te aseguro que la causa de ese mal, viene de ti, no del Gobierno o de los compañeros de trabajo.

¿Cómo sería el mundo si los integrantes del mismo no vivieran todo el día cabreados?

 

¡¡Deja de pedir permiso!!

“No pidas permiso. Hazlo ahora, arrepiéntete después” dice Paulo Coelho

Nos pasamos la vida pidiendo permiso.

Permiso para salir de clase, permiso para hablar delante de los mayores cuando somos pequeños, permiso para pedir las vacaciones en el trabajo , permiso para poder salir con la chica que nos gusta a sus padres, permiso para ir al baño…

Nos pasamos la vida pidiendo permiso y lo único que nos está provocando, es más miedo.

Porqué nos dicen que hay que llevar una jerarquía. Unas normas a seguir, cosa que no haces, serás desterrado de los demás y tildado como “rarito, radical, incomprendido…”.

Cada día creo más en QUE NO HAY QUE PEDIR TANTO PERMISOS A NADIE.

Cuando tú estás pidiendo permiso a alguien, le estás dando el poder sobre tu vida y sobre todo, estás desconfiando de ti mismo

Pero lo peor de todo, es que cuando éramos adolescentes, nos ponía cachondos que no nos dieran el permiso correspondiente para salir un sábado por la noche o para quedarnos hasta tarde con los amigos. Nos importa poco, rascábamos como fuera más tiempo para poder disfrutar de lo que realmente sentíamos que queríamos hacer .

Y además, luchábamos entre los amigos, a ver quién era el más chulo y radical contra sus padres o profesores que le habían prohibido hacer algo.

A día de hoy, la competición consiste en a ver quien es más sumiso ante los demás. Quién es el que hace más caso y más rápidamente a las ordenes de los jefes o de la parienta o del pariente, todo porqué no queremos que se nos enfade y vamos a sufrir las consecuencias.

Le damos el poder a los demás, cuando el poder realmente debería y está dentro de nosotros.

¿Los demás saben más que nosotros? ¿Los demás son los únicos proveedores de nuestra felicidad? ¿Los demás tienen más experiencia que nosotros para saber lo que es bueno para nosotros?

En la mayoría de las veces, NO.

Y todo porqué creemos que un titulo en una Universidad con un titulo impronunciable o el mazo en la mano que tiene esperando si no acatas las ordenes que te han mandado , tienen mucho más poder que tú , tu intuición o tu propio talento.

Somos seres que desconfiamos en nosotros mismos y al encontrarnos con alguien, entre fuegos artificiales, títulos en la pared o una cara bonita que nos hace algo de gracia, le damos el poder sobre nuestras vidas.

¡¡Luego pasa lo que pasa!!.

¿Por qué si de pequeño por un oido te entraba y por otro te salía todo lo que decían tus padres, ahora sin embargo, agachas la cabeza y lo único que sabes decir, es “Si , ya voy, lo que necesites”.?

Unos dirán que eres un calzonazos, otros que eres un miedoso ante las consecuencias…pero es que lo peor de todo, que luego cuando estás en un ambiente donde nadie te conoce, lo único que haces es quejarte de la vida que tienes, de lo malos que son los demás y que nunca habrá avances en tu vida.

DEJA DE PEDIR PERMISO A TODO EL MUNDO. HASTA PARA IR AL BAÑO, DÉJALO YA, POR FAVOR.

Cuando eras pequeño , eras un ser curioso. Hasta te motivaba hacer las cosas que te habían prohibido porque querías saber cómo se lo iban a tomar cuando vieran que no les hiciste ni caso.

Con el paso de la edad, es la curiosidad, una de los valores que más se debilitan. ¿Por qué? Porqué no dejamos de pensar en los demás, en las posibles consecuencias y en el miedo que nos entra al pensar qué puede ocurrir si conseguimos lo que nos habíamos propuesto .

