¡¡¡El mejor viaje del mundo!!

Sé honesto contigo mismo. Lo que tú sientes eres TÚ. Y no es debido al que tienes enfrente” dice Sergi Torres.

Soñamos con ser luciérnagas que iluminen en la oscura noche pero en el fondo somos topos que deseamos meter la cabeza debajo de la tierra.

Soñamos con un cambio que siempre se acaba pareciendo más a una pesadilla.

Vivimos un presente, en el que técnicas como el yoga, la meditación, el mindfulness o el propio coaching, nos han invadido. Nos las ofrecen como las pastillas de Matrix, como la panacea que gracias a ellas conseguiremos la felicidad absoluta.

LA GRAN Y SOÑADA FELICIDAD. LA GRAN Y TAN ANHELADA PAZ.

¿Pero qué pasa en la mayoría de los casos?

¡¡QUE NO SURGEN EFECTO!!

Sé que pensáis que me estoy tirando piedras contra mi propio tejado, pero no es así, tranquilo.

Me he dado cuenta, que cuando realmente surten efecto es cuando si el propósito de transformación, de conocernos de verdad, de saber quién es esa persona que vemos todos los días en el espejo, sale de dentro de nosotros y no por “impositivo social o legal”.

Cuando el propósito nace de nosotros, te aseguro que eso que anhelas, lo conseguirás.

Es hacer nuestras esas técnicas, integrarlas dentro de nosotros, cuando surten efecto.

Toda transformación empieza desde, por y para las personas.

La transformación de ti, de las empresas, no empieza fuera, sino empieza dentro de cada uno de nosotros.

Pero vivimos como archivos comprimidos por la sociedad, por las creencias que nos han infundido, por los miedos que nos han inculcado, cuando en realidad somos archivos llenos de gigas de información

Buscamos esos talentos que nos dicen que nos harán ricos y famosos, cuando están dentro de nosotros. Buscamos esa tranquilidad que nos hará disfrutar más de la vida fuera a través de cientos de mecanismos, cuando está dentro de nosotros. Buscamos el éxito fuera, cuando sólo nace desde dentro de nosotros.

Si te das cuenta, todo comienza dentro de nosotros, en nuestra mente. Pero nos han hecho creer que somos, que tenemos el éxito, la reputación que el exterior dice, no lo que nosotros sintamos dentro de nosotros.

¿Por qué se dice que los talleres o conferencias no surten efecto? Porque aparte, de ir a ellos “impuestos” por nuestros jefes o “por aparentar”, en el fondo no queremos cambiar.

Nosotros queremos cambiar, pero nuestra mente, como muchas veces he dicho, está diseñada, para “acurrucarnos” en el sofá de la comodidad y hacernos borrar todo vestigio de pensamiento de transformación o radicalidad en comparación a lo que la sociedad espera de ti.

Dentro de nosotros, en todo momento están naciendo y muriendo células. Y no hacemos un drama. Pero pensamos que si nos sentimos peces que queremos nadar a contra corriente para convertirnos en esos Dragones que sabemos que somos, tendremos que decir ADIOS a muchas cosas.

No estarás diciendo adiós a la forma de liderar que tenías hasta la fecha, no estarás diciendo adiós a ese logo que dominaba tus instalaciones, no estarás diciendo adiós para siempre a nada ni nadie, sino un GRACIAS por los servicios prestados hasta la fecha, pero a partir de ahora, las cosas se van a hacer de forma diferente.

Tenemos miedo a creer que al barrer las hojas que llevábamos encima, descubriremos cuanto tiempo hemos perdido invirtiéndolo en motivación, liderazgo, en proyectos sin sentido…. Para nada, ellos te han llevado al momento en el que decides hacer las cosas de otra manera.

Acepta el pasado y a partir de ahí, es el principio del comienzo de ser el arquitecto de ese futuro que sabes que te mereces.

No te compares con la competencia, no creas que nunca llegaras a ese puesto que tanto te hace ilusión o que tu sueño nunca se hará realidad. No te compares con nadie, porque querrás tirar la toalla antes de empezar.

Ser mejor, es ser mejor que ayer, es superarte a ti mismo, no es querer superar a Zara o Ferrari, porque ellos son ellos, y tú eres tú.

Por ti mismo, ya eres una marca de lujo. Y eso no tiene precio.

Cuando nos comparamos con los demás, nos estamos esforzando para llegar a ser como. Pero me he dado cuenta, que el esfuerzo se convierte en algo natural, cuando los valores de la empresa, tus valores, tus ilusiones, tus propósitos, están todos en coherencia.

Cuando así pasa, el esfuerzo, la constancia, la motivación, se convierte en algo natural y no en algo “artificial”, que al 1 rechazo, se esfuma para siempre.

En la edad adulta, una cosa que nos han enseñado es a NO OBSERVAR NI A SENTIR. Así creemos que nuestras verdades son absolutas. Que no existe otro mundo que aquello en lo que creemos. Y cuando alguien nos dice algo que nos “chirria”, algo en lo que “nuestras creencias” nos dicen que es imposible o que está loco, lo rechazamos.

Pero como bien decía Einstein, “somos nosotros los locos pensamos que conseguiremos resultados diferentes haciendo lo mismo de siempre”.

¿Te digo un secreto? Aunque sé que te va a remover un poco de la silla

El cambio, la transformación empieza aceptando que somos mucho más de lo que nuestros pensamientos, creencias nos dicen que somos. Y no tengas miedo a dar un salto al precipicio que tienes en frente que te ha enseñado el miedo, porque gracias a él, conseguirás mucho más resultados de los que has conseguido hasta ahora, si te adentras en el mismo.

Hasta ahora has querido dominar la vida, has querido dominar los pensamientos de tus trabajadores, de tus jefes y sabes que ahora, la estrategia tiene que ser otra, visto los resultados que estás obteniendo, confiando en las herramientas que tenías, volvieran a hacer milagros.

Me he dado cuenta, que hablamos continuamente desde la escasez, del influir en los demás, de persuadirlos, de amasar fans fieles para aparentar una marca “con caché”, de que acudan a cursos “cool” aunque luego sepamos que no se van a implantar en las empresas, porque “hasta que yo esté aquí como jefe, las cosas se harán como se han hecho siempre y como yo diga”…

En fin, que hablamos desde el miedo. Y con la boca pequeña queremos una transformación, revolución de nosotros mismos, de nuestra empresa.

¿Qué hacer?

Toda experiencia que estás viviendo tiene un PORQUE, date la oportunidad de descubrir que hay detrás de ese MIEDO.

Es tu propio miedo el que te pasara, entre la mediocridad y la excelencia.

Es la única manera de una verdadera transformación, de una revolución.

Hablar con el miedo.

¿Me acompañas? Os recomiendo un libro que os ayudará a despertar, “ ¿Me acompañas?. Una invitación a despertar de Sergi Torres.

¡¡No todos somos Millennials!!

“La vida es demasiado corta para tener el trabajo equivocado”

Estoy asqueado y con miedo.

No es que haya visto el perfil “no bueno” de Julio Iglesias, o haya conocido a la niña de las chuches de Rajoy.

Tengo miedo del camino que estamos tomando. Asqueado porque parece que, a pesar de las leches que nos hemos dado ya muchas veces, seguimos cayendo en la misma tontería de siempre.

¿Qué pasa?

Que estoy harto de la moda de los MILLENNIALS.

Abres internet y solamente te encuentras cosas así:

El banco x se orienta hacia los millennials… ¿Cómo contratar a los millennials? ¿Quieres un Millennials en tu empresa? ¿Qué hace si tu jefe es un millennials?.. ¿Cómo los supermercados han cambiado para satisfacer las necesidades de los Millennials?..Ten una marca de Millennials… Viva los Millennials, la generación que nos salvará de la crisis”

Y para colmo, el otro día, viendo las actividades de un centro comercial del ocio francés, vi que durante todo el mes de Agosto, proyectaban películas para los Millennials.

¡¡BASTA YA!!

¿Qué pasa? ¿Qué si no eres un Millennials ya no tienes derecho a vivir ni a encontrar trabajo?

Gracias a Dios que hay dos cosas que me hacen reír:

.- La hipocresía de la Gente.

.- Y el querer subirse al carro de la gente a las modas.

Ahora vas a Congresos o simplemente entrando a Twitter, y disfrutas como personas de 50/60 años, se autoimponen el título de “Expertos en Millennials”. 

(Perdón por mi metedura de pata, los Millennials son aquellas personas que han nacido entre 1984 en adelante).

