¡¡Rodéate de Gente No Experta!!

“Existen tantas opiniones como expertos” decía Franklin Roosevelt

¿Qué pasa si te dijera que aprendo más de personas sin ningún título, que de los grandes gurús?

¿Qué pasa si te dijera que me han hecho mejor persona, las personas sin ningún tipo de etiquetas o experiencia sobre mi vida profesional?

Hasta hace tiempo, creía a pies juntillas sobre la frase: “Rodéate de personas que sean mejor que tú”.

Respecto a esa frase, siempre nos han dicho, que debemos juntarnos con personas que han alcanzado esos sueños que nosotros anhelamos, que están viviendo la vida que nosotros queremos, que te enseñaran a llegar donde quieres.

Tienen razón, y lo digo en primera persona. Los 4 mentores que tengo, me han abierto los ojos en todo momento, viendo caminos que hasta la fecha, pensaba que eran imposibles para mí por mi desconfianza o “no talento”.

Estoy de acuerdo, tener gente que te sirva de GPS en tu caminar, es esencial.

Pero yo me preguntaba: ¿Y qué pasa con las demás personas? ¿Les damos de lado?

Antes de seguir, me gustaría hablar de la moda de los títulos académicos.

Está claro que para operar a una persona, es necesario un titulo/certificado, que diga que estás capacitado para operar a esa persona. Porque si no, pobre persona que está en la camilla esperando, aunque solamente fuera sacar una muela.

Pero tener un titulo, no significa que seas listo, dispuesto a ayudar a los demás, a inspirarlos, a que seas un ejemplo a seguir.

Pasaremos de inteligente (por haber sacado un titulo) a listos, si esos conocimientos, los aplicamos, vivimos la experiencia, aprendemos con constancia y persistencia, ayudamos a los demás, descubrimos…

Así que si quieres rodearte de personas que sean “mejores” que tú, perfecto, está muy bien el propósito, pero recuerda la diferencia, entre que sean inteligentes y listos.

Siempre rodéate de gente más lista que tú, NO INTELIGENTE.

¿Pero qué pasa con la gente que no tiene un título? ¿La desechamos de la sociedad? ¿No podemos aprender nada de ella?

Creo que las cosas más importantes de mi vida, pasada y presente, las he aprendido de gente sin ningún título ni etiqueta de “gurú”.

.- No están “infectados” por prejuicios.

No conocen nada sobre tu vida profesional. No saben quién es el mejor en tu campo profesional o cuanto puedes llegar a facturar en un mes.

Hablan contigo, por cómo eres con ellos, por cómo te comportas con ellos. Lo que ponga en tu tarjeta de visita, como que les importa muy poco o nada.

.- Hablan de corazón.

Hablan de corazón, a tumba abierta. No se mueven por “tonterías” de número de seguidores en la red, de si has acudido a tal o cual evento.

Saben que la vida es mucho más allá, de si puedo “pisarte la cabeza” para llegar antes que tú a esa meta, de si no te habla tal o cual persona o si te relacionas con Pepito Pérez.

.- Al hablar desde el corazón, hablan sin tapujos.

Siempre lo he dicho y cada día lo observo más, nos complicamos la vida nosotros mismos. Todo es mucho más fácil.

Te dicen lo que sienten en todo momento, a tumba abierta. Si te gusta bien o si no, también. Su esencia es que viven el presente.

Han pasado por muchas penurias, que ni nosotros seríamos capaces. Y nosotros con un resfriado nos estamos “muriendo”. Por eso saben que el presente es lo único que tienen, viviéndolo y exprimiéndolo

.- Seguro que son más listos que tú.

Al tener que “sacarse las castañas del fuego”, sin títulos que los respalden, el esfuerzo, el tesón, la constancia y la perseverancia, son valores que están en su vida.

Valores que son los que te llevan al éxito de verdad, no exclusivamente a través de un titulo.

Ese esfuerzo, les ha hecho ver, sentir y padecer cosas que para nosotros sería imposible, haciéndoles más listos que los demás.

Fuente de inspiración de constancia, aprendemos más de ellos, que si nos hablan desde el avión privado camino hacia las islas privadas que tiene el “gurú” de turno.

.- Te despojas de tus egos junto a ellos.

Aunque tendría que ser con todas las personas, con ellos la experiencia es mucho más intensa.

No hace falta que hables de tus títulos, de tus libros o con quién te has reunido. No hace falta nada más, que ser tú mismo, con tus miedos, vergüenzas, anhelos y sueños.

Te quieren a ti, no quieren al personaje que puedes ser.

Como podrás ver, podemos aprender mucho de esas personas, que pensamos que al “no tener un titulo”, ya no nos servirán para alcanzar, eso que tanto soñamos, como nos hacen creer.

Te podrán ayudar, pero te aseguro que tener personas como he descrito a tu lado, serán la palanca más importante para una vida, de valores, esfuerzo, constancia y humildad. Valores, que provocan un éxito desde el interior, no desde el exterior, como nos hacen creer.

¿Estás rodeado de gente así? ¿Por qué crees que no te ayudarán nada en tu vida?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde desde este enlace.

Anuncios

¡¡A romper tendencias!!

Si puedes soñarlo, puedes hacerlo

Decía Picasso: “Aprende las reglas como un profesional para poder romperlas como un artista”.

Y eso es lo que vamos a hacer hoy y a partir de ahora siempre, ROMPER LAS REGLAS.

Estamos rodeados de tendencias. Pero lo peor de todo, es que nos hacen creer y creemos, que son verdad absoluta.

Ahora la tendencia en el mundo del management son los career coaching, ahora la tendencia son los Knowmads, ahora la tendencia son los shorts con tachuelas, ahora la tendencia son los abrigos largos… ahora la tendencia es…”

¿Y qué tendencia  sigues en estos momentos?

La R.A.E define tendencia, como “Propensión o inclinación en los hombres y en las cosas hacia determinados fines…Fuerza por la cual un cuerpo se inclina hacia otro o hacia alguna cosa..”

Todos tiramos hacia unas determinadas cosas o personas. Yo también lo reconozco. Y no es nada malo. Pero lo que es malo, que esas tendencias, sean “impuestas” por los demás.

SIII, NO ME MIRES ASÍ.

Creemos que ahora la tendencia en el mercado laboral es una y lo creemos a pies juntillas…Creemos que la tendencia en el mundo de la moda son los leggins, y todo el mundo lleva leggins (por favor, alguna persona tendría que tenerlo prohibido)…

Creemos como la verdad absoluta lo que nos dicen gente con “poder”, influencer o “iluminados de medio pelo”. Un poder que les damos por el número de seguidores o porque dicen que han sido los primeros en hablar de dicho tema.

SON LOS DEMÁS, Y PORQUÉ NOSOTROS LES DEJAMOS, QUIENES DETERMINAN NUESTRO FUTURO, A TRAVÉS DE LAS TENDENCIAS.

Y nosotros como buenos borregos, seguimos sus dictámenes al pie de la letra.

SI, NO ME MIRES ASÍ, LO HACEMOS, Y YO TAMBIÉN EN ALGÚN MOMENTO LO HE HECHO.

¿Dónde queda nuestra libertad de expresión? ¿Dónde queda el dudar de las cosas? ¿Dónde queda esa frase de “carpeta de colegio” de “nosotros somos los arquitectos de nuestro futuro”?

EN NINGÚN LADO. ¿Por qué?

.- Porqué le damos más importancia a lo que opinen otras personas, que no a lo que sintamos nosotros en ese momento.

.- Porque nuestra “marca” se difuminará entre la marea de personas que han hecho caso, COMO TÚ, a los deseo o dictámenes de esa persona.

.- Porque estarás creyendo más en otra persona que en ti mismo.

.- Porque tu creatividad, la estás dejando debajo de tus miedos y apariencias.