Cuanta menos curiosidad, menos limites sobrepasaremos y menos posibilidad de conocernos y alcanzar nuestros sueños. Sin embargo, seguimos pensando, que antes de hacer nada, es mejor pedir permiso a los demás, no vayan a molestarse, que vean que nos preocupamos por ellos y que tenemos su opinión en cuenta.

No estoy diciendo que no les escuches, PERO JAMÁS QUE LES PIDAS PERMISO A LOS DEMÁS PARA SER UNO MISMO .

¡¡ESO JAMÁS!!.

¿Escuchar? Genial.

¿Comentar la situación? Desde luego y más si hay algún riesgo que no podrías ver.

¿Aprender de los mejores? Desde luego que si. Si tienes esa oportunidad, aprovecha la experiencia de personas que han pasado por lo que quieres vivir tú.

¿Pero permiso para ser uno mismo, para sentir lo que quieres sentir

Si hubiera pedido permiso para hacer muchas cosas de las que he hecho desde que di el salto de mi mundo de la contabilidad al día de hoy, te aseguro que no estaría a día de hoy aquí contigo. Te lo aseguro.

La gran parte de la gente , si quieres hacer algo, fuera de lo establecido, de la rutina con la que te han conocido, acabaran diciéndote, ” Déjate de pajas mentales, eso es una locura, sigue como estabas y déjate de tonterías…”.

La gente dirá que te quieres salir de lo establecido. Y son ellos los que se salieron, siendo como los demás esperaban ser y no siendo ellos mismos.

Tú no quieres salirte de lo establecido, QUIERES SER TÚ MISMO. Y ése propósito , tiene que valerte como el mayor de los pasaportes para hacer y sentir lo que quieres probar y experimentar.

Empieza a hacer las cosas PORQUE LAS SIENTES Y QUIERES HACERLAS, y no PORQUE TE LO HAYAN DICHO LOS DEMÁS QUE ES LO MEJOR PARA TI.

Lo que sea mejor para ellos, SEGURAMENTE NO ES LO MEJOR PARA TI.

¡¡DEJA DE PEDIR PERMISO PARA SER TÚ MISMO, DATE EL PERMISO DE DESCUBIRTE Y DISFRUTARTE!!.

Y que sea un permiso, que la única fecha sea el día que tengas que coger el billete para “allá arriba”.

Mientras tanto, no pidas un permiso a los demás para poder ser tú mismo .

Te aseguro que vivirás unas experiencias únicas, más vertiginosas y satisfactorias que pidiendo a los demás permiso para ser quién sueñas ser.

¡¡Pero tú decides!!

Rubén Turienzo: “Haz que suceda”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” es un placer presentar a Rubén Turienzo.

¿Quién levante la mano quién no ha buscado en libros o internet, el método infalible para conseguir que las cosas sucedan cómo hemos soñado a la hora de emprender un reto?

¡¡TODOS!!

Todos queremos tener la varita mágica, que nos lleve a ver que las cosas sucedan. Esta desesperación , nos lleva en algún momento en creer en “gurús” de chichinabo, que lo único que nos hacen es sacarnos los cuartos, con métodos que ni ellos mismos han testado.  Consiguiendo que nos cree más frustración y no intentemos nada más en la vida.

¿Te gustaría por fin perder esos kg de más? ¿Te gustaría conseguir ese sueño que te resiste? ¿Por qué crees que no los has conseguido todavía? Porqué no seguías un método que te acompañase durante todo el viaje, de principio al final  y unas herramientas que te generasen las oportunidades que necesitabas para conseguirlo.

Haz que suceda. Un sistema de herramientas revolucionario para alcanzar tus objetivos de una vez por todas” es el libro más completo que he tenido el placer de leer y sobre todo el que me ha enseñado , el PORQUÉ no conseguía muchas de las cosas en las que estaba enfocado.

Hace unos días tuve el placer de poder hablar con Rubén en exclusiva antes del lanzamiento del mismo . Autor de grandes bestseller como “Carisma Complex; ” El pequeño libro de la motivación” o “Smile“, con su nueva obra, nos da a través de herramientas testadas por su persona y a través de sus clientes, el principio del comienzo para alcanzar nuestros objetivos de una forma realista y de una vez por todas.  Consultor empresarial, coach, formador internacional, es una de las grandes referencias en nuestro pais en el mundo del desarrollo personal como empresarial.