¿Alguien me puede explicar cómo puede declararse experto en algo, conocedor de sus vivencias, de su forma de pensar, cuando podrían ser sus hijos y no los entiende?

Sin palabras.

Pero luego están las empresas y “expertos”, que se quieren subir a la “moda de los millennials”, para parecer “cool” en las redes sociales o a través de entrevistas “concertadas”, atraer ese talento que se les “presupone” a los millennials.

Ya te puedes imaginar, que de lo que dicen a lo que hacen, suele haber bastante trecho.

¿Pero quiénes son esa generación que nos salvará de todas crisis y males?

Hace unos días, vi la parte que hablaba Simón Sinek en una entrevista sobre este extracto de la sociedad. Video que os recomiendo que veáis varias veces.

Me encanta observar a los seres humanos.

Como bien dice Simón, son la generación más insatisfecha e infeliz de la historia, mientras otros “GURUS” los llaman como la generación más preparada de la historia, y como Noe, nos salvarán de todo los males.

Yo puedo estar muy preparado, con miles de Máster del Universo, pero como sea un insatisfecho de la vida, MAL VAMOS.

¿Por qué dice que aún estamos a tiempo de transformar esa generación “salvadora”?

.- ¿Cómo nos han criado?

Delante de mío

David, mi hijo ha dejado su trabajo, porque aunque tenía un buen sueldo, todos los beneficios para conciliar su vida y todas las posibilidades dentro de la empresa, le he dicho lo dejará porque no se sentía motivado… Y míralo el pobre de él, no sabían aprovechar su talento

Si se lo hubiera dicho a mi padre eso algún día, hubiera tenido un autógrafo de su mano en mi cara.

Siempre lo he dicho, las generaciones post-guerra, han criado a sus hijos, para que no sufrieran ninguna de las calamidades que ellos hayan podido sufrir durante su infancia. Esta muy bien, se agradece.

Pero por ejemplo, cuando yo digo que me he pegado 4 años de mi vida, hasta que una editorial viniera a por mí y publicase un libro con ellos, me miraban con ojos de asombro y diciéndome: “Yo no aguantaría tanto tiempo, lloraría antes de la frustración..”.

NO querer que los demás sufran lo que hemos sufrido nosotros, hace que no se conozca la palabra sacrificio, esfuerzo, el levantarse ante una caída…O tener un propósito y luchar por él hasta la extenuación.

.- Tecnología

Sitúate. Estamos en un concierto o en las fiestas de tu pueblo. Están poniendo la canción maldita del verano. Y si te sale de la escena. ¿Qué observaras?

En vez de estar disfrutando, viviendo, gritando a pulmón abierto la canción,…lo que se hace es estar con el móvil al instante, para que vean todos tus seguidores que “guay” eres.

Tras acabar la canción, que a lo mejor, ese grupo no lo vuelves a ver más en tu vida, lo primero que dices es: “Mira, la Pepa me ha estado mirando el video…Que se joda y vea lo feliz que soy…”.

¿Y qué pasa cuando nadie lo ha visto, aún siendo las 4 mañana? Pues te vas a dormir, habiéndote olvidado del concierto y “cagandote” en todo el mundo porque no has recibido un Like.

Oía estos días conversaciones de Millennials: “Tía, que no te sigue nadie, no eres nadie en la red… Jo, ya no me sigue Pepe, tengo que hablar con él…”

¿Qué pasará cuando a esas personas se les “recomiende” no usar el móvil en el trabajo o en una reunión de trabajo?

¿Puede depender la autoestima de una persona de quien le sigue o no? ¿Puede depender el estatus de una persona, de los videos que suba durante sus vacaciones o de la ropa que se ha comprado? ¿Qué les pasara cuando “tropiecen” ante una piedra que la vida suele poner?

.- Impaciencia

Cuando hemos pagado un curso que nos decía “Conseguirás los mismos resultados que yo” y no ocurre…Cuando nos apuntamos al gimnasio y no tenemos la “tableta de chocolate” como el del anuncio en el tiempo estipulado por el entrenador, cuando no se consigue la moto que nuestros padres nos habían prometido por sacar buenas notas…. ¿Qué ocurre?

Que tiramos todo lo conseguido hasta la fecha, todos los avances, porque no se ha “satisfecho” lo que nos habían prometido en el tiempo prometido.

¿Contratarías a una persona impaciente que si no consigue la cuenta de ese “posible cliente”, sabiendo que lo siguiente será su desmotivación por un “tropiezo”?

.- El ambiente

En un ambiente, como bien me gusta decir de “YO LA TENGO MÁS GRANDE QUE TÚ” en cuestión de aparentar, de aumentar el número de seguidores, donde los valores se han esfumado y sólo importa el éxito, aunque sea efímero… ¿Qué podemos esperar?

Antes de seguir:

(Antes que se me eche la gente encima. Como sabéis me gusta siempre testar todos los artículos con personas, detalles, informaciones y habiéndolos vivido en primera persona. Así que es lo que he hecho. Si, no todo el mundo de esa franja de edad es como se dice en el video y explico yo. Estoy contigo, te lo compro, pero que hay mucha gente también que cumple a rajatabla todo lo que te he comentado)

Así que:

.- Yo pregunto: Ahora la moda es lo de los Millennials… ¿Y quienes no estamos dentro de esa franja de edad, qué hacemos? ¿Ya no servimos para nada? ¿Qué pasará con los Millennials cuando ya no estén de moda?

Basta ya de obsesión por las modas, que dentro de nada los Millennials ya no existirían y acabaremos diciendo cualquier tontería.

¡¡UN POCO DE COHERENCIA, POR FAVOR!!

No supongamos súper-poderes a personas, que ni muchos de ellos saben lo que es el esfuerzo.

.- La vida no está en las redes sociales, en los Likes ni en los stories que subes. La vida es sentirla, es caerte, es llorar, es abrazarte, es preguntar de corazón a la persona que está a tu lado…

La vida hay que vivirla, y con la dependencia en redes sociales, estamos sobreviviéndola, encerrándonos en nosotros mismos a través de perfiles para hacer creer lo “cool” que somos.

.- La paciencia es uno de los valores que hemos perdido esta sociedad. A toro pasado, es fácil hablar, lo sé. Cuando estás esperando alguna noticia, ya te puede venir a alguien a decir tranquilo, que te lo comes.

Pero la paciencia hace darte cuenta de lo que eres capaz por un sueño. Pasé lo que pase, vas a dar todo por y para él. Estas enfocado hacia un propósito, dándolo todo por él. ¿Qué estamos enseñado a personas que cuando no consiguen algo, hacemos lo posible para lo consigan y no sufrir sus pataletas?

Por favor, tenemos una generación preparada, dispuesta a revolucionar el mundo. ¿Pero que hay fallos que tendremos que solucionar para que nos lleven a niveles aún más altos de desarrollo?, TAMBIÉN.

Antes de hablar,  de dar poderes “extraordinarios”, de levantar “egos”….un poquito de por favor.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

 

 

 

¡¡Si la envidia fuera tiña…!!

La envidia es el sufrimiento de los que nunca alcanzaran a ser nuestros verdaderos amigos

“Si la envidia fuera tiña… ¡Cuántos tiñosos habría!”

Una frase que he oído tras comentarle una mujer a otra sobre su moreno de piel y lo poco que se le veía últimamente.

En un mundo en el que parece que las emociones no existen. En los que hay que obviar al miedo, en los que la incertidumbre la vamos a salvar con una lista de “deberías hacer…”, en los que solamente nos debemos guiar por el amor,…. LA ENVIDIA EXISTE.

Todos lo hemos sido en algún momento de nuestra vida, TODOS.

Envidia de nuestros hermanos porque reciben más propinas que nosotros, envidia de nuestros primos por esos bocadillos que les dan, envidia de nuestros amigos que ligan más que nosotros o envidia de ese compañero de trabajo al que has ascendido y aún nos estamos preguntando qué ha hecho para alcanzar ese puesto de trabajo con el que nosotros soñábamos.

TODOS HEMOS SENTIDO ALGUNA VEZ  LA ENVIDIA…

Pero no podemos gritarlo a los 4 vientos, porque pensaran que somos malas personas, que menuda educación habremos recibido o cualquier cosa que le dé por decir a la persona que nos ha escuchado…

Así que por lo tanto, todos hemos envidiado alguna vez a alguien pero como en los documentales de la 2, nadie lo dice que lo ha sido.

Pero como bien dice el refrán, titulo de este post, si la envidia fuera tiña…ya te puedes imaginar que estampa veríamos todos los días por las calles…

Como toda emoción, tiene su lado negativo como positivo.