A ver, no estoy diciendo que dejemos de seguir tendencias. Sobre todo si la tendencia que tienes últimamente, es estar, cuidar y amar a tu pareja.

Lo que estoy diciendo es que si sigues esa tendencia, por seguir, por aparentar, por ser “uno más” dentro del grupo…se sincero contigo mismo y dejes de hacerlo, POR TU BIEN.

Porqué la única tendencia que tienes que seguir, si quieres que tú, tu marca, deje una huella de verdad, es la que dicta tu corazón, tu coherencia.

¿Qué los demás te preguntaran, a dónde vas? DESDE LUEGO

¿Qué pensarán que estás loco por no hacer lo que ellos hacen? DALO POR SEGURO

¿Qué serás realmente feliz inclinándote hacia eso que tú quieres? SIN LUGAR A DUDAS.

Pero las imposiciones de la sociedad, el miedo a ser uno mismo…hace que las sigamos a rajatabla.

Sin embargo, ya no sólo nosotros tenemos la culpa de seguir estas tendencias y creerlas. Si no ellas mismas, tienen fallos, que no vemos o no queremos ver.

Creemos que esas tendencias, nos están mostrando lo obvio. Y lo único obvio que nosotros debemos seguir, es lo que nosotros, desde nuestra coherencia, sintamos y queramos, DE VERDAD.

Seamos anti-tendencias. Seamos personas que antes de hacer algo, duden de hacerlo, investiguen qué nos quieren decir, que supone ir hacia esa tendencia..Y si decimos SI, sea de verdad, no por aparentar.

Además como todo en la vida, para que haya un equilibrio tiene que haber un contrario. Si a unos les gustan las películas de Stars Wars, a otros les gustan las de Star Trek. Si a unos les gusta Cristiano Ronaldo, a otros les gusta Messi.

Las tendencias te dicen algo que podrá ser muy importante en el futuro, pero ¿Y SI NO? Jugamos todos a rappel y como mucho llegamos a barajar las cartas.

Las predicciones es algo muy atractivo y algunas de ellas acaban haciéndose realidad de pura casualidad. Pero mientras tanto, por aparentar, a lo mejor estas siendo “infeliz” con esa persona, o te han sacado “los cuartos” en un programa Executive que no tendrá futuro.

Seguir tendencias, es seguir lo que alguien vio. Pero como tú lo están haciendo cientos o miles de personas.

¿Dónde está tu diferenciación? ¿Dónde está tu exclusividad?

Romper tendencias es:

.- Saber que toda tendencia, tiene un lado oscuro. Aprovéchalo. Descubre en qué falla y crea una tendencia a partir de ella.

.- Solo dejarás huella, si creas y sigues tus tendencias. Mientras tanto solamente serás uno más, otro igual.

.- Apostar por tu creatividad, es apostar por ti mismo. Es darte la oportunidad de desarrollarte, de crear.

.- Es el momento de ver que hay gente como tú, que sigue sus instintos, que esperaban a que dieras el paso para resolver sus “problemas” ya que el “mundo general” no lo hacía. Personas que esperan a alguien, les haga ver y creer que otro mundo es posible.

Basta ya de seguir tendencias de moda, de management, porque lo dicen los demás, porque estamos siendo aleccionados. Antes de seguir lo que otros digan, escucha, piensa, duda y si encuentra algo mejor, VE A POR ELLO, ESTARÁS ROMPIENDO TENDENCIAS.

Creando un nuevo mundo, Creándote a ti mismo.

¿Qué tendencia vas a romper a partir de ahora en tu vida vida, en tu empresa? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

¡¡No te harán falta más listas, sí..!!

“Confía en ti mismo. Sabes más de lo que crees

No creo en las listas por cosas por hacer, que te recomiendan los demás, para tu porvenir.

Ya sé que muchas personas se me echaran encima, porque estarán pensando “David, tienes que enfocarte, tienes que enfrentarte primero a las cosas liantes, tienes que liderar y delegar si quieres mejorar…”

Muchos tienes que…Que solo son cosas que han servido a otras personas.

No son listas por hacer que:

.- Salen de uno mismo que son copiadas de otros, para ver si como ellos lo han conseguido por ese método, también lo podemos conseguir nosotros. Cada acción está rodeada de una situación determinada. Hacer las cosas como él, no significa que vayas a conseguir los mismos resultados. Parecidos, a lo mejor, pero no iguales.

.- Están acorde con tus características, país o personalidad. Me encanta Robin Sharma, y como promulga que todos nos tengamos que levantar a las 5 de la mañana para aprovechar más el día. Me gusta muchas cosas de él, pero por favor Sr. Sharma, en España a las 5 de la mañana, todavía muchos estamos aún ni siquiera nos hemos acostado.

.- Que te hagan vivir pendiente de su realización.  Hace que te pierdas los pequeños detalles de la vida. Porque del éxito al fracaso, solo depende de los pequeños. No de las listas, que nos recomienden que hagan que a lo mejor fueron impulsadas en siglos anteriores.

Creemos que al seguirlas, a “pies juntillas”, todo nos irá igual de bien, hasta seremos igual de guapos y ricos que George Clooney o Steve Jobs. Provocando una frustración si no alcanzamos lo estipulado en tiempo y forma, como nos han dicho.

Todo por creer en otras personas y no en nosotros mismos. Todo por no confiar en nosotros y creer que los demás tienen más experiencia, talento y capacidades que nosotros mismos.

.- Y si sientes que eres diferente, que no eres uno más ¿Por qué estás haciendo lo que los demás ya hicieron? Me parece que si piensas que eres único, y haces lo estipulado por otros.. Algo estará fallando. Pero sobre todo, estarás siendo uno más, no uno diferente.

Si, sé que estarás pensando, “A ver pues David, ¿Qué hacemos si nos estás diciendo que no tenemos que tener la vida programa en función de las listas por hacer que nos recomienda la gente de éxito?. ¿Quedarnos en la cama viendo la vida pasar?

Pues si necesitas algo en la lista por hacer nada más levantarte, te recomiendo que cojas papel y bolígrafo. ¿Ya? ¿Preparado?

¡¡SOLO TIENES QUE HACER LO QUE SIENTAS!!.

Tranquilidad, no estoy proclamando ni la anarquía ni tonterías así, pero si un BASTA YA.

Con esas listas que tanto abundan por el mundo de internet, lo único que nos hacen es no ser nosotros mismos.

¿Qué puedes aprender de ellas? SI

Pero no me cansaré de repetirlo, que todo se puede sacar aprendizajes, experiencias, cosas a no olvidar…PERO NUNCA TE LO TOMES TAN EN SERIO, COMO CUANDO DICEN QUE SERÁ LA ULTIMA GIRA DE LOS ROLLING STONES.

¿Qué produce hacer UNICAMENTE lo que siente cada uno en todo momento?

.- ENFOCARTE

Cuando haces lo que sientes que tienes que hacer, delegas lo que NO está relacionado con tu propósito. Cuando te encuentras con cosas que más bien te van a retrasar hacia tu meta o dolores de cabeza, en vez de motivación e ilusión, las delegas.

.- MOTIVACIÓN

Cuando haces lo que sientes que tienes que hacer, la motivación, ilusión y pasión es tu compañera. Estás enfocado en lo que sientes que tienes que hacer. Todo obstáculo se convierte en motivación. Te ríes de ti mismo ante las caídas. Aprendes de cada situación, cuando antes tirabas la toalla antes de empezar.

Para estar motivado, no hace falta un curso en el que bailar, reírse o pintarse la cara. Es ser coherente con uno mismo. Ponerte delante del espejo en el que te ves todas las mañanas, y como bien dice Alaska: “Yo soy asi y nunca cambiare…” para seguir cantando “¿A quién le importa lo que yo diga? ¿A quién le importa lo que yo haga?…”

.- RESULTADOS.