Os aseguro que no estáis ante un libro más, con él haréis que suceda.

Una conversación, al igual que su libro, si empezáis diciéndoos : “Joder ya se porqué no lo estaba consiguiendo“. No tengáis miedo, vais por buen camino.

Podéis conocer más el trabajo de Rubén, a través de su Web, en Facebook, Twitter o Linkedin

.- “Haz que suceda”, el sueño de toda persona que emprende un reto, ¿Pero cómo es posible que las cosas sucedan?

Las cosas suceden cuando realmente activamos nuestra mentalidad estratégica y nos comprometemos a ejecutar el plan diseñado. Sin excusas ni procrastinación.

.- Decisión y compromiso, ¿Son la base para el principio de un comienzo?

Así es David. Decidirte por el cambio, asumir que ese cambio va a requerir de un sacrificio y de la aparición de riesgos, así como buscar el compromiso de no fallar en la palabra dada a nosotros mismos

.- Si quiero, puedo. He oido esta frase un millón de veces, ¿Por qué no ocurre que quiera salir con elsa Pataky?

Jajaja bueno, primero de todo porque ella está con Thor y contra eso no hay quien compita. Pero si vamos a la raíz de todo debo aclarar que desgraciadamente no basta con querer para poder. Existen infinitas variables que pueden impedir la consecución de nuestros deseos, pero lo que está en nuestra mano es reducirlas al máximo posible. Por ejemplo, definiendo bien el objetivo, identificando claramente nuestros recursos, analizando los motivos reales y sus consecuencias, acercándonos a la personas adecuadas, trazando un correcto plan de acción, así como eligiendo la fecha correcta para emprender nuestra hazaña. Al menos, ese es mi modelo y aunque siempre hay un porcentaje de suerte y contexto, creo sinceramente que esta es la mejor forma de reducir su impacto y salir con éxito. Eso sí… Thor, es Thor.

.- ¿Sin acción, sirven para algo las frases de Paulo Coelho?

Rotundamente no. Ni los libros, las conferencias o los títulos de Standford. Si aprenderlo es conocerlo y sabiduría es aplicarlo, sabio no es quien dice frases crípticas que igual sirven para un roto que para un descosido. Sabio es aquel que con un conocimiento aprendido realiza una acción que le proporciona una victoria. Ya sabes, la más pequeña de las acciones es mejor que la mejor de las intenciones. Me gusta creer que mi modelo, basado en HACER que las cosas sucedan para TENER lo que deseamos nos transformará en lo que queremos SER profundamente. Algo que viene a contradecir la literatura de desarrollo personal actual en la que parece que todo está enfocado a cambiar cómo SOMOS, para HACER las cosas de una manera distinta y con ello OBTENER lo que deseamos.

.- ¿No conseguimos lo que nos proponemos , por que no sabemos lo que queremos realmente?

Muchas personas adquieren sus objetivos y metas a través de deseos de otras personas. Sus familiares, amistades, modas pasajeras o incluso sus influencers preferidos. O lo que es peor; dejándose llevar. Pero pocas analizan realmente qué es lo que realmente desean. Definir nuestra meta pasa necesariamente por el análisis del impacto que esta tendrá en nuestra vida.

.- ¿Qué papel le tenemos que dar a nuestros verdaderos deseos en el día a día?

Cómo la brújula que indica el norte, nuestros verdaderos deseos siempre nos deberían marcar el camino. No debemos renunciar a ellos, ni rendirnos. Si bien es cierto que en ocasiones debemos redefinirlos, enterrarlos en excusas solo convierte nuestra vida en una constante justificación. Da igual lo que opine el resto del mundo, los verdaderos deseos (siempre que estén dentro de la legalidad) deben alinear nuestros propósitos y nuestras acciones.

.-¿Cómo debe ser un objetivo? ¿Cómo lo formulamos?