EL negativo, es:

.- El rencor.

.- El papel de víctima. Lanzando a todo aquel que te quiera oír, improperios, lloros, gritos y preguntas al aire, tipo: ¿Qué hecho yo para merecer esto?

.- Una energía que desperdicias y no enfocas donde deberías hacerlo.

Sé que ahora estarás pensando, “Venga David, dime por qué la envidia puede ser buena, porque no me lo creo”.

Para que una envidia produzca beneficios en nuestra vida, tenemos que empezar por ACEPTARLA.

Vemos a ese amigo con la chica que te gustaba, a esa “petarda” subiéndose a escenarios preguntándote qué ha hecho para conseguirlo, a ese vecino que tiene una racha de suerte que ni en una película de Disney…

Los envidiamos, los criticamos, pero eso sí, nunca aceptamos que tenemos envidia… NUNCA ACEPTAMOS QUE NOS ENCANTARÍA SER NOSOTROS QUIEN NOS GUSTARÍA ESTAR EN SU PAPEL.

Es mejor criticarlo, que dar un paso adelante reconociendo nuestras emociones y todo el camino que luego vendrá.

Me da igual que lo haya conseguido por lo legal o lo criminal (si hay alguna vez que no entiendes cómo lo ha hecho, pero ya ves, ahí está,), PERO aceptarlo supone que no has hecho todo lo que está en tus manos para llegar a ese sueño.

¿A qué pica? Lo sé.

La envidia es poner el foco en los demás, cuando tendríamos que ponerlo en nosotros mismos y reconocer: ¡¡PUES SI, NO ME HE ESFORZADO LO SUFICIENTE!!

Aceptar nuestras emociones, es empezar a ver la realidad desde OTRA PERSPECTIVA.

Es empezar a darnos cuenta, que si no hemos llegado hasta donde queríamos, (que a lo mejor no era el momento para ti), es porque no pusiste toda la carne en el asador.

Y no me valen: “Que lo hice, que lo intente… pero es que….”.

Si una persona ha llegado antes que tú, es que se podía hacer. Ha invertido mejor el tiempo que tú, o se ha movido mejor que tú… Lo que sea, pero lo ha hecho.

Aceptar que eres un envidioso, te ayuda a darte cuenta, que si de verdad querías, tenías que haber puesto más la carne en el asador.

Y después de ver la realidad, ¿Qué hacemos?

Leí hace unos días que había que dar las felicitaciones a esa persona que lo había conseguido. Seamos claros, ESO NO LO HARÁ NADIE. Y si lo hace, será con una sonrisa más falsa, que los billetes de 250 Euros.

Preguntándole a lo mejor te dice cómo lo ha hecho, te enseña alguna fórmula que no sabías o quizá te confirma que no ha llegado hasta esa cima “por método no éticos”.

Si no sabes, si no preguntas, la envidia irá en aumento, tu cabreo, rabia o frustración… Si sabes, como hemos visto, te abrirá los ojos tanto para ver cosas que no veías, como para confirmar cosas que sentías.

Así que tras aceptar que sientes envidia, que no es lo mismo que ser un envidioso, investiga como buen periodista a la pregunta: ¿Cómo lo ha conseguido?

Tras saber CÓMO, es la hora de ponerte en acción.

Si sabes qué tú también puedes llegar hasta donde ha llegado esa persona. Si sabes que puedes hacerlo aún incluso mejor y cómo lo ha hecho esa otra persona….

¿A QUÉ ESPERAS?

Es tu momento. Ya tuviste una oportunidad y la perdiste. Ahora la vuelves a tener de nuevo..

Todo depende de ti.

Como hemos visto, una emoción que todo el mundo, la ha sentido y siente, pero no lo reconoce, nos puede ayudar a alcanzar nuestras metas.

La próxima ya sabes, utiliza toda la energía que esa envidia te está dando y focalízala hacia tu meta y no hacia tu odio.

A ver si tras este artículo, transformamos el final del refrán:

“Si la envidia fuera tiña…todo nos iría mucho mejor”.

¿Te apuntas?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

¿Cómo jugar mejor tus cartas de la vida?

Gran parte del dinero que ganarás al póquer no procederá de la brillantez de tu juego, sino de la ineptitud de tus oponentes” decía  Lou Krieger.

He aprendido más a través del póker últimamente que en algunos cursos o libros de referencias mundiales.

Creo que una buena clase de póker, nos enseñaría muchas cosas de nosotros y ayudaría en la vida, más que otras cosas que creemos que son imprescindibles en nuestra vida, y no sirven para nada.

¿Qué es el póker?

El croupier  (la vida), te reparte dos cartas, al igual que a todos tus compañeros. De ti depende como jugarlas. Durante la partida, la banca, te va dando nuevas cartas/situaciones, en las que si quieres ganar, tendrás que apostar.

Pero no estás solo, tienes a tus compañeros de mesa. En la vida pueden ser, tus compañeros de trabajo, amigos, o simplemente gente que lucha como tú, por un sueño.

Pero lo que distingue a este juego son dos cosas:

.- No es un juego de suerte, solamente.

.- Es un juego de constancia.

Podríamos pensar que al ser un juego de cartas, no ganaremos si no tenemos mejores cartas que nuestros rivales.

En la vida, nos han enseñado que tenemos que ser mejores que los demás, sacar mejores notas para alcanzar, tener los mejores títulos, lo mejor de lo mejor…

¿No conoces a nadie, que a pesar que las circunstancias decían que no era posible, con una sola carta, una sola acción, se llevó el éxito?

Seguro que si. Personas que dijeron SI, cuando los demás, por miedo, por no arriesgar, teniendo mejores cartas que ellos, no lo hacían, llegando a perder la oportunidad de alcanzar sus sueños a pesar de estar mejor preparados que el que dijo SI.

La vida muchas veces se gana y otras se pierde, por solo una carta.

No importa las ganancias a corto plazo cuando lo importante son las de largo plazo.

Somos personas, que si no alcanzamos el éxito al primer intento, tiramos la toalla. Pero si nos damos cuenta, en el póker, en una mano podemos perder un montón de fichas, pero en la siguiente recuperarlas con creces, llegando mano a mano, a la final.

Podrás perder una batalla, pero todavía no habrás perdido la guerra.

Nos hacen creer, que la vida, es un juego con información perfecta. Que no podemos tomar una decisión hasta que no tengamos todos los datos al respecto. Y hasta jugamos a “tarotista”, creyendo imaginar cuanto habremos facturado dentro de 5 años a través de un plan de negocios, o cuantos seguidores tendremos en nuestras redes sociales.

Y aunque nos digan que a través de ser empáticos, descubriremos cómo siente, como piensa, qué intenciones tiene nuestro contrincante…Te aseguro que NUNCA podrás saberlo al 100%. Quizá intuirlo, quizá con el paso del tiempo puedas saber, por experiencias anteriores, como puede actuar, pero siempre te puede sorprender.

Así que tanto en el póker como en la vida, nunca jugarás en tus manos con la información perfecta.

No lo harás, porque la vida es incertidumbre.

Y es en el miedo, en el no saber donde pisar, en qué hacer, donde desarrollamos habilidades como:

La paciencia.

Tan denostada en estos momentos de la vida, en la que si no consigues algo AHORA MISMO ya te consideras un fracasado. El póker, como la vida, te enseña, que todo llega cuando nosotros queremos, sino cuando tiene que llegar. La paciencia te ayuda a desarrollarte, conocerte, y disfrutar de un camino, que hacías hasta la fecha con el piloto automático puesto.

Foco y concentración.

Cuando estamos viviendo, que no sobreviviendo, estamos focalizados en lo que queremos hacer y sentir. Absolutamente concentrados en el camino, en la planificación así como recuperando la motivación cuando la hemos perdido

Cuando estamos a lo que es tamos, estamos focalizados y concentrados. ¿Y lo demás? Ya puede caerse una silla que ni nos enteraremos.

Así como la paciencia, el foco, concentración, la disciplina (se persistente y constante hacia un objetivo, cuando estamos jugando con nuestras cartas, tenemos que saber que la energía no es ilimitada.

Tenemos que saber que habrá días, que el cuerpo nos diga basta, y necesitemos recargar pilas. Es imprescindible hacer paradas, observar a tu alrededor, la perspectiva, y seguir adelante.

Y si, hasta en la vida, nos encontramos con faroles.