Resultados de verdad. A lo mejor no llegarás a conseguir esos resultados que te dice el gurú, que con su lista, podrás alcanzar la meta de ser influencer en 3 minutos o que se te tire al cuello en menos de 2 días al cuello esa persona que te gusta.

A lo mejor no los conseguirás.

Pero te aseguro que conseguirás resultados muchos más “fuertes” que los que te recomiende el gurú. ¿Por qué?

Porqué están basados en un propósito, en tu coherencia, no en el que querer aparentar algo que sabes en el fondo que no eres o no quieres ser.

.-SATISFACCIÓN

Si quieres llamarla felicidad, para que te sientas más a gusto, perfecto. Pero haciendo lo que uno siente que tiene que hacer en todo momento (si hacer daño a los demás), el insomnio, te aseguro que desaparece de tu vida.

Te irás a la cama, cansado. Seguro que habrás hecho más cosas de las que normalmente hacías. Tu cabeza irá más rápido que el AVE, y habrás vivido más experiencias que una estrella de Rock.

Pero te irás a dormir, cansado, pero satisfecho. Con una sonrisa de oreja, sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer. Que has dado todo y más dentro de ti, cosa que antes ni hacías o te daba miedo hacer, por el que dirán.

Me “encanta” ver como esas personas que promulgan, listado de cosas por hacer en la vida y en la empresa, luego proclaman que tenemos que gritar a los 4 vientos nuestra individualidad.

Vuelvo a repetirlo:

SI SIGO A RAJATABLA LOS DICTAMENES DE OTRA PERSONA, NO SERÉ UNICO. SERÉ UNO MÁS.

Si te sientes más a gusto a través de listas, recuerda que tienen que estar basadas en:

.- TU CORAZÓN

.- TU VISIÓN

.- LO QUE TE DE LA GANA A TI Y NO POR LOS DESEOS “IMPUESTOS” DE LOS DEMÁS.

¿Cuántas listas sigues de cosas que deberías hacer en la vida? ¿Por qué? ¿A dónde te están llevando? ¿Necesitarías hacer una lista cuando estuvieras haciendo lo que sientes? ¿O la tendrías integrada dentro de ti?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

¡¡Un buen Networking es…!!

“El networking es preguntar y escuchar para averiguar en qué podemos aportar valor”

El otro día, revisando una red social, me encontré con una imagen, de una empresa, “súper cool” en la que decía, lo orgullosos que se sentían del día que habían tenido por haber “recaudado” más de 100 tarjetas de otras empresas.

Pues sí, es bueno que existan tantas empresas juntas en un solo lugar. Pero lo que sigue dando pena, es que nos creamos alguien por recolectar tarjetas, como hacíamos en el colegio con los cromos de la nueva Liga de futbol.

Nos dicen que el Networking es la herramienta más cool a la hora de entablar relaciones en el mundo empresarial. Y las tarjetas de presentación, a recolectarlas como los Pokemon Go.

Al vuelo y que no se nos escape ninguna, que no conseguiremos el título de “Máster en Networking Mundial”.

Ves desde fuera esos eventos y ves como la gente, va “contrarreloj”, intentando quitarse de encima las tarjetas que han llevado al mismo, tipo ninja echando sus estrellas puntiagudas. Para volver a la empresa, con una colección de nuevas tarjetas y comparar con sus compañeros, quien tiene cual o si tienen alguna repetida.

¿Cómo acaba todo esto?

Con la frustración de no conseguir lo que se propone de verdad, crear nuevas relaciones que den lugar a negocios o ideas.

Quienes hacen un Networking de verdad, son los niños.

No les hace falta ninguna tarjeta, ningún traje, ni esperar nada a cambio.

Son los mejores relaciones públicas que una empresa debería tener en su plantilla.

Pero como no se pueden contratarlos, vamos a aprender de ellos y os recomiendo para ello, también el libro de Cipri Quintas “El libro del Networking. 15 claves para relacionarte socialmente con éxito”.

Nunca he creído que una relación puede empezar a través de una tarjeta. Hasta la relación que tienes con el banco, empieza a través de una tarjeta. Y me imagino que amor no le tendrás.

Esas relaciones, empiezan esperando algo a cambio. El banco quiere que llenes la cuenta con dinero, si has dado tu tarjeta esperas que te den la suya, si le has dado a la chica una tarjeta proclamando tu amor, esperas que ella te responda con un beso u otras cosas mejoras.

Siempre que damos, esperemos que nos den algo a cambio. Porque si no lo hacen, creeremos que hemos fracasado.

Eso nos pasa por vivir en una sociedad Nesquick, en las que queremos las cosas al instante y no esperamos a que los grumos se disipen. Todo para antes de ayer.

¿Qué pasaría si diéramos sin esperar nada a cambio?

Que veríamos que haríamos felices a mucha gente. Que sentiríamos que valemos para algo, al poderlos ayudar y sobre todo nos iríamos a dormir, con la sensación que el día ha valido la pena.

En una sociedad en la que la frase: “Me debes una”, corre más rápido que el coche de Fernando Alonso, apuesto por erradicarla.

¿Por qué debemos llevar la lista de favores que hemos hecho nosotros a los demás? ¿No te has sentido feliz haciéndolo y la cara que han puesto tras haberlos ayudado?

Sé que gritaras al Karma, que te devuelva con intereses, todo lo que haces por los demás. Estate tranquilo, my friend, porque lo hará, pero si lo haces de corazón, te lo aseguro.

Debemos escuchar más de lo que hablamos.

Somos cotorras andantes. Lo reconozco, quien me conoce, sabe que me gusta hablar. Pero he aprendido a escuchar mucho más de lo que hablo.

Escuchar a los demás, te ayuda a conocerlo mucho más que si les echarás el rollo tipo “discurso Fidel Castro”.

Escuchando aprendes a descifrar sus verdaderas necesidades, sus sentimientos que poca gente conoce o que hasta él mismo, desconocía. ¿Y cómo empresa, no te gustaría satisfacer las VERDADERAS NECESIDADES de tu cliente y no las que crees TÚ que tiene?

Te aseguro que tendrás mucho más éxito callado y escuchando, que no hablando y obviando cosas.

¿Os cuento un secreto? Me encanta dar sorpresas. Todo aquello que este en mi mano para hacer feliz a una persona, si yo puedo, lo haré.

Soy así

Y eso tienes que hacer con los integrantes de tu agenda.

Si sabes que a una persona le gustaría conocer otra persona que tú conoces, ¿Por qué no lo haces? ¿Por miedo a perder el poder sobre tu agenda? Hasta alguna vez, he conseguido unir a algún amigo con una amiga, gracias a que pensé que estaría bien se conocieran o de verdad querían conocerse.

Venimos al mundo a crear, a crear cosas mejores de lo que están. Y por miedos, a que invadan nuestra agenda, a que ya pasen de nosotros por haberles dado un contacto,..Sabiendo que podría producirse algo “interesante” para todos, no damos el paso, por miedo a perder.

Cuando en realidad, tendríamos que estar enfocados a ganar, no sólo tú, sino TODOS.

Así que deja el EGO a un ladito, y si puedes ayudar a dos amigos tuyos que no se conocen, sintiendo que si lo hicieran podrían ocurrir cosas interesantes, da el paso y hazlo.

¿Qué podrían dejarte de lado? Si

¿Qué solamente te podrían haber querido para les dieras ese contacto? DESDE LUEGO

¿Y qué hacemos? Nos lamentamos y ¿cerramos puertas a todas las demás personas? Pues NO. Mandas a tomar aire por el manzanares a esa persona pero sigue siendo tú, pero con precauciones desde ese momento.