Es bien conocida la fórmula SMART que John Whitmore definió en los años 80. Es decir, que aquello que nos propongamos sea específico, medible, alcanzable, realista y concretado en el tiempo. Algunos añadimos dos elementos extra, que sea ecológico y con una clara recompensa y lo convertimos en SMARTER, pero ¿De donde viene dicho objetivo? En mi opinión debemos ir un paso más allá y utilizar otras herramientas previas de reflexión e identificación de nuestra meta. Yo en el libro incluyo la rueda de la vida de Paul J. Meyer, mi versión del cuadrante del tengo y quiero, y una herramienta de creación propia (la escalera de Klaüss) con las que definiremos con concreción nuestro verdadero objetivo, pero existen decenas de ellas en manos de otros colegas profesionales que son igualmente válidas. Lo importante es no quedarse en las decisiones superficiales y poco analizadas.

.- ¿Cuántas veces al día nos tenemos que preguntar por qué hacemos lo que hacemos?

Todas las que hagan falta hasta que nos conozcamos y aceptemos por qué hacemos lo que hacemos. Nada es aleatorio, sino que responde a patrones de conducta. Aceptar quienes somos puede ser difícil, pero nos impulsa a cosechar éxitos (ya que no luchamos contra nosotros mismos)

.- ¿Por qué nos da miedo pedir ayuda?

Por miedo al rechazo, por vanidad, por ego, porque luego hay que devolver el favor… hay muchos caminos que llevan a la soledad en estos temas. Escribía Alain Deneault que un grupo de mediocres bien alineados entre ellos y con ayuda constante pueden abatir cualquier organización de personas brillantes que actúen en soledad. En lo personal debo reconocer que a mi esto me costaba horrores, pero estoy aprendiendo y cada día lo hago con más soltura. Eso sí, hay pedigüeños profesionales y no debemos convertirnos en uno de ellos nunca.

.- ¿Tenemos la vida que toleramos?

Por desgracia así es. Aquello que toleras es aquello que permanece en tu vida. Es obvio que podemos sufrir algo externo, pero nosotros decidimos cómo lo gestionamos y cómo, si fuese la decisión elegida, lo eliminamos. Conformarse es morir en vida.

.- ¿Podemos conseguir todo lo que nos propongamos?

Pues si hemos definido bien lo que nos proponemos, sí. O al menos, mucho más de lo que creemos que podemos.

.- ¿Solos podemos llegar a la meta?

Será realmente difícil. En Haz Que Suceda cuento alguna experiencia personal que he conseguido aparentemente solo, pero siempre hay personas que nos ayudan por el camino y a las que hay que agradecer constantemente. No creo en estos gurús actuales que hablan del éxito como si estuviesen tocados por una mano divina y no cuentan ni el escenario previo del que partían, ni las conversaciones en las que surgió la idea, ni el equipo que les creyó y apoyó, ni por supuesto, la primera persona que les impulsó. Creo que somos Tẩn fuertes como lo sea nuestra tribu, y por eso, tenemos que crear para cada objetivo la tribu adecuada.

.– ¿Hasta 1 persona negativa puede ser positiva en la consecución de nuestras metas?

Jajaja si la sacamos de nuestra vida sí. Una persona negativa, lo que yo en el libro defino como sísifos, nos ayudan a identificar el tiempo y la energía mal utilizada y que podremos canalizar hacia nuestro compromiso. Además, es mejor saber con quien cuentas realmente que perder nuestra energía en callejones sin salida ¿no?

.-¿Por qué cuando llegamos al CÓMO hacerlo, nos quedamos ahí? ¿Qué excusas nos ponemos?

La falta de valor, de tiempo, de dinero, de energía, de aliados, de control o conocimiento y la falta de determinación. Estás son las excusas más habituales. Utilizar la herramienta Rainbow nos permite generar alternativas creativas para todo ello. El cómo, es decir el plan de acción, es muy sencillo si acudimos a técnicas testadas que nos ayuden a desmarañar nuestros pensamientos y priorizar nuestras acciones.