Pensamos que hay gente que tiene grandes cualidades, cartas en su haber, títulos o que nos ayudarán a resolver ese problema que tanto nos apesumbra, pero nos acabamos dando cuenta, que en el fondo son un “vendehúmos”.

No creas que con aparentar, tienes la vida resulta. Como te he dicho, podrás ganar una batalla, pero sabiendo los demás, que no eres lo que aparentas ser, el “chollo” se habrá acabado.

Si, en el póker también es un juego de suma 0, uno gana y el otro pierde, como en los negocios, o cualquier otro juego de cartas, pero no hagas lo que no te gustaría te hicieran a ti, como norma.

La vida, nos va dando cartas, y depende de nosotros el cómo jugamos con ellas.

El póker te enseña:

.- Que hasta con una sola carta, puedes ganar la batalla. No anheles el póker cuando quizá esa carta que tienes tumba a todos tus contrincantes.

.- El éxito es cuestión de foco, constancia y gestión de tu energía.

.-La empatía, el conocer los gestos de los demás, ayuda, pero nunca creas que podrás llegar a conocerlos al 100%. La vida siempre te da sorpresas.

.- Todo depende de ti. Todo depende de cómo uses tus cartas.

.- A qué no está todo perdido si has perdido una batalla, siempre quedará la guerra por vencer.

.- Necesitarás un poco de suerte, pero llegarás a la meta, con la maestría de la experiencia, del aprendizaje constante

Pero hay una cosa que me gustaría que no olvidare que el póker me ha enseñado. Habrá manos en las que sentirás que no jugaras, en las que no lo ves factible..Pero en la mano que sientas que SI tienes que hacerlo, LUCHA porque si no tendrás todas las papeletas para morir el 1º de todos.

Moraleja: No juegues en todas las manos de la vida, pero en la que juegues, hazlo para GANAR.

Os recomiendo el libro de Leo Margets: “Juega bien tus cartas. En la vida y en los negocios

¡¡Todos gallinas o todos cerdos!!

Si todo el mundo está avanzando junto, entonces el éxito se encarga de sí mismo” decía Henry Ford.

O todos cerdos o todos gallinas, pero no los juntemos, porque no saldrá bueno de ahí”.

Es la frase que últimamente me gusta decir, cuando me preguntan: ¿Qué es lo que hace un equipo salga fortalecido y progrese?”.

O vamos todos a una, o no saldrá nada bueno de ello.

Cuando estoy con mucha gente, soy un poco más “retraído”. Me gusta fijarme como interactúa la gente, quien es el líder, quien es el más callado, quien el más sumiso ante las peticiones de los demás, o quien queriendo hacer otra cosa, no dice nada, no vaya a ser que ya no te llamen más para otras citas.

Ahora me gustaría que fueras sincero y respondieras a esta pregunta:

¿Sigues con el mismo grupo y LA MISMA GENTE que tenías de la universidad?

Ya no te digo del instituto o la EGB, digo de la universidad.

¿Sigues con ellos? ¿No?

Seguro que estarás pensando que la vida, que las obligaciones, los niños, el trabajo….¿De verdad que sigues creyendo en esas excusas?

Es el COMPROMISO lo que os ha fallado.

No estabais comprometido todos en un mismo objetivo. Al igual que los equipos que descienden de categoría en cualquier deporte, empresas que hacen ERES cuando con compromiso podrían optar por otras opciones… todo es por la falta del COMPROMISO.

Pero los enfados que tienes con tus amigos, familia o pareja, también es por la falta de compromiso que tenéis las dos partes en un mismo asunto.

Y ahora fíjate en las personas con las que te rodeas, con las que llevas mucho tiempo con ellas. ¿Qué crees que os une?

El compromiso hacia un mismo objetivo.

Puede ser crear una empresa, sacar adelante un “bache empresarial”, una relación de amistad o pareja, la unión hace la fuerza para sacar el tema en cuestión adelante.

¿Pero qué pasa cuando empiezan los reproches? Que los equipos empiezan a desintegrarse, comienzan los reproches, porque cada uno piensa que no ha habido el mismo nivel de esfuerzo, pero aún sigue “sigue la casa sin barrer”. Es decir, el objetivo, es “prueba no superada”.

¿Sin un mismo nivel de compromiso crees que llegareis a conquistar vuestro equipo ese sueño?

Por eso, el artículo se llama “todos gallinas o todos cerdos”, porque todos los integrantes, deben tener un mismo nivel de compromiso, si no, estarás empezando la aventura, camino al precipicio y no al éxito.

Aquella persona con la que estas “comprometida” o equipo, confías en ella, ¿Verdad?. Pondrías la “mano en el fuego “por ella y sabrías que no te quemarías. Darías la vida por ella y lo que hiciera falta.

Gracias a esa confianza en ese equipo o persona, habéis conseguido alcanzar metas impensables y superar baches dolorosos.

Si no hay confianza en un equipo, no hay nada que hacer por mucho lo queramos.

Pero no todas las personas tienen las mismas características, pueden hacer lo mismo o son iguales de creativas, por eso acabas siempre uniéndote a las personas que sientes que son como tú. Que tienen el mismo nivel de compromiso ante la vida o ese proyecto.

Si no fíjate, en las reuniones de equipo, el nivel de compromiso hace que acabes hablando siempre con las mismas personas, con las que sientes que son como tú, con las que te entiendes.

No es elitismo, es compromiso.

Si quieres que tu equipo, no pare de crecer:

.- Consensua el nivel de compromiso que cada uno puede aportar.

Más vale claridad y sinceridad que no a posteriori reproches y lanzamiento de platos.

.- El nivel de compromiso agrupara a las personas.

Todos cerdos o todos gallinas, nunca mezcles. Si no habrá rebelión en la granja.

.-Contagia el compromiso.

Aunque ya hayas entrado en el club de los “vip comprometidos”, tiene que haber alguien siempre, que siga contagiando ese compromiso, esa visión, ese nuevo futuro.

¿Y cómo seguimos manteniendo un equipo comprometido?

A través de la motivación.

Ya sabéis que no soy muy partidario del concepto actual de motivación, de bailar, de manos arriba y chorradas así. Eso para mí no es motivación, es “adormecer a las ferias”.

Motivación, es tener un verdadero motivo por el que levantarse de la cama, luchar a pesar de las circunstancias y levantarse cuando se está mejor en el suelo que volviendo a luchar.

Cuando existe un PORQUÉ para todos, no basamos nuestras decisiones en opiniones personales o en función de “cómo nos hemos levantado hoy”.

El consenso está en el propósito, no en los deseos o imposiciones del “líder” o “crack” de turno.

El propósito, la motivación, hace que se llegue al consenso de forma natural. Aumentando el compromiso y haciendo que los resultados no sumen, sino que se multipliquen.

Como bien dice Pep Mari, en su libro “Liderar equipos comprometidos”, hay 3 tipos de equipos:

.- Los que comparten objetivos.

Son los que yo llamo los equipos de “Sábado por la Noche”. Los que solamente nos vemos para tomar copas, ir de conciertos… Pero eso sí, no me llames para comentarme tus problemas, porque sinceramente, no me importan nada. ¿Objetivo? Salir por ahí.. y de ahí no salgamos, no vaya a ser peor.

.- Los que comparten objetivos y tareas.

Yo los llamo, “Voy con mi equipo a trabajar”. Tenemos el objetivo, el de “aguantar las 8 horas y sean lo más agradables posibles” y mientras las aguantamos, haciendo tareas, como tomar café, criticar a la nueva o rumorear sobre si el jefe ha pillado cacho el fin de.

.- Los que comparten objetivos, tareas, y nivel de compromiso.

Yo los llamo “El Arca de Noé”, todos a una y salgamos de la situación que tenemos hacia donde sabemos que debemos y queremos estar.

Vuelve a recordar a esas personas con las que estas comprometido. Da igual el tipo de compromiso que tengas. ¿Ya?

Estáis unidos por un sueño.

El sueño de ser felices juntos, el de llevar vuestra empresa hasta la cima, el de revolucionar el mundo o el de vivir el presente…

Tenéis un sueño y hacéis todo POR y PARA ÉL.

Así que nunca olvides, un compromiso empieza por un sueño. Si no lo hay en tu equipo, empieza a buscarlo.

¿Tu equipo está lleno de gallinas y cerdos? ¿Por qué? ¿Qué resultado te está dando? ¿Están comprometidos o se sienten bajo la daga de tus imperativos?

Podéis adquirir Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebeldea través de este enlace.

¡¡La respuesta que siempre buscabas y nadie quería darte!!