Si queremos claridad y sinceridad en los demás, empecemos por nosotros mismos, por favor.

Hace unos días me asombraba de cómo había aumentado mi agenda durante todo este tiempo. Me alegraba poder tener contacto con gente que hacía tiempo consideraba “maestros” para mí.

Pero me di cuenta, que por mucho que puedas mantener contacto con gente de otras ciudades, países, que pensabas inalcanzables para ti, la mejor conexión que puedes tener con una persona, donde se generan las relaciones, se fructifican es en el 1.0

Déjate de emails de publicidad, de invitaciones a eventos que sabes que la otra persona no va a poder acudir e invítala a una café de verdad, SIN NINGUNA PRETENSIÓN ESCONDIDA y conoce DE VERDAD a esa persona.

Te aseguro que la vida te sorprenderá y surgirán más ideas, proyectos que si lo hubieras planificado.

Y siempre , da las GRACIAS. Una palabra que hemos soterrado en nuestro vocabulario por el egoísmo de alcanzar a toda costa el éxito que creemos que nos merecemos.

Un GRACIAS te lleva más rápido a esa cima que un “¿No sabes quién soy yo?

Deja de comerte los cascos pensando cómo quieres que sea tu tarjeta de rompedora en el próximo evento de Networking, y que sean tus ojos tu verdadera tarjeta de presentación.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” desde este enlace.

 

¡¡Los EgoBranding!!

“Si alguien te corrige y te sientes ofendido, entonces tienes un problema de ego

Después del “Despacito” que como un taladro ha sonado en nuestras cabezas, hoy me gustaría lanzar el mundo, un nuevo hit. Y deseo que triunfe igual o más, que el famoso Fonsi.

¿Quieres conocerla de 1ª mano? ¡¡Ahí va el lanzamiento mundial!!

TENER UNA MARCA NO SIGNIFICA QUE TENGAS UN EGO MÁS GRANDE QUE EL WANDA METROPOLITANO DEL AT.MADRID.

Sé que no rima mucho y que no es una frase que se adhiere rápido a nuestro cerebro, pero espero que se nos pegue por fin.

Todo éxito viene de la mano de sus musas, y os voy a contar las mías:

.- A través de un gran “gurú” de la disrupción, proclamaba a través de su blog, como tendríamos que conseguir que nos pagaran por dar conferencias.

Vamos por puntos:

Si enarbolas la disrupción como filosofía, no es promulgar que todos hagan o quieran ser como su ídolo. Eso se llama hacer fotocopias, no disrupción. Prostituyendo nuevamente la palabra y el significado de éxito, por un método para alcanzarlo de forma rápida y ocultando el esfuerzo que esas personas han vivido y viven hasta llegar donde están.

Si promulgas la exclusividad de cada uno de los seres humanos, no apeles a la necesidad de reconocimiento del ego, haciendo creer que si no se nos paga por conferencia, no somos nadie. Siendo ese “reconocimiento”, como el premio al esfuerzo ANTERIOR a la consecución de ese premio y no llegar a él como un “atajo”.

Si se promulga la disrupción, (que es detectar errores, no luchar contra Google desde tu móvil), se debe promulgar el aporte de valor, el emprender caminos que otras personas no han hecho, la creatividad…. Pero el de verdad, no el de a través de un método rápido y que no dice toda la verdad, de cómo han llegado esas personas a cobrar un dinero siendo las conferencias un método más para transmitir sus conocimientos, PERO NO EL ÚNICO.

UN POCO DE COHERENCIA POR FAVOR, ENTRE LO QUE SE DICE QUE SE PROMULGA Y LO QUE SE ESCRIBE.

Los demás pueden llegar a detectar que tienes una enfermedad que se llama “Vendehúmos”.

.- Una “gran” gurú del amor, que promulgaba desde sus redes, las bondades que tenemos todos desde dentro de nosotros,se demostró que su marca era marketing , ego y suerte, en partes iguales.

¿Por qué?

Porque tras mostrar de forma personal, su opinión sobre un tema político ocurrido en sus redes, la gente tras mostrar también sus ideas al respecto, en algunos casos, diferentes a la suya, acabo INSULTANDOLES, por no tener las mismas ideas.

No de una forma en prosa o con sarcasmo, sino literal.

Hace unos días comentaba en un post, que si nos metíamos de lleno a tratar un tema, que lo hiciéramos sin pelos en la lengua. Y desde aquí lo aplaudo que lo hiciera. Pero si lo haces, sabes que habrá gente que no esté de acuerdo contigo, porque hay tantas verdades como personas hay en el mundo.

Pero si proclamas unos valores…no creas que todos que te siguen piensan como tú en todos los sentidos, porque no es así. Y si lo pensabas y así quieres que sea..Creo que tendrías que mirarte si tienes algún rasgo “dictatorial”

¿Dónde queda el respeto?

Pero lo peor es la incoherencia que se demuestra insultando a tus seguidores. Demuestras quien eres de verdad y lo que promulgas en el escenario es una cosa y quien eres de verdad, es otra totalmente diferente.

Siempre he creído que cuando son momentos de crisis, son cuando se muestra la verdadera máscara de las personas, y este ha sido uno de ellos.

Y no es la primera vez que he visto a personas, que encima de un escenario o tras leer su libro, transmite una cosa y luego en el cara a cara, es de otra totalmente diferente.

Parece que tener una marca en el día de hoy, es promulgar tu “trastorno de la personalidad”. Promulgar una cosa cara a los demás, por y para el reconocimiento pero otra diferente a lo que es tu vida en realidad.

Cosa que me horroriza y me da pena.

La gente que cree así, sigue creyendo que la gente es tonta. Apela a sus situaciones de ayuda, de necesidad para alimentar sus egos, sus cuentas corriente..Pero cuando las cosas no van como a ellos le gustaría, se les “tuerce un poco el morro”, sacan la verdadera personalidad que son.

¿Dónde está la humildad y la coherencia en el mundo del Branding?

(Nota: Antes que os echéis los radicales encima, no estoy hablando de todo el mundo, por favor..)

¿Quieres saber la letra pequeña si tienes una marca o quieres tenerla?

.- Una marca es un estilo de vida. Un estilo de vida tiene que mostrar COHERENCIA. Podrás promulgarla, podrás “enmascararla”, pero cuando las personas vean incoherencias, te aseguro que no te darán una 2 oportunidad.

.- Si te metes en terrenos peligrosos, atente a las consecuencias. RESPETA que haya gente que no piense en TODO igual que tú. Y si promulgas el dialogo y el entendimiento, si muestran sus ideas, no les insultes, porque no son como tú. Eso que promulgabas que tendríamos que ser corazón y no EGO, ya nadie te volverá a creer.

.- Gestiona bien los momentos de crisis y no te dejes llevar por la impulsividad. Te puede salir muy caro. Te saldrá muy caro.

.- No promulgues unos valores de diferenciación, cuando luego estás diciendo cómo tenemos que ser como los que están arriba. Mi concepto de éxito no puede ser igual que el de allá arriba. Eso es hacer fotocopias, no ser diferente.

Mi ego SI quiere depender de si consigo ser como esa persona o no, de si consigo reconocimiento o no. Pero una marca que deje huella de verdad, depende del corazón que la mueve, NO DEL EGO QUE LA DESTRUYA.

Corazón que sabe que todos los días debe irse a dormir sabiendo que ha hecho todo y más lo que estaban en sus manos , por dar a los demás lo que él siente. Sabiendo que toda semilla tendrá sus frutos, pero no depende de ellos de forma sobrehumana.

Así que tu marca debe caracterizarse por:

.- Más corazón y menos desesperación por aparentar.

.- Más humildad y respeto con nada de ego, del malo.

¿Y tú eres un EGOBRANDING? Si quieres dejar huella de verdad, por favor, no te lo recomiendo…pero allá tú.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

 

 

¿Qué hacemos con las cicatrices?

