¡¡Todos somos yonkis de algo!!

Photo by fotografierende on Pexels.com

“La adicción comienza con la esperanza de que algo “allá afuera” pueda llenar instantáneamente el vacío interior” decía Jean Kilbourne.

Somos una sociedad hipocrita.

Nos tiramos los pelos, aplaudimos y nos lamentamos, compadecemos cuando alguien expresa en medios de comunicación que tiene una adicción a algo.

La miramos con “ojos de cordero degollado” y deseamos que su recuperación sea pronto.

Pero mientras tanto, si le preguntas a alguien: ¿A qué es adicto?. Seguro que la respuesta suele empezar con algo parecido así:

“¿Yo? A nada…”

Una reflexión que me ha hecho pensar, que TODOS somos adictos a algo en la vida.

Y no estoy hablando a no esperar a que la cuenta atrás de la plataforma digital termine cuando estamos enganchados al último capitulo de tu serie favorita. De eso no estoy hablando.

A todos nos ha pasado eso alguna vez. Pero yo estoy hablando de eso de lo que crees que no estás enganchando, lo que los demás te lo dirían y responderías: “¿YO? Imposible.” O aquella cosa que lo sabes y te da miedo reconocer en público.

Os pongo varios ejemplos:

.- Persona que solo quiere que aumente sus seguidores en redes sociales. Recomendando que todas acciones que se realicen sean a través de dicha red, como así lo exige.

.- Persona que solo acepta entrevistas si a cambio ve un retorno. Si no las rechaza gustosamente.

.- Persona que cuando rechazan la propuesta a sus ideas, ya se han olvidado para siempre de la otra persona.

.- Personas que están enganchados a tener pareja. Olvidándose completamente de personas que han estado en su vida durante años, solo por su felicidad “eventual”.

.- Personas que tienen pareja por “aparentar” pero están enganchados a la infidelidad a pesar de tener pareja “feliz”.

Yo siempre lo he dicho y lo reconozco, fui un yonqui haciendo lo que me decían los demás, para “sentirme parte del grupo”.

¿Y tú?

Porqué todo los somos en algo.

Adictos a que nos aplaudan por lo que hagamos , a la repercusión por el método que sea en redes sociales, a estar rodeado de gente a pesar que nos sintamos solos, como decía en un post anterior, al morbo que nos pillen manteniendo otra relación extra-conyugal, adictos a tener pareja por miedo a la soledad… O la peor de las adicciones para mí, no hacer lo que quieres hacer, no vayan a pensar algo los demás..

Todos somos adictos a algo. Otra cosa totalmente diferente es que queramos reconocerlo.

Y sobre todo porque estamos en una sociedad, en el que parece que reconocer algo, es darle poder a los demás sobre nosotros mismos. Cuando en realidad es al contrario. Nos estamos dando poder a nosotros mismos.

¿Por qué somos adictos a este tipo de situaciones?

Porque tenemos miedo a reconocernos delante de un espejo.

A reconocer que no somos felices con esa pareja, pero por las apariencias, hay que seguir manteniendo la “mentira”.

A reconocer que seguramente seríamos más felices haciendo otra cosa, que no estirando el “chicle” de la profesión de moda que tenemos

A reconocer que no somos la persona que aparentamos ser delante de los demás y lo único que hacemos es quererlos tener “controlados” para que no se den cuenta que no somos quienes aparentamos ser.

A reconocer que somos unas personas envidiosas y lo que realmente hacemos, es mentir a los demás para que no se vayan con otras personas de la “competencia”.

Hay un mundo “sórdido” de adicciones, que lo único que nos provoca es daño. En algunos casos daño físico, pero en otros , provoca una disonancia entre quienes aparentamos ser y quienes somos de verdad.

Te puedo decir muchas cosas, te puedo dar tips, pero realmente si tú no quieres cambiar la vida, que sabes que estas llevando y que te hace llorar por las noches cuando nadie te ve, ¿Qué puedo decirte yo?

¡¡NADA!!.

Pero si quieres una recomendación,

¡¡A LARGO PLAZO TE HARÁ MÁS DAÑO LO QUE A CORTO PLAZO TE ESTÁ DANDO “BENEFICIOS!!.

¿Y tú de qué eres yonqui?

¿Te has sentido solo a pesar de estar rodeado de gente?

Photo by Gelatin on Pexels.com

“Una persona puede sentirse sola, aunque la quiera mucha gente” decía Ana Frank

David, ¿Te has sentido solo a pesar de estar rodeado de gente?”.

Una pregunta que me hacían hace unos días y a la que respondí rápidamente: “Si”.

Si me he sentido muy solo a pesar de estar rodeado de gente. Si me he sentido en el más absoluto vacío a pesar de estar en un evento en el que se trataba de reírse