Y fue su silencio el que me dio todas las respuestas..” decía Víctor de la hoz.

¿Quieres saber la respuesta a esa pregunta que te haces siempre? ¿Quieres saber por qué vas a tantos cursos, Máster o cursos “envasados” y sigues sin conseguir resultados? ¿Estás preparado?

Vuélvete a hacer la pregunta:

¿Por qué no consigo resultado como el “gurú” de turno me ha dicho que lo iba a conseguir?

PORQUE NO HABIAS HECHO UN TRABAJO DE INSTROSPECCION ANTES DE ACUDIR A LOS MISMOS.

UPS, lo que no querías hacer, al no ser que fuera por causa mayor, es lo que te impide transformar tu vida de verdad.

Acudimos a congresos, conferencias y eventos “rápida solución”, esperando que nos solucionen la vida, nos lleven al éxito, con el único esfuerzo de “pagar” el curso.

Pero con el paso del tiempo , acabamos diciendo frases como :”Es que yo pensaba que mi vida iba a cambiar, Es que yo pensaba que mi negocio en 90 días iba a estar en la cima como me prometió, es que yo pensaba que teniendo una marca, tendría ya trabajo, y como mínimo de Director General…”

Pasando los días, y los resultados por los que habíamos pagado, no suelen llegar, así como nos prometieron.

¿Por qué?

.- Las herramientas que él te ha dado quizá para ti no sirven.

Creemos que esas herramientas que estamos “adquiriendo”, son la leche. Si a él, le han hecho efecto, a mí seguro que también. Aunque en el fondo, “nos pone” la idea de poder superarlo, y ser más famoso, más cachas, más guapo que el propio creador de la herramienta en cuestión.

Es muy fácil, NUNCA LLEGARÁS A CONSEGUIR LOS RESULTADOS QUE ÉL HA CONSEGUIDO.

O si no respóndeme a esta pregunta: ¿Es que consigues el mismo color de tinte de pelo que la chica del anuncio?

NI POR ASOMO.

A él le han hecho efecto una serie de herramientas. Pueden ser una guía, quizá a ti te sirvan todas las herramientas, quizá sólo una, o quizá ninguna…

Eso lo tenemos que tener claro. Al igual que por muy guapo seas, muy gracioso, inteligente, pienses que todo el mundo va a caer a tus pies, ves que el chico que creías que tenía pocas posibilidades con esa chica, acaba saliendo con ella.

NO TODAS LAS HERRAMIENTAS, SURTEN EFECTO EN TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL. NI ESAS PASTILLAS TE HARÁN PERDER TANTO PESO COMO DICEN QUE HARÁN.

.- Creemos que las soluciones de los demás son lo único que nos pueden ayudar.

Desde pequeños nos han enseñado, que solamente lo que los demás nos pueden ofrecer es lo mejor para nuestra salud y futuro.

Hacemos caso casi “sumiso” a lo que dicen nuestros profesores, medios de comunicación, “gurús” de turno, “vendehúmos” de los que nos enamoramos por sus luces y palabrarería o creemos a pies juntillas a alguien que ha alcanzado ése éxito que soñamos.

Lo que estamos es reforzando nuestra falta de confianza en nosotros mismos.

Ups, ¿a qué duele?

Desde pequeños, nos han enseñado a “NO PENSAR” y SI “hacer caso sin rechistar” a quien tiene o le damos más poder sobre nosotros.

Lo que se hace es que no pensemos, que sigamos lo “estipulado”, que queramos alcanzar el “éxito” que nos dicen los demás, cuando nosotros sentimos que “nuestro éxito” es totalmente diferente.

Las soluciones de los demás, nos pueden ayudar, nos pueden hacer pensar, nos pueden hacer ver cosas que no veíamos hasta ahora, PERO NUNCA DEBEMOS AFERRARNOS A ELLAS COMO LA TABLA DE SALVACION EN EL HUNDIMIENTO DEL TITANIC.

¿Dónde queda nuestra creatividad? ¿Nuestro talento? En el fondo del mar, todo por no confiar en nosotros.

.- Las herramientas no surten efecto si estas dormido.

No te estoy hablando de que te limpies las legañas, ni que te des desodorante para oler mejor ( bueno ahora en verano, aún más que más ). De ese tipo de sueño no estoy hablando.

Te estoy diciendo, que si no estás “despierto”, que si no sabes quién eres, qué quieres en la vida, qué te ha pasado y quieres te ocurra de ahora en adelante, ya te pueden dar la herramienta que te lleve al Olimpo, que si estás en un mundo de dudas, confusión, miedos y vergüenzas, nunca te dará el resultado que tendría que darte.

He observado que procesos como en los de Marca personal, en los cursos de Liderazgo u Orientación Laboral, poco o nada se habla del proceso de conocerse a uno mismo.

SI, es un proceso que es duro, impredecible, que seguro que descubrirás cosas que no te gustarán, otras que no sabías y que te alegraran,… pero tiene un fin, descubrir lo que realmente te hace feliz, a lo que has venido a este mundo, lo que te hace bien y lo que no…

Y si no sabes quién eres, ¿cómo vas a esperar que alguien que no sabe lo que te puede ir bien a ti o no, sus herramientas surta efecto en ti, como lo hicieron con él?

Descubriendo quien eres, que sientes, que te motiva, antes de empezar a tener el título de “jugador de cursitos y titulitos” por la universidad de la sociedad, empieza poniéndote delante de un espejo y hablando con quien tienes ahí delante, a tumba abierta.

A lo mejor descubrirás que lo que estabas haciendo hasta ahora no es lo que querías, enfocándote en otro camino, llegando a ser mucha mejor persona y profesional que lo que eres hasta ahora.

Dicen que esta todo escrito y que está todo inventado, NO LO CREO, así como tampoco creo QUE TODAS LAS SOLUCIONES SURTAN EFECTO A TODAS LAS PERSONAS POR IGUAL

Así que recuerda:

.- Las herramientas que te enseñen, pueden ayudarte, pero nunca salvarte la vida al 100%

.- No todas las herramientas valen para las mismas personas.

.- Aprende de ellas, incorpóralas en tu vida aquellas que sientan que van contigo, transfórmalas, deséchalas, pero nunca las creas a pies juntillas, como un credo inquebrantable. Son guías., recomendaciones, no leyes absolutas.

.- Tú crearas tus propias herramientas, cuando des saltos hacia la incertidumbre. Cuando camines por el miedo, aumentando tu confianza y viendo de qué eres capaz, que te hace feliz o hace bien.

.- Todos somos creativos, lo que nos diferencia, es que unos crean más en si mismos, en lo que hay dentro de ellos, que otros. Simple y llanamente así. No abandones a tu creatividad. Las cosas siempre se pueden hacer mejor de lo que dicen.

Así que ya sabes la respuesta a la famosa pregunta que todo el mundo se ha hecho alguna vez:

.- ¿Por qué no surte efecto en mí y en otra persona si?

.- PORQUE ESA PERSONA SABIA QUE QUERÍA, QUIEN ERA Y PORQUE LO QUERÍA.

¿Y tú lo sabes? ¿Sentías que era la respuesta a esas dudas que tenías? ¿Por qué aún sabiéndolo no hacías nada al respecto?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

¡¡Claro que si guapi, TIENES TALENTO!!

“El genio es talento incendiado por coraje” decía Henry Van Dyke

La sociedad ya no busca la formula de la felicidad, la de la longevidad o como hacer dinero a través de las redes sociales.

Esas búsquedas son una cortina de humo con lo que realmente andamos buscando desesperados:

EL TALENTO.

Generar talento, retener talento, ¿Cómo crear talento en tu empresa? ¿Tienes talento?..La escasez de talento. Muestra tu talento en el nuevo Talent-show de nuestra cadena de televisión…Ven al concurso y muestra tu talento para emprender…”

¿Tan mal estamos?

Cada vez que veo frases así, me pregunto cómo todavía seguimos adelante como sociedad si el talento escasea tanto.

El talento, lo define la R.A.E, como “Capacidad de entender… Capacidad para el desempeño de algo..Persona inteligente o apta para determinada ocupación...”

Y después de leer esta definición, ¿Sigues sin creer que eres una persona con talento?

¡¡NO ME LO CREO!!

(Nota: Tampoco te estoy diciendo que esas un genio pero que tienes algún tipo de talento, SI)

¿Pero por qué se pone anuncios en búsqueda de talento, cuando CADA UNO DE NOSOTROS, TENEMOS UNO O VARIOS DE ELLOS?