A veces me pregunto si las cicatrices son suficientes para demostrar que alguna vez has amado a alguien” decía Ron Israel.

Todos tenemos cicatrices.

Pero parece que en este mundo “ideal”, decirlo, es ganarte un billete directo y en 1 clase, al mundo de los “raros” o de los “sensiblones”.

Sin embargo todos tenemos unas cuantas cicatrices.

Por temas amorosos, familiares, de trabajo, por sueños no cumplidos o rechazos inesperados, …Todos hemos sufrido procesos que han dejado una marca en nuestra piel o corazón.

Pero nos han enseñado que ante una cicatriz, tenemos que taparla con “la tirita de la felicidad”, del “no pensar en el pasado” o con una “lobotomía”.

Todo porque tenemos que ser, o parecer ser, “ideales” ante los ojos de los demás. No tienen que saber que hemos pasado, sino hacer que vean que somos el “producto” único, exclusivo y maravilloso.

Es lo que nos propone esta sociedad, liderada por la Industria de la felicidad “irracional”.

¿Me acompañas a ver cómo nace una cicatriz?

Una cicatriz nace de una frustración.

La frustración de no haber cumplido o alcanzado una expectativa que teníamos.

No hemos conseguido esa cita que sentíamos que íbamos a tener, no nos han llamado para la 2 entrevista que pensábamos que íbamos a superar, o no hemos alcanzado un acuerdo con nuestra familia ante un problema surgido..

Sentimos frustración por no haber alcanzado aquello que nos habíamos propuesto. Y a cada momento que nos acordamos de lo sucedido, la herida se hace más grande. Y con ello la cicatriz.

Ya está hecha la herida, ¿Y ahora qué?

Es el paso del tiempo la que forma la cicatriz. Creemos que ya ha pasado, que es un tema olvidado y que hay que mirar para adelante. O al menos eso es lo que nos dicen que hagamos, con la canción de fondo: “Cura sana, cura sana, si no se te curará hoy, se te curará mañana”..

¿Y qué hacemos con la cicatriz?

Tenemos 2 opciones:

.- Mostrarla como un trofeo de nuestra vida de mierda

Si, esa frustración la convertimos en victimismo.

“Es que siempre me pasa a mí todo, como puedes ver…SI quieres te enseño todo lo que me ha pasado…mira el daño que me hizo…”

Esa frustración es un victimismo que creemos que nos beneficia, porque los demás, nos miran con cara de compasión, nos abrazan y nos dicen: “Tranquilo, todo irá bien. Yo estoy aquí para lo que necesites”.

Y lo que creemos que necesitamos, es alguien fuerte y rudo que pueda devolver por 100 el daño que esa persona o empresa nos ha hecho. Que sepan lo mal que lo hemos pasado, porque así sentiremos que nuestro ego, se restablecerá después del mazazo sufrido.

Por un tiempo te “compraran” tu situación, pero te aseguro, que si sigues dando la “murga” a la gente que te rodea de lo mala que son las personas, la sociedad y hasta los Teletubbies, acabaran mandándote de una patada a que recorras la Muralla China de rodillas unas cuantas veces ida y vuelta.

¿Y qué hacen las personas y empresas disruptivas con las cicatrices?

Convertirlas en ENERGIA.

Energía que reencamine el sentido de la situación de un victimismo a una transformación sin precedentes en tu vida o empresa.

Una energía que transforme las caídas, enfermedades o fracasos en motores de gasolina y no que impida ya “arrancar nuestra vida para siempre.

Veo muchos “storytelling” de profesionales y empresas, así como historias personales, en los que enarbolan que han superado enfermedades (de lo cual me alegro), que han salido de la quiebra (me alegra también), pero cuando les preguntas, QUÉ han aprendido de esa situación, así como si la han ACEPTADO, respondiendo casi siempre con un NO SÉ.

Para transformar la frustración e energía:

ACEPTA lo que te ha pasado. Siéntete ORGULLOSO que superaste dicha situación y que APRENDISTE de todo lo vivido.

Es en estos momentos, en los de frustración, cuando realmente vemos que estamos hechos. Y no creo que no estés hecho de nada, cuando optes por el victimismo, más bien, has decidido no querer descubrirlo. Has optado por no ver que hay dentro de ti, optando que sean los demás quienes te lleven “en palmitas” por la vida.

Pero los cuentos siempre tienen un final y si optas por ese título, te aseguro que no será muy alegre.

Cuando miramos a la frustración a la cara, estamos ante la galleta de la suerte que nos dice que futuro nos depara. Cosas que no veíamos de nosotros mismos, situaciones que creíamos que dominábamos y son ellas las que nos dominan a nosotros. O hasta amores y talentos escondidos.

Son estos momentos los que nos suelen descubrir, además, el PORQUÉ estamos en este mundo.

Es la hora de dejar un legado, de dejar un mundo mejor que con el que estábamos hasta ahora conviviendo. Ya no te digo que te conviertas en Teresa de Calcuta, Steve Jobs, o Martin Luther King, pero sí, que al descubrirte, veas que puedes a portar tu granito de arena, a esa transformación y evolución ayudando a los demás a través de tus talentos y cualidades descubiertas.

La frustración te encamina hacia la inanición o hacia la acción. Pero a las dos a la vez, te aseguro que no.

Como bien dice Antonio Renom, en su libro “El aprendizaje de las cicatrices”, nadie quiere ser considerado como un débil. Pues para ello, tienes que zambullirte de cabeza en esa debilidad que la frustración te está mostrando.

Y para ello tenemos que JUGAR. Si por favor, dejemos de tomarnos la vida tan en serio, y disfrutémosla, juguemos con ella. SI ella quiere que juguemos al juego de la frustración, aunque no quieras, te aseguro que vas a ser partícipe de la partida más importante de tu vida.

De ti depende salir de ella ganador o vencido. Solo tienes que darle a la tecla de convertir frustración en energía o que te engulla.

Toda decisión dejará constancia de nuestro legado, de ti depende.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

 

¿Cómo tratar un tema peliagudo?

La neutralidad acaba siendo el refugio de los tibios”.

Es una de las frases que acabo de leer y que me viene como anillo al dedo, para el tema del que me apetece hoy escribir.

LOS TEMAS PELIAGUDOS Y LA SOCIEDAD.

Vivimos unos momentos cruciales. Y son en estas situaciones, en los que tanto las personas como las empresas, nos demuestran de que palo están hechas, DE VERDAD.

En estas situaciones, hay dos factores claves, que para mí, determinan todo:

.- LA COHERENCIA

.- EL RESPETO.

La coherencia es una de las palabras, que caracterizan a las personas que dejan una huella de verdad en los demás.

Podrás estar de acuerdo o no en su forma de actuar, en cómo dice las cosas, en cómo te responde algunas veces, en cómo da las conferencias o cómo explica una situación…Podrás estar de acuerdo o no, pero lo “quieres”, porque es tal cual, sin ataduras, sin tapujos, a pecho descubierto.

¿O es que no conoces a nadie, que los demás, no tragan por su forma de ser, pero tú le conoces, y le quieres por eso, por su coherencia?

Seguro que sí.

Es bueno promulgar la coherencia, pero como he dicho, es en estos momentos, donde se ve, si es una coherencia de “vende humos” o de verdad.

¿Por qué?

En un mundo, donde importa más el número de seguidores que lo que expone, donde importa más el número de Likes que tienes respecto a tu competencia, que lo que quieres decir, la coherencia es algo que se está perdiendo a toda velocidad.

Os cuento dos casos:

Recientemente un “gurú” que promulga el amor hacia uno mismo, ponía en sus redes una foto en la que mostraba su apoyo a una situación política. Qué casualidad, que pasados pocos minutos, dicha foto, fue retirada.