.- ¿Por qué darnos las gracias a nosotros durante y la consecución de nuestro reto?

Darnos las gracias es fundamental para fijar esfuerzo y recompensa. Imprescindible además si queremos que nuestro cerebro vuelva a ejecutar una acción incómoda o un cambio de comportamiento. Pero sobre todo, darnos las gracias significa reconocernos el compromiso y darle valor e importancia al cumplimiento de la palabra dada.

.- Una reflexión para los lectores del portal “El principio de un comienzo”.

La reflexión es que no se rindan. Y a la vez, que reflexionen sobre si su mentalidad estratégica está debidamente activada. No se puede abrir, en un muro, una puerta a cabezazos.

¡¡Hay que ganarse la vida!!

“La instrucción formalmente adquirida le hará ganarse la vida, la autodidacta le dará una fortuna” decía Jim Rohn

Querida Vida:

Que confundido he estado durante mucho tiempo contigo.

Durante muchos años de mi vida, bueno, aún me lo siguen diciendo, me decían que el día a día consistía en ganarse la vida. Que había que ganarse la vida, que había que ganarse lo que se comia uno en el plato, que había que ganarse todo lo que uno querría tener, porque de eso se trataba la vida, de

GANARSE LA VIDA.

Y así lo creía.

Sabía que me tenía que levantar todos los días al colegio, aunque no me gustará, porque eso me haría ganarme la vida. Sabía que tenía que levantarme a trabajar todos los dias, aunque estuviera malo . Sabía que tenía que ir a quedadas con los amigos aunque no me apetecieran porque eso sería ganarme la vida teniendo amigos al lado.

Pero aún así, por mucho que lo hacia, no sabía que me pasaba, pero algo iba mal dentro de mí.

Por mucho que me quisiera ganar la vida, y en algunos momentos, me la ganaba muy bien. Yo no estaba contento con esa relación.

Estoy escribiéndote esta carta en el comienzo de eso que llaman ” crisis post-vacacional”. Dicen que hay que irse a dormir una semana antes para recuperar hábitos, hay que ir poco a poco y olvidarse de los hábitos de principios de año si todavía no los has cumplido.

Pero ¿Sabes lo que realmente pasa?

QUE LA GENTE NO SE GANA LA VIDA , LA GENTE ESTÁ SOBREVIVIENDO.

Ves caminar a primeras horas de la mañana por cualquier ciudad del mundo y la gente está cabizbaja. Vale, que a lo mejor hayan podido tener una noche tórrida con su pareja y amante, pero no suele ser la mayoría de las veces.

LA GENTE NO SE GANA LA VIDA, SE LA ESTÁ JODIENDO. 

Queremos ser felices, pero vamos a trabajo que solo nos producen urticaria los domingos por la tarde.

Queremos ganarnos la vida, pensamos que haciendo lo mismo que los demás, seremos diferentes a ellos.

Queremos ganarnos la vida, contentando a los demás en sus “deseos” sobre nosotros y olvidándonos de nosotros sueños.

Queremos ganarnos la vida, siendo igual que los demás y creyendo que sabrán distinguir nuestro talento de los demás.

Queremos ganarnos la vida, creyendo que si los demás dicen que son felices haciendo lo que hacen, nosotros también lo seremos.

QUEREMOS GANARNOS LA VIDA, QUEREMOS SER FELICES, cuando en el fondo somos la mar de infelices. 

El concepto de ganarnos la vida han venido de nuestros padres. Si tus padres son de la generación del 50, ya sabes de lo que estoy hablando.

Del esfuerzo, de hacer las cosas aunque no te gusten, de ir a lugares aunque no quieras, de quitarle la importancia a las cosas que te importan … pero sobre todo de tus hobbies, tus pasiones, nunca te podrán dar la satisfacciones suficientes como para vivir de ellas.

Creo que esa creencia ha hecho y hace mucho daño en nuestra sociedad, EL GANARSE LA VIDA.

La vida no se gana, se vive, se disfruta, se siente, se descubre…. pero no se gana.