Porque a través de los medios de comunicación, de estrellas del deporte o programas de televisión, que buscan y enaltecen a las personas que “destacan”, hacen creer que el talento es para alguien “escogido” “iluminado” , al cual nunca podremos llegar los demás.

Ese “iluminado”, habrá nacido ya con ese talento innato,  tendrá una facilidad innata para realizar ese deporte o actividad; o será la mezcla de una de las dos.

Y como nos han dicho que si no sacamos un talento desde muy pequeños, ya no podremos desarrollarlo, ser alguien en la vida, nuestra frustración, nuestro sueño “roto”, hace que admiremos a esas personas “elegidas” mientras las “envidiamos” por correr por dentro.

Acabando “mediocrizando” a esa persona, y a nosotros mismos.

En esos momentos estamos practicando el deporte nacional por excelencia, si yo no soy excelente, no tengo talento, los demás tampoco y si lo consiguen, seguro que será a través de algún “método no legal”.

Todo por no reconocer:

.- Tiramos la toalla antes de tiempo mientras recorríamos el camino hacia el desarrollo del mismo

.- O nunca nos dimos la oportunidad de descubrir que había detrás de eso, que nos “Picaba el gusanillo”.

Mejor denostar a los demás, que reconocer que no nos dimos a nosotros la oportunidad que nos merecíamos.

Para colmo, nos encontramos, que aunque se busca desesperadamente el talento, nos solemos encontrar con un “comité” que suele dilucidar si tienes o no talento…

Depende del día que tengan, depende si les gustas o depende del aire que corra en esos momentos pasas o no la prueba…

Buscamos talento, y antes de nada, ¿hay un comité que determina si tienes talento o no? ¿Qué título o Máster determina que tienes la capacidad para determinar si una persona tiene talento o no?

¿O no conocemos historias que desde pequeño se le decía que no tenía talento, que no valía para algo, y con tesón, esfuerzo, confianza, siguió su lucha y lo consiguió a pesar de las negativas?

Nadie tiene el poder de decir si una persona o no, tiene talento. PORQUE TODOS TENEMOS UNO O MÁS TALENTOS.

Unos lo desarrollarán pasando por todas las fases de aprendizaje, con un tiempo establecido…Como aprendíamos a conducir, sin unas horas determinadas, no podrías presentarte al examen. Otros tienen facilidad para ese talento que recorrerán ese aprendizaje en menos tiempo que el resto de los “mortales y luego estarán los “genios” que no necesitan ni de curvas de aprendizajes, cursos ni nada, llevo incorporado dentro de ellos “de serie”, aunque nadie se lo haya incorporado.

Unos harán un curso para hacer tortillas de patata, otros con un curso de “exprés”, ya les valdrá y otros, no lo necesitarán, porque sabrán hacerla y de forma espectacular aunque nadie les haya dicho como hacerla.

PERO TODOS TENEMOS UN TALENTO O VARIOS.

¿POR QUÉ BUSCAMOS TALENTO Y CUANDO LO MOSTRAMOS ASOMBRAMOS A LOS DEMÁS?

Porque desde pequeño no nos dejan desarrollarlo.

Me estarás diciendo que hay clases extra-escolares (que no para desarrollar ése talento, más bien para tener a los niños entretenidos mientras los padres llegan de trabajar), para que nos podamos desarrollar en manualidades, pintura, deportes o demás… Estoy de acuerdo contigo, te lo compro…

¿Pero qué pasa cuando una persona destaca? “Mejor tómatelo como un hobbies, mejor olvídate de ese sueño, eso es imposible, no suelen llegar todos…Tienes que dejarlo, no eres bueno…”

Y acabamos dejándolo, sin saber si llegaríamos ser buenos o hasta donde podríamos haber llegado con ese talento.

Vivimos en un mundo en el que nos “mola” y “nos volvemos loco” por lo diferente, lo que causa una verdadera revolución en cualquier aspecto de la vida, pero lo queremos dominar, para que no “cause” muchos estragos.

¿Por qué lo digo?

Al igual que con el “coaching”, “la transformación digital” o “la búsqueda de trabajo y la marca personal”, el “talento” también se está prostituyendo.

Leo en artículos que dice: “¿Cómo retener el talento?”.

Las siguientes preguntas me salen solas al leer estos títulos de artículos: “¿Pero dejas que se muestre el talento? ¿Dejas que esas personas con talento, lo muestren sin tapujos? ¿Puedes retener a una persona a la que no le has dejado mostrarse como era? ¿Aceptas contratar a una persona que de verdad, si es un líder, tiene más repercusión que tú y quizá ser mejor que tú en tu puesto de trabajo?”

Como antes de crear una marca, hay que hacer una introspección interior importante, en el tema del talento, también.

Señores “gurús del talento” y “escuelas de negocios” sI de verdad queremos que el talento, el de verdad, queremos produzca  una verdadera transformación a través de la puesta en marcha de esos dones o talentos… en las empresas, en la vida, un máster “exprés” o un programa de talentos, liderado por “Jefes, que no es lo mismo que lideres”, que el liderazgo lo tienen “apolillado”.

Si queremos que el talento, revolucione esta sociedad, la revolución tiene que ser mucho mayor de lo que hasta ahora estamos haciendo, señores.

Ah, al igual que hay talento “bueno”, hay talento “malo”. Por mucho que te diga tu “madre o abuela” que vales para esa cosa en concreto y tras haber “quemado” todas las oportunidades, sigues en el mismo lugar de siempre…te recomiendo que vayas mirando hacia otro lugar y dejar ese talento como “hobbies” y no como “forma de vida profesional”.

Así que recuerda:

.- TODOS TENEMOS UN TALENTO O VARIOS

.- DATE LA OPORTUNIDAD DE CONVERTIR ESE TALENTO, EN TU FORMA DE VIDA. LA FELICIDAD ESTARÁ MÁS A MENUDO CONTIGO SI LO HACES.

.- Señores, liderar el talento en el siglo XXI, no es lo mismo que en los años 80, por favor.

.- QUE NADIE TE DIGA QUE NO PUEDES, SI NO LO INTENTAS.

.- CONFIAR EN TI HACE QUE TU TALENTO SE DESARROLLE MUCHO MÁS RÁPIDO.

¿Qué es para ti el talento? ¿Tienes alguno? ¿Cuál? ¿Te sientes orgulloso de él? TÚ SI QUE VALES GUAPI

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, en este enlace.

 

¡¡El método A.T.P.C.!!

“Las más crueles mentiras son frecuentemente dichas en silencio” decía Robert Stevenson

Hoy tengo el honor presentaros un método innovador que la Nasa me ha nombrado como la persona responsable en todo el mundo que lo dé a conocer.

El método se llama A.T.P.C.

¿Cuál es su significado?

A Tomar Por Culo.

Seamos claros, TODOS, alguna vez hemos dicho o hemos deseado decirlo. Mandar  a alguien o alguna situación:

A TOMAR POR CULO.

O lo peor de todo, hemos querido hacerlo y por ciento de “excusas”, no lo hacemos.

A través de este método, que podrás aplicar en todos los ámbitos de tu vida, tanto personal como profesional, tiene un propósito en concreto:

LIMITAR EN TU VIDA, TODO AQUELLO QUE SABES QUE NO TE HACE BIEN.

Sabes que no nos gusta, que nos hace mal, que no podemos con esa situación, pero como te he dicho anteriormente, por el qué dirán, por el qué pasará…. Seguimos aceptando que este en nuestra vida, para luego estar quejándonos de la vida tan “mala” que tenemos.

Pues si queremos decir con la cabeza alta, sonriendo ( aunque los demás no se lo crean o crees envidias), que estas orgulloso con tu vida, como está yendo la misma, coge papel y bolígrafo:

.– Fijar límites

Fijar límites en tu vida, no es de una persona egoísta.

Simplemente sabes lo que quieres en la misma, y todo aquello que no esté dentro de esos parámetros, lo dejas fuera.

Si no ponemos, estaremos aceptando que los demás nos puedan dominar, que sus ideas son mejores que las nuestras, que sus “buenas intenciones” nos llevarán por donde ellos quieren y no por donde nosotros sentimos que tenemos que ir.

Fijar límites, es decirte Si a ti mismo.

.– Ajustar tu sistema de detección de señales

Porque es un amigo, nuestros padres o nuestra pareja, muchas veces, esos límites, esa intimidad, esos valores, son “mancillados”. Sea quien sea, por mucha amistad, amor que tengas, si intenta superar los límites, sus “inaceptables”, RESPETATE SIEMPRE Y DI “NO SIGAS POR AHÍ, NO TE VAYAS A LLEVAR UNA SORPRESA”.