¿Por qué? Si tú tienes unas ideas, ¿Por qué tienes que borrarlas? ¿No sería que tienes miedo a que algunos seguidores se marchen de tu lado? ¿No será que no quieres que tu “Marca” se vea manchada?

Hay una frase que dice: “O todos o ninguno”.

O exponemos todo en nuestras redes sociales o solo ponemos temas profesionales. Pero no juguemos al “meto la puntita”, y a ver qué pasa. O te haces un perfil profesional y otro personal, pero luego no te quejes de las posibles consecuencias.

Recuerda: O jugamos o no jugamos. Pero como bien decía la frase del principio la neutralidad acaba siendo refugio de tibios, aunque yo mejor la cambiaría, por refugio de Borregos.

En un mundo, donde se promulga tu Marca, para distinguirte ante los demás. ¿Por qué no mostramos lo que somos sin ningún tipo de miedos?

POR MIEDO A QUE SE NOS VAYAN DE NUESTRO LADO.

Si para ti, tu marca, está integrada también por lo que piensas, sientes y crees sobre determinados problemas sociales y personales, tienes que apostar todo al mismo número. No me vale “jugar con la filosofía” para transmitir tus ideas o “meter la puntita” para luego retirarla, porque te has dado cuenta de las posibles consecuencias.

Porque luego nos “lamentamos” de lo que ha podido ocurrir. Al igual que hay personas que puedan pensar igual que tú, hay otras que estén en el lado opuesto. Y como hablábamos en anteriores post, es su verdad contra la tuya, y para ellos, la inspiración que tenían contigo, lo que les hacías ser y sentirse, ha desaparecido, dejando de seguirte, dejando de comprar tus productos.

Y no valen campañas de “no sabía lo que estaba haciendo, perdón”. En este mundo, la gente no es tonta y menos les hagas sentirse tontas.

Si empiezas a pedir disculpas, por algo que has hecho, ya somos bastante mayores. No juguemos a dos bandas, o recuerda que toda acción tiene su reacción. Te guste o no.

Se coherente con tus IDEAS, y con tus ACTOS.

Optando por mostrar tus pensamientos personales o políticos, tienes que ante todo respetar a todas las personas que no piensen igual que tú. Porque por mucho que inspires a muchas personas, en eso están de acuerdo contigo, pero en otras ideas, seguramente no.

Tienes que aceptar lo que digan de ti, sus opiniones, acciones (siempre con respeto), tienes que aceptarlo, así como ellos tienen que aceptar que tu forma de pensar sea diferente a la suya, desde luego.

Porque durante estos días, he visto varias acciones, que tras mostrar sus ideas y ver la reacción de la gente, mostraban su lado “no tan ideal” rebatiendo y llegando a insultar a quienes eran sus clientes y seguidores hacia segundos.

Es en momentos críticos de la vida, cuando mostramos nuestra verdadera patita. Pero eso sí, luego no te quejes de las consecuencias.

Así que si tienes, recuerda:

.- Si tienes una marca profesional, y quieres hablar de temas que pueden generar controversia. Adelante, pero con todas las consecuencias.

.- Si se entra, se habla sin tapujos. No utilices “medias tintas”. Es lo que opinas, es lo que sientes, pues adelante. Pero déjate de medias tintas, que la gente no es tonta.

.- Respeta, porque esas personas antes que publicaras eso, eran tus seguidores, compraban tus libros, iban a tus conferencias…Eran los que te hacían ganar dinero, así que respeta.

.- Y tanto como con amigos, como en redes, si quieres hablar sin tapujos de lo que te dé la gana y no “fastidiar” tu marca, hazte un perfil personal y desfógate lo que te dé la gana. Allí solamente te leerán los que tú quieras y no afectará a tu marca.

¿O es que no sabemos con quién debemos hablar de unos temas y con quien de otros en relación a nuestros amigos?

Antes de lamentarte, mira a ver qué públicas, qué dices, porque las consecuencias se pagan. Y si vas a tumba abierta, se consecuente si tienes alguna que otra “perdida”.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” desde este enlace.

 

¡¡Perdiendo la innovación!!

“La innovación es lo que distingue a un líder de los demás” decía Steve Jobs.

Hace unos días leí una frase que decía así:

Ando como si hubiera comprado un cuñado…no sé dónde meterlo”.

Y creo que con la innovación nos pasa lo mismo. Se nos llena la boca hablando de ella, pero a la hora de la verdad, no sabemos dónde meterla.

Se nos dice que tenemos que innovar en nuestra vida personal, saliendo siempre de nuestra zona de confort. Innovar en los métodos de trabajo, innovar a la hora de relacionarnos con los demás, innovar a la hora de tener una marca…

Mucha innovación…¿Pero qué acabamos haciendo?

LO MISMO QUE HACE EL “GURU” DE TURNO. (CAMBIANDOLE ALGUNA LETRA EN CURSIVA, PERO LO MISMO).

Todos queremos mejorar la realidad que nos rodea o nuestra propia realidad. Todos queremos alcanzar esas metas que no nos dejan dormir. Darles en los “morros” a aquellas personas que piensan que estamos “locos” y que eso que pensábamos que se podía hacer, lo hemos realidad y además ayudando a mucha gente…

TODOS QUEREMOS LO MEJOR PARA NOSOTROS Y PARA LA GENTE NOS RODEA.

Pero ahora hagamos un pequeño ejercicio:

Durante el día de hoy, ¿Cuántas ideas has tenido que podrían cambiar tu vida, la de los demás y qué has hecho con ellas?

Unas cuantas, ¿Verdad?

¿Y qué has hecho con ellas?

¡¡DESECHARLAS!! Te has imaginado que pasaría si las pusieras en marcha. Lo feliz que harías a esa persona que podría ayudarle tu idea. Hasta te has imaginado siendo entrevistado en la televisión.

¿Me confundo?

Pero por MIEDO, has acabado pensando: “Yo no soy quien para ayudar a los demás. Búa, es una locura…Nadie me ayudaría…No consigo atarme los cordones de las zapatillas y ¿Voy a transformar el mundo?..”

Y miles de pensamientos absurdos, que acaban mandando miles de ideas que podrían transformar el mundo, por el fregadero de casa.

Porque te recuerdo que porque tengas una idea diferente, no eres innovador. Innovador es una persona que PONE EN MARCHA esa idea.

Ya no te digo que produzca rendimientos económicos o de cualquier otro tipo, sino ya el hecho de decirte SI a ti mismo y a la idea que tienes, saliéndote de lo establecido, ya es innovación.

Me encanta ver en Internet y medios especializados, como la gente publica y comparte cosas, creyéndose que están descubriendo El Grand Dorado. Pero lo que más miedo me da, que tanto esa persona que dice que ha descubierto América, como las personas que le siguen y comparten, creen que es así. Haciendo luego los seguidores, luego lo mismo.

Lo dicho, DA MIEDO. Porque eso no es innovación.

.- No es innovación porque el “creador” está poniendo con otro tipo de letras, algo, que ya llevaba tiempo diciéndose, si investigaras más.

.- No es innovación, porque no se duda de ese descubrimiento. Ya se toma como ciencia absoluta. No se cree que se pueda mejorar ni detectar los fallos.

.- No es innovación, porque estás dudando de ti mismo. Seguro que mientras lees algún artículo o ves alguna conferencia, piensas “Pues yo no creo eso, creo que se podría hacer aún mejor y totalmente diferente…” Pero, por miedo, acabas tragándote esas palabras y no transformándolas en acción.

.- No es innovación, cuando no estamos dispuestos, de una forma real y controlada, a aceptar los errores y “caídas” de nuestros. No dándoles la oportunidad que aporten ideas ni se puedan hacer pruebas para poder mejorar la empresa, creyendo que es mejor “malo conocido que bueno por conocer”. No seamos tan hipócritas por favor, porque así seguiremos estando como estamos y no como deberíamos estar.