Esta frase está asociada al esfuerzo hasta las ultimas consecuencias, al no pensar, al no sentir, al no rebatir ninguna idea y ni sueñes con que esas pasiones que tienes, pueden darte el salvo conducto a tu felicidad. Como mucho utilízalas cuando tengas fiesta o en los momentos libres, pero ahora lo que tienes que hacer es ganarte la vida.

Ganarse la vida, es ser un hombre o una mujer de provecho.

En definitiva, sigue lo establecido, que así nadie te señalará como “diferente o descarriado”:

Y cada vez , me llegan más emails, de la falta de comprensión de los demás ante el deseo de “ganarse” la vida de sus allegados.

¿Por qué? Les pregunto. Y casi siempre la frase suele ser algo parecido a esto: “Este no han tenido un caso parecido de éxito…Es que es algo fuera de lo normal…Es que no están acostumbrados a lo que quiero hacer…Dudan de que salga bien…”

La gente en estos casos están mostrando sus propios miedos en vez de apoyar a la persona. CADA UNO SE GANA LA VIDA DE LA FORMA QUE QUIERE, NO DEBERÍA HACERLO CÓMO LOS DEMÁS LO HACEN, SI ASÍ LO SIENTE.

Señores editores de libros, sé que esta frase no os gustará , pero es así como lo pienso, voy :

Los libros de la felicidad dejarían de publicarse y ser número de ventas, cuando los seres humanos dejaramos de AUTOTRAICIONARNOS. 

Te estás traicionando cuando estás haciendo un acto, totalmente contrario a lo que realmente te gustaría hacer.

Pero te han dicho que “GANARSE LA VIDA” es hacer lo mismo que hacen los demás, con un trabajo de 8 horas, soportando los malos modos del jefe y del cabrón de tu compañero que no ha tenido relaciones en años y lo paga contigo.

ESO NO ES GANARSE LA VIDA, ESO ES JODERTELA A TI MISMO. Y más sabiendo que te está esperando otras actividades que te hacen más ilusión.

Ya no sólo desaparecerían los libros de la felicidad, sino también las tonterías que nos dicen en Enero y después del verano, con los propósitos del nuevo año, las crisis post-vacacional. No necesitarás nada de eso, porqué estarás haciendo lo que sientes que tienes que hacer.

Nos dicen todo eso, para motivar, alentar a la gente. La gente cuando siente que está haciendo lo que tiene que hacer, no tiene crisis de ningún tipo, siente pasión por cada uno de los días que tiene por delante. Y te aseguro, que conozco a muchos que se “ganan” la vida, pero que muy bien.

¿Quieres ganarte la vida?

1.- Hazlo a través de cómo tú sientas que quieres y deberías hacerlo

y 2.- Nunca como los demás creen que deberías hacerlo y es lo “comúnmente” recomendable y establecido.

¡¡Tú decides!!

 

¡¡Nadie te debe nada!!

“No se puede escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy” decía Lincoln

La vida me debe más de lo que me puede exigir, ya toca recoger los frutos de los esfuerzos que he hecho durante todo este tiempo“.

Es una frase que acabo de escucharla mientras compraba cena para casa.

¿El por qué de esta frase? PORQUE TODOS LO HEMOS PENSANDO EN ALGÚN MOMENTO DE LA VIDA.

Nos cabreamos porque pensamos que ya es hora que la vida sea buena con nosotros. Hemos estado trabajando, esforzándonos, luchando y todavía no hemos recibido lo que creemos que nos merecemos.

Por eso gritamos a la vida y a quien nos quiera escuchar, que “la vida nos debe una, que nos merecemos la oportunidad por la que hemos estado luchando, ¿Qué más tenemos que hacer para conseguirlo..” Son algunos de los comentarios , de aquellas personas que sienten que la vida está en deuda con ellos.

Si echo la vista atrás, unas cuantas veces, bueno para que mentir, unas decenas de veces, yo he sido esa persona que si hubiera tenido delante de mi a la vida, le hubiera cogido por el pecho y no la hubiera soltado, hasta que me hubiera dado, lo que sentía que me merecía por todo lo vivido, por todo lo ocurrido.