Tus límites son tus límites, y sea quien sea, los tiene que respetar. Ser un defensor acérrimo de ellos y siempre alerta.

.- Cuidado con la búsqueda de aprobación.

“¿Tú crees que hago bien poniéndole limites? ¿Tú crees que he hecho bien? ¿No me abre pasado, verdad?”.

Cuando estamos haciendo algo por 1 vez, siempre hay dudas. Y cuando hay dudas, siempre preguntamos a nuestro círculo más cercano, si estamos haciendo bien.

¿Te digo un secreto? Es falta de confianza en ti mismo, en tus posibilidades en un ámbito nuevo. Es algo normal.

Pero los demás, como tu cerebro intentaran quitarte la idea de la cabeza. Querrán que sigas siendo el de siempre, y te dejes de tonterías.

Respétate y empezarán a respetarte. Respétate y solo necesitarás tu aprobación.

.– Bajar los niveles de tolerancia

Aceptamos casi de todo.

Aceptamos que nos griten, aceptamos que nos digan lo mal que vamos vestidos, aceptamos que nos digan que se metan con nosotros, aceptamos que no nos respeten… Pero todo porque no te respetas a ti mismo.

Se un acérrimo defensor de tus límites, de tus valores y no aceptes menos, del listón que tienes.

.- No dejarte intimidar

Como te he dicho, cuando vean que dudas, te intentarán “comer la moral”. Querrán que te olvides de tus valores, que no valen la pena, que estabas mucho mejor como estabas antes.

Has tomado una decisión, y se consecuente con ella. ES TU VIDA, TU FELICIDAD, ERES TÚ. Y a quien no le guste que no mire.

.- Evolucionar.

Cuidado con las comodidades peligrosas.

Porque tengas tus limites, porque tengas tus barreras, porque sepas lo que quieres y no lo que no aguantas, no quiere decir que si al cabo del tiempo, te encuentras “sólo”, sin “amigos” con los que hablar, sigas con las mismas rutinas.

Al o mejor has hecho algo mal.

.- Mantener la elegancia

Defiende tus valores, con elegancia.

Nunca te rebajes a los niveles de las personas que te quieren intimidar o que te olvides de tus NOES.

Más vale un desprecio a tiempo que un lamento por mucho tiempo.

.- Ignorar lo inútil y reír de lo serio

Siempre he pensado que reírse de una mismo, que tomar toda situación seria con ilusión, risa, se lleva mucho mejor el camino a recorrer.

Y lo que te parezca inútil en tu vida, ignóralo. Te aseguro que no has perdido el tiempo. Ahora eres tú y no te hacen falta en tu vida. Ignora y sigue.

.- Escoger un tipo de soledad particular y disfrutarla.

Con el método A.T.P.C estás escogiéndote.

En esta vida, donde esperamos que los demás nos elijan, estamos siendo nosotros mismos, quienes nos elegimos a nosotros mismos, como 1 opción.

Será un camino duro, la gente no te entenderá y habrá momentos de soledad.

Pero una soledad beneficiosa, porque te ayudará a conocerte, a disfrutar del presente, aprender del pasado y saber qué futuro quieres a partir de ahora en tu vida.

Una soledad, que será el principio del comienzo, de tu felicidad. Te lo aseguro.

¿Has querido incorporar el método A.T.P.C alguna vez en tu vida? ¿Por qué no lo haces? ¿Cuál es el apartado que más fallas? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

#Disrupción a Jornada Completa

“Cuando dos personas realmente se preocupan por los demás, siempre van a buscar una manera de hacer que funcione, no importa lo difícil que sea”

Si quieres ser disruptivo, no hay formulas.

Fin de la historia.

Buscarás formulas para ser un “influencer” en redes sociales y te llamen todas las marcas para ir “divino de la muerte”, a la ultima o cómo te llamen para ir de conferenciante al evento de “moda” del año.

Buscamos formulas para absolutamente todo. ¿Con qué fin?

Conseguir algo, estar a la moda, parecer “cool” y que no nos haya costado ningún esfuerzo.

Y ahora parece que estamos buscando formulas para ser disruptivos.

SI BUSCAS SER DISRUPTIVO A TRAVÉS DE FORMULAS QUE TODO EL MUNDO LEE Y ESTUDIA, TE ASEGURO QUE SERÁS UNO MÁS, NO UN DISRUPTIVO.

Últimamente he visto varios artículos en los que se hablaba de la Marca Disruptiva. Una palabra “cool” que vamos a exprimir hasta la saciedad, apropiándonos del significado según nos vaya bien, y sin explicar a los demás, realmente lo que es.

Hablaban que Disrupción con un ligereza que me asombraba. Lo definían como “ un cambio brusco, súbito”. Como si la disrupción fuera pasar el café que nos quema de las manos, a un vaso con hielo. Y ya nos pudiéramos considerar disruptivos, por ese simple hecho.

¡¡NOOO!!.

Las cosas no son tan fáciles. ¿Alguien me puede decir donde está aquí el miedo del ser humano a no saber si será capaz de conseguir con lo que sueña? ¿Dónde está aquí el qué dirán al hacer algo que no estaba previsto? ¿Dónde está aquí las envidias, miedos y dedos delatores de los demás, cuando haces algo fuera de lo normal?

Ups, no se decía nada de eso, simplemente con 4 puntos, más o menos, ya te decían que podías ser titulado en “Máster en Disrupción Personal y Empresarial”.

Esto es más difícil de lo que nos quieren pintar.

Ser Disruptivo, es salirte de lo establecido, es hacer lo que nadie ha hecho ( y para eso no hace falta formulas, sólo corazón e intención), es hacer oídos sordos a aquellos te dicen que será una locura, que todos te señalaran y se reirán de ti ( que lo harán, te lo aseguro ), es luchar por lo que sueñas, es no dormir pensando cómo podrías hacerlo mejor, es luchar por tu PORQUÉ a pesar de las circunstancias…

Ser disruptivo es ser uno mismo, con sus talentos y miedos. Es ser uno mismo a pesar de lo que digan los demás.

¿Para ser uno mismo, necesitas formulas “pre-establecidas”?

¡¡NOOO!!.

Me “encantaba” como a través de dichas líneas, intentaba llevar a su terreno la Disrupción al mundo de la Marca Personal.

He estudiado durante más de 2 años, las marcas más disruptivas del mundo, al igual que la Disrupción, sólo siguen una estrategia:

SU CORAZON POR BANDERA Y SUS TRIPAS POR GPS.

Simplemente y llanamente nace y se hace una Marca. Simple y llanamente es así un Disruptivo.

Déjate de curvas de aprendizaje, déjate de publicar a cierta hora en Instagram o déjate de creer que para ser disruptivo tienes que entrar en una empresa disruptiva.

Si no te rugen las tripas ( y no por hambre) cuando tienes un reto ante ti, Si no te lanzas a él de cabeza, sin saber que nivel de agua hay  pero en definitiva lo haces , metiendo primero el dedo gordo del pie… Por muchas formulas te aprendas, siempre te ganara el miedo y acabarás haciendo lo estipulado y no lo soñado por ti.

Otro tema que me “encantó”, es que parecía que se había descubierto que podía haber en nuestra sociedad  personas disruptivas, Ya que hasta la fecha solamente se hablaba de empresas disruptivas.

Las empresas, por lo visto, se pensaban que eran entes vivos, que provocaban las cosas ellas solas. Y que yo creo sin los trabajadores no se hace nada. Las empresas no son disruptivas por si solas, sino que dentro de ellas, la disrupción es la filosofía que rige a cada uno de los integrantes.

La disrupción es mucho más allá, que una formula de 4 pasos.

Ser disruptivo sí que nos hace más felices. Doy fe de ello.

Pero tampoco es tan bonito como lo ponen, ya que al sentirnos retados y útiles, segregamos dopamina y el sentimiento de acción, es lo más “fashion” que te puede pasar.

No es por quitarte la venda de los ojos, te muestro la realidad. ¿Estás dispuesto a sentir el rechazo de mucha gente que no acepta lo que TÚ QUIERES hacer? ¿Estás dispuesto a tener miedo continuamente ya que nunca has pisado ése terreno? ¿Estás dispuesto a dudar de ti en todo momento aun a pesar de que vayas consiguiendo resultados?

Porque aunque consigas provocar un antes y después en ti, para luego ver los resultados fuera, siempre tendrás miedo.