Y si es innovación:

.- Cuando te dices SI a ti mismo. Dándote la oportunidad de ver qué quiere decir esa idea, ese pensamiento que tienes.

.- Cuando te dices Si a ti mismo sin esperar que las condiciones sean las idóneas para que se pueda poner en marcha esa innovación que quieres provocar. Si estas esperando que el MIT, Silicon Valley, lanzadera o incubadora de empleo venga a darte la oportunidad para hacer realidad esa idea. Las circunstancias las creas tú, no vienen en tu búsqueda.

.- Cuando te dices Si a ti mismo, sabiendo que la innovación es el impulso de tu propia esencia, de tu individualidad. No la copia barata a otra persona.

.- Cuando te dices Si provocando un cambio en ti o en los demás. Un cambio real, una disrupción. Cuando descubres un error en la forma de hacerse las cosas, en tu actitud. Cuando produces un antes y después, no cuando vendes una gallina haciendo creer que es un caballo.

Y no creas que la innovación es para los “elegidos” o los genios. Todos podemos y somos innovadores. Sólo tienes que darte la oportunidad de ver que hay detrás de esa idea.

Todos hacemos cosas que ayer no hacíamos. Todos “probamos” cosas por ver que tal nos va, todos quedamos con gente nueva por varias de amistades, ..Todos hemos hecho y hacemos cosas, que ayer ni se nos ocurriría o que rompen nuestro sistema de creencias.

Y no hace falta estudiar un máster por una gran universidad, para ser innovadores.

A ver si nos queda claro, empresarios y profesionales, que “copiar” lo que hacen los demás, no es ser innovador o diferente. Es ser una burda fotocopia más, un borrego más en el rebaño.

Las empresas que dejan una huella en los clientes, en la sociedad, tienen la innovación por filosofía. Y no la de crear una cosa y echarse a dormir. Si no saber que el mundo de las ideas están ahí para darle uso, y no teniéndolas olvidadas por el “Copiar y Pegar”

Así que por favor, no hagas como con los cuñados en la cena de Navidad dejándoles de lado, e integra a la innovación en tu vida, te aseguro que te sorprenderá los resultados.

¿Qué has hecho hoy innovador en tu vida? ¿Qué harás diferente que hoy no has hecho?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡No a la Reinvención. Si a la Superación!!

“No tengo miedo a empezar desde cero” decía Steve Jobs.

No creo en la reinvención, tal y como se trata en el día de hoy.

Parece ser que el mundo del Management y del Coaching, han inventado la palabra “reinvención”. Se han adueñado de ella, como Colón hizo cuando llego a América.

Pero que yo sepa TODOS LOS DÍAS nos estamos reinventando en comparación al día anterior. Hasta en el mismo día te reinventas varias veces.

Hoy no era como ayer, y mañana no seré como soy hoy. Todos los días nos pasan cosas diferentes, que nos hacen ser diferentes tras las mismas.

Todos los días nos estamos reinventando, superando, tallando nuestras actitudes y aptitudes.

TODOS LOS DÍAS.

Otra cosa es que nos demos cuenta o no. Principalmente nos damos cuenta, del cambio que hemos hecho cuando volvemos a vivir una situación que antes no podíamos afrontar y ahora sí. O cuando llega el 31 de diciembre y echamos la vista atrás al calendario que estamos a punto de quemar.

Según la R.A.E, reinventar es “Volver a inventar de nuevo”.

Y yo no creo que me este inventando todos los días. No me considero un robot o una app, sino una persona.

¿Qué pasaría si en vez de reinvención, lo llamáramos superación o progreso?

Progreso es un paso hacia adelante, hacia una dirección.

Superación, es el salto de obstáculos, de pensamientos negativos, de esfuerzo, de consecución de metas.

Yo al menos me siento mucho mejor, diciéndome a mí mismo, que me he superado en relación con el día de ayer o ha habido progresos en ese proyecto que ayer me tenía bloqueado, que no que me he reinventado.

¿Y qué sientes si te dijera que Reinventarse, es ponerse una máscara en función de las circunstancias?

Nos reinventamos todos los días. Dependiendo del lugar donde estemos estaremos reinventándonos en comparación a como éramos antes de ir a ese lugar.

No somos las mismas personas cuando estamos con nuestros padres en un evento familiar, con la chica que nos gusta o con nuestros amigos tomando una copa el sábado por la noche.

No nos estamos reinventando, nos estamos poniendo MASCARAS para “remar a favor” de las circunstancias.

Queramos o no, TODOS LO HEMOS HECHO.

Y ahora la moda, son los career coaching, con su Reinvención Profesional.

Nos dicen que en estos momentos de cambios que estamos viviendo, nos preocupa encontrar un puesto de trabajo que de sentido a nuestra vida. Que sentirse motivado profesionalmente es posible, en definitivas cuentas.

A lo largo de varios libros que he leído sobre dicho tema, y  consultar a varias personas al respecto, puedo decir:

.- Nos queremos reinventar porque nos estamos comparando con los demás, ser aceptados por los demás y tener nuestro “minuto de gloria”.

Nos reinventamos porque queremos ser “cool” entrando en el mundo IT. Nos reinventamos porque es muy “fashion” dar conferencias, nos reinventamos, porque pensamos que ese “estilo de vida” nuevo, nos puede dar ese “éxito” que anhelamos.

Nos reinventamos porque estamos comparando nuestra situación, con las luces de neón y gases de colores que nos están ofreciendo desde un pulpito muy chulo.

Déjate de comparar que en muchas ocasiones, estarás mucho mejor tú en todos los sentidos, que esa persona que está ahí evangelizándote

No será la primera y última vez, que ante una persona que quiere hacer algo diferente a lo que actualmente hace, diga palabras así: “Lo hago porque me han dicho que es la última moda…aunque voy a probar…No sé si me gustará…Voy a intentarlo, porque todos mis amigos lo hacen y¡¡no me voy a quedar yo atrás!!

Tu cerebro está diseñado para encontrar siempre razones para que veas, como te dicen, que estas peor de lo que podrías estar con esa reinvención.

.- La reinvención es tomada como una estrategia cuando en realidad son herramientas.

Todos y cada uno de los libros leídos, son absolutamente casi iguales. Palabra más, palabra menos, pero todos hablan de lo mismo.

La toman como una estrategia para que no tengamos miedo a esta era de cambios que estamos viviendo. La única estrategia es ser uno mismo.

Pero absolutamente ninguno de ellos, ni conferencias que vi, la usan como herramientas para reafirmar tu propia personalidad, tus cualidades. Todo por y para ser “un borrego” más dentro de la transformación que estamos viviendo.

Si quieres tener un manual, sobre herramientas para reinventarte, os recomiendo “Reinventa tu carrera en 100 días. Vuelve a sentirte motivado profesionalmente de Maite Piera.

.– La reinvención no habla de coherencia.

Aunque a veces no queremos creérnoslo, ya somos mayorcitos para saber en lo que nos gustaría o no, invertir nuestro tiempo y esfuerzos.

Nos dicen, como herramientas que tenemos que preguntar a los demás, en lo que creen que somos nosotros buenos y si hay trabajo de eso.

Señores: ¿No somos ya mayores para saber lo que nos “pone los pelos de punta” y lo que no? Y te lo digo de antemano, sin la necesidad de que preguntes a nadie: “SI HAY MERCADO PARA VIVIR DE TU PASIÓN. Y SI TE DIRÁN QUE ESTAS LOCO”.

No creas que en este mundo eres el único que está loco por esa idea que tienes o por esa pasión. Hay mucha gente que está deseando que les muestres tus locuras.