Pasamos los dias, como abuelos cascarrabias creyendo que son los demás quienes están en deuda con nosotros mismos. Que son los demás, la vida, quienes nos deben mucho, porque hemos hecho mucho.

Cuando en realidad, NADIE NOS DEBE NADA.

Nadie te debe nada, porqué quien habla, no eres tú, ES TU EGO.

Es tu Ego, quien está pidiendo a los demás, que le restituyan. Que le satisfagan por los servicios realizados, que se merece ya un premio por todo lo vivido, lo sucedido.

Pero lo que realmente pasaba en el exterior, es que estabas cansado de esforzarte y no ver resultados. De ver como el vecino lo conseguia antes que tú , sin saber qué método había llevado o por el “padrino” que lo había acompañado. Habías ido al gimnasio para que esa persona se fijara en ti, y acababa casado con uno tirillas que no entendías nada.

Te habías esforzado, habías luchado por llegar a la meta, y tú creías que no lo estabas consiguiendo en el tiempo y espacio que creías que era el adecuado.

Nadie nos debe nada, te guste o no.

El Gobierno no te debe una plaza fija como funcionario si no has estudiado lo suficiente en las oposiciones, te guste o no.

Esa chica no te debe una cita ahora que has perdido kilos y se ha ido con otro. No te debe nada porque te hayas esforzado para conseguir algo que satisfacía tu ego, quizá no tu corazón

Pero aún así vivimos reprochando al mundo entero, que está en deuda con nosotros, por nuestro esfuerzo, por el interés que le ponemos a las cosas…

Lo que estamos buscando es reconocimiento.

Que nos reconozcan el esfuerzo realizado, el cambio de mentalidad que hemos hecho….Queremos los demás lo vean nuestro cambio, que se asombren de lo que hemos sido capaces de realizar, que esa persona se fije en nosotros porque hemos hecho lo que sabíamos que le gustaba para que se fijase en nosotros..

Creer que los demás nos deben muchas cosas, es buscar el reconocimiento de los demás a nuestro esfuerzo.

Esfuerzo que si nos damos cuenta, lo hemos hecho por los demás, NO POR NOSOTROS MISMOS.

Queríamos que los demás vieran de lo que somos capaces. De lo guapos que nos podemos poner para llamar la atención de la otra persona, para tener contento a nuestros padres, aunque fuera realmente algo que no nos interesase a nosotros.

Y como vemos que no lo estamos consiguiendo, eso que pretendíamos, reclamamos a la vida o a quién sea, que nos de lo que creemos que nos merecemos por los servicios prestados.

¡¡Qué equivocados estamos, ya que NADIE NOS DEBE NADA!!.

Así que recuerda:

.- Si sentimos que la vida nos debe algo, está hablando nuestro ego. Y no nuestro corazón.

.- Si sentimos que la vida nos debe algo, lo que hemos hecho ha sido para aparentar, y no para ser.

.- Si sentimos que la vida nos debe algo, lo hemos hecho para seguir modas, y no por nuestra propia motivación, dijeran lo que dijeran los demás.

Cuando sientes que nadie te debe nada:

.- No esperas nada de los demás. No esperas una contraprestación cuanto antes. Lo haces porqué así lo sientes.

.- Lo haces porque así tu corazón lo ha dictaminado. No una moda o un esperando el qué dirán. Lo importante eres tú, no los demás.

.- Importa el propósito de la acción, no la reacción.

.- No importa el resultado a conseguir, sino el camino a recorrer.

Dejemos de pensar que la vida nos debe algo, porque si así lo piensas, estás más preocupado por el aparentar, que por ser quien has venido a ser.

Aquí el único que está en deuda eres tú contigo mismo.  Porque la vida vendrá a ti en algún momento, para decirte: “Me debes ser tú mismo, y aquí sigo esperando…”

¡¡PERO ALLÁ TÚ!!-