Todas las personas que he entrevistado disruptivas, me lo decían. Sigo teniendo miedo, sigo dudando de mis capacidades, sigo viendo el rechazo de los demás, a pesar del éxito, a pesar de todos los avances.

Y eso, los artículos que hablan de una marca disruptiva, no he encontrado ninguno te lo dijera.

Así que recuerda: el miedo siempre te va a acompañar. Pero el disruptivo, se va con el miedo por el camino, no deja que lo bloquee, aprende de él.

Por favor, la disrupción no es:

.- Una formula de 4 pasos.

.- No es algo que vayas a conseguir a través de un titulo en un curso de 4 horas.

.- La disrupción no es algo “fashion”, es  simplemente coherencia

.- La disrupción no es una estrategia y luego si te he visto no me acuerdo. La disrupción son 24 horas.

La disrupción es:

.- Una filosofía de vida que vas a aplicar en tu vida personal y profesional

.- Es decirte Si y los demás que si quieren que miren. Pero tú eres así.

.- Es aceptar que siempre tendrás miedo, pero que te lo llevarás como acompañante por el camino, y no dejarás que te bloquee

.- Es provocar un antes y un después , en todo lo que ves que se puede mejorar. En TODO.

Vive un día entero haciendo lo que no esperan los demás de ti,  haciendo lo que nadie ha hecho y sentías que tenías que hacerlo,y si aún sigues queriendo ser disruptivo a pesar de lo que te hayan dicho, de lo que hayas vivido… BIENVENIDO AL CLUB.

¿Qué es para ti la disrupción? ¿Qué beneficios crees que tiene? ¿Estás preparado para sentirla?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

¡¡Whatsapp con Educación, por favor!!

El precio de la grandeza es la responsabilidad” decía Winston Churchill

Las redes sociales demuestran la personalidad de cada uno de sus integrantes.

No creas que te voy a hablar de cómo ser un gurú en Instagram, que te siga en Twitter el gurú que tanto te gusta o como llegar a 10k seguidores en Facebook, porque sinceramente, a pesar de tanto tiempo sigo sin tener idea de cómo hacerlo.

Sólo soy yo y punto. Hago lo que quiero y cuando quiero, en las mismas.

Pero SI te voy a hablar de cómo las redes sociales, demuestran de qué estamos hechos.

No voy a hablarte de los trolls ni cómo afrontar una crisis de reputación por haber puesto un Tweed que no debías haber puesto, porque tampoco sé cómo hacerlo.

Lo que quiero expresar con este post es algo que me ronda últimamente por la cabeza, que se resume en esta frase:

MENOS EMOTICONOS Y MÁS EMOCIONES.

Os comento varias situaciones que recientemente he vivido:

.- Hace unos días fue mi cumpleaños. Se agradece todas las felicitaciones que recibí. Algunas que no me esperaba, así como otras que no llegaron y que si me esperaba. Fue un día genial, muy bonito y todo precioso. Pero lanzo una pregunta al aire:

Si no llega a ser por Facebook, ¿Cuánta gente de la que te ha felicitado, lo hubiera hecho sin él?

Menos mal que el Facebook me lo ha chivado, que la verdad no me acordaba. Si no llega a ser por el Facebook se me pasa…” ¿Cuántas veces has oído o dicho tú mismo esta frase?

Se sincero, seguro que bastantes.

¿Qué demuestra? Que si no llega a ser por una app, nos olvidamos de las personas. Ya no de un día importante para ellos, sino de preguntarles como están o de cualquier cosa.  Se pasará el tiempo sin ocuparnos de ellos, como los tenemos en Facebook, no pasa nada…

Recuerda existe una opción que se llama “eliminar de tu lista de amigos”. Y normalmente lo hago con personas que pasado mucho tiempo ya no tengo ningún tipo de relación.

NUNCA DES NADA POR SUPUESTO.

AL IGUAL QUE A TU PAREJA TIENES QUE ENAMORARLA TODOS LOS DÍAS, A LOS AMIGOS, LOS DE VERDAD, TAMBIÉN.

Luego no te eches las manos a la cabeza porque esa persona no responde a tus emails o mensajes. ¡¡Quedas advertido!!.

Hace años se hizo famosa una frase que decía: “Lo que diga la rubia..” a día de hoy decimos “Lo que diga FacebookMira Facebook nos recuerda que hace 3 años nos unimos aquí

Durante mi cumpleaños, AGRADECÍ cada uno de los mensajes que recibí tanto por facebook como por Whatsapp, pero voy a ser sincero, fueron las llamadas que recibí las que más me emocionaron, las que más agradecí.

Fueron llamadas rápidas, cortas, pero con sentimiento, con ilusión de querer compartir el día con uno.

Dejamos la conciencia tranquila con un mensaje en el muro, con un mensaje en Whatsapp. Pensamos que “ya hemos quedado bien” en su día y podemos seguir orientados hacia nuestros intereses.

¿Dónde está el “ocuparnos” de verdad por la persona? Hemos pasado de las cartas, de las llamadas, de los abrazos, a un mensaje en Facebook, que me cuesta menos tiempo,  le pongo algún emoticono chulo y “a otra cosa mariposa”.

Las redes sociales, cada vez más, demuestran las mascaras con las que nos movemos en el día a día.

Ayer mismo, había quedado con una persona. Llevaba tiempo queriendo quedar conmigo. A día de hoy, no sé para qué quería quedar. Os cuento.

Tras 30 minutos de retraso, varios mensajes y llamada, recordándole que habíamos quedado y si iba a aparecer…a los 40 minutos, me manda un Whastsapp diciéndome que le había surgido una “historia” y que perdonara.

La verdad, quizá le hubiera podido surgir algo. ¿Pero no ha podido avisar antes? ¿Ni un mensaje de Whatsapp? ¿Ni un mensaje de voz? ¿No tenemos ni 10 segundos para quedar bien con la otra persona? Quizá no, todo es posible.

Pero lo que demostró que usamos como escudo las redes. NI se digno con una simple llamada a pedir disculpas, ni proponer otra fecha.

Yo no soy quien para dar perdones a los demás, pero si me demostró, que con un simple mensaje creemos que ya está todo hecho. Como “YO YA TE HE DICHO TODO, AHORA DEPENDE DE TI, CREERME O NO…” No quiero que se arrastren por mí, pero si me parecía de educación una llamada y decir, “mira lo siento, paso esto y por favor, volvamos a quedar de nuevo (si de verdad era tan importante)”.

Si estuviera esperando, antes me tocaba la primitiva, que acabase recibiendo esa llamada.

Por no contar los mensajes que he recibido proponiéndome dar una conferencia o presentar “Liderazgo Canalla” en diferentes lugares. Todo por Whatsapp, ni una llamada ni media. Cuando pedía me llamaran para comentar la organización, me contestaban o “no tengo tiempo, ya me dirás” o se difuminaba la petición lanzada esperando dicha llamada.

NO SOMOS UN NÚMERO MÁS EN FACEBOOK O WHATSAPP, SOMOS PERSONAS.

¿Qué nos demuestra estas actitudes y las redes sociales?

.- Quien nos importa lo demostramos de verdad, no a través de mensajes bonito y espectaculares

.- Nos llega más una llamada, un abrazo o un café de 10 minutos, que un “A ver si tengo tiempo y quedamos”.

.- Como escribía hace unos días, no me creo las razones y si las acciones.

.- El mejor “muro” en el que puedes escribir, es en el de su corazón de la persona que tienes delante.

Las redes están muy bien, puedes vender a través de ellas a todo el mundo, pueden pedirte pedidos de lugares recónditos para ti, unirte a personas que tenías repartidas por todo el mundo… SI ESTÁN GENIAL.

Pero primero:

.- MIREMOS A LOS OJOS DE LA GENTE QUE ES ASÍ COMO SE DEMUESTRA TODO. NO POR MUCHOS SEGUIDORES, TITULOS O TARJETAS DE VISITAS, TE VOY A QUERER MÁS.

.- SE PILLA ANTES A UN MENTIROSO QUE A UN COJO, Y TE ASEGURO QUE SERÁ UN LEGADO QUE NO PODRÁS QUITARTE DE ENCIMA UNA VEZ OCURRIDO.

.- QUE LA HIPERCONECTIVIDAD SE BASE EN EMOCIONES, NO EN MASCARAS.

¿Cuántos mensajes has mandado hoy “por quedar bien”? ¿Qué llamada o visita no has hecho por pereza? ¿Qué te hace más ilusión, un emoticono o un abrazo?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde a través de este enlace.