.- La reinvención no habla del miedo.

El compañero de todo ser humano y sobre todo en momentos de incertidumbre es el miedo.

“¿Sabré gestionar este cambio que tanto me ilusiona? ¿Sabré dominar todo lo que me piden? ¿No será una locura?..”

Más y más dudas, que por mucha ilusión que tengamos, siempre estarán acompañando en una situación que no dominamos por completo.

Pero aún así, impulsamos a que se cambie, por seguir “modas” y no por coherencias.

Pero no sólo el miedo que uno tiene ante ese reto. Si no el miedo que tiene la gente de alrededor tuyo, “porque ahora estabas muy bien dónde estabas y más en estos momentos tan convulsos que vivimos” y por las empresas que ven con “recelo”, personas que aunque con experiencia, no la tienen en el campo en el que se quieren desarrollar.

Yo mismo progrese el día que empecé a escribir, y aún a día de hoy, hay gente a mi alrededor, ven con recelo mi progreso personal. Molesta ese rechazo, pero es lo que hay. Eres como eres. Simplemente feliz y orgulloso de quien eres y lo que has superado. Si te gusta bien, sino también.

Así que:

.- No lo llames reinvención cuando quiere tendría que ser coherencia con uno mismo.

.- No lo llames reinvención por seguir modas, por un éxito efímero. La única moda que tienes que seguir es la que dicte tu corazón.

.- Si tienes miedo, vas por buen camino. Es tu ego, a parte de tu familia y amigos, el que te está diciendo que seas te sigas estancando, que la felicidad es ser y hacer lo que los demás esperan de ti. No lo que tú sientes.

.- Una vida personal y profesional con coherencia, es mucho más productiva que una vida dejándose llevar por “cantos de sirena”.

.- No eres una persona o profesional que se reinventa constantemente. No eres una persona llena de “etiquetas o puestos de trabajo”. Eres un ser humano que hace lo que sabe que tiene que hacer. En constante evolución pero desde un enfoque coherente con uno mismo.

¿Te reinventas o evolucionas? ¿Sigues modas o eres tú la moda? No te reinventes, supérate.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡Quiero Amores Canallas!!

“Mi amor, dices que no hay amor a menos que dure para siempre. Tonterías, hay episodios mucho mejores que la obra entera”.

¿Y si transformáramos el amor de los príncipes y princesas de Disney por un Amor Canalla?

Seguro que estarás pensado en aquel Canalla que no te ha vuelto a mandar un mensaje tras una noche de pasión, aquella canalla que te dio el teléfono y acabó siendo el número de otra persona…

No estoy hablando de ese amor canalla.

Tampoco estoy hablando de impulsar la práctica “de cama en cama y ninguno se lo lleva”.

En una sociedad donde el hablar de lo que uno siente, de sus deseos o de lo que no quiere en frente de otra persona, está visto como “de raro”. La práctica de cama en cama, solamente nos está mostrando, lo vacía que tienes tu vida. Por no hablar del miedo que tienes a ser y a decir lo que sientes y quieres en tu vida, así como la falta de comunicación sincera, con la otra persona.

No estoy hablando de ese concepto de amor canalla.

No estoy hablando de un método para encontrar a la pareja perfecta para ti. No estoy hablando de un método para que solamente con una mirada caigan rendidos a nuestros pies.

El ser humano busca método para todo.

Método que nos lleve al éxito, en cualquier campo. Métodos que nos lleven a la cima, sin el menor esfuerzo y con el éxito asegurado. Y que no tengamos que mostrarnos lo que sentimos, lo que queremos, no vaya a ser que podamos mostrar algún síntoma de debilidad o de coherencia ante el mundo.

NO QUIERO MÉTODOS, YO SOLO ACEPTO EN MI VIDA AMORES CANALLAS.

Personas que por miedo a sus sentimientos están con otras personas, con otros trabajos cuando realmente sabiendo lo que desean, miran a otro lado esperando que su “locura” se acabé por pasar algún día.

La felicidad no es aparentar cumplir los dictámenes de la sociedad. La felicidad es cumplir tus valores.

Pasiones que solamente digan Si a todo tipos de emociones y situaciones. Porque estarán diciendo Si a la vida, estarán diciéndose SI a sí mismos. Toda situación está delante de nosotros por un algo, un motivo que no sabemos, un aprendizaje que necesitamos incorporar a nuestra vida y por miedo a las posibles consecuencias, acabamos diciendo NO. Creyendo principalmente, como excusa, que no era para nosotros

Situaciones que sintamos que adentrándonos en ellas, la vida será eso, VIDA. Pero como nos han dicho que “por ahí no debemos ir”, que nos atengamos a las consecuencias. Decidimos ser “buenos”, que no chicos “malos”.

Trabajos que no sean trabajos, sino diversión. Y solamente se cumplen cuando hemos dado el paso, anteriormente, de mirarnos al espejo y responder a la pregunta: ¿QUÉ QUIERO EN MI VIDA?

Trabajar no es esforzarse, llorar, “acordarnos del árbol genealógico” de nuestro jefe todos los días o “robar” material de la oficina. Trabajar es una herramienta que nos servirá para dejar esa huella que queremos dejar en el mundo. Ese algo, que cuando no estemos, haga que se acuerden de nosotros.

El trabajo no es algo de fichar, calentar y bolígrafos caído cuando es la hora en punta.

Un trabajo canalla tiene que hacerte evolucionar, tiene que divertirte y tiene que hacerte ser cada día más creativo y crítico con la realidad. Y no algo tedioso, que los domingos por la tarde en  vez de pasión produce pavor.

Quiero pasiones canallas, que me hacen sentir que he exprimido el día como si fuera el último. ¿Es que alguien sabe qué pasará mañana? Yo todavía no tengo el carnet de “adivino oficial”, así que exprimo el día como si fuera el último de mi “bono” aquí.

Pasiones que me hacen llegar a eso que creía que era mi “limite”. Que me hace ver cosas que no había visto y descubrir que los errores, solamente son situaciones en las que “todavía” no he conseguido llegar a la meta. Porque eso son los errores, “todavía” en los que no has llegado a tocar con toda la mano tu sueño.

Pequeños “Noes” que te dicen que sigas adelante, que estás en el camino correcto.  Pasiones que te han enseñado más durante el periodo que han durado que toda la escuela y universidad que hayas podido vivir.

Pasiones que me hagan ver el miedo no como un enemigo, sino como un profesor. Un profesor que te dice que sigas adelante, que saltes, que si estas en el camino, tienes que hacerlo, que no hay marcha atrás. Bueno si, a la oscuridad, al gris, y a ser uno más. Y sabes que no eres así.

Pasiones que me hagan sentir, que todo lo viejo, lo rutinario, puede llegar a ser siempre nuevo. Simplemente mirándolo con otros ojos, desde otra perspectivas. NO desde de la que nos dicen que debemos mirarlas, como así se ha hecho siempre.

El “para siempre”, tiene fecha de caducidad, teniendo la única certeza, que el ahora, es lo único que podemos vivir y exprimir.

Sólo quiero pasiones canallas en mi vida, que me hagan ver que venimos a vivir y no a sufrir.

Quiero pasiones canallas, que me hagan ser dueño de mi mismo y no victimas a través de un papel que nunca quise interpretar.

Quiero pasiones en mi vida, que me hagan ver, que soy mucho más que unas expectativas puestas en mí. Que me hagan ver, que tengo toda la vida por delante, para seguir asombrándome de lo que es capaz yo, como protagonista de mi vida.

Por favor, introduce más pasiones canallas en tu vida. Hemos venido a ser, no fotocopias hechas por el mismo patrón.

¿Y tú qué pasiones quieres en tu vida? ¿Hay pasiones canallas en tu vida? ¿Cuáles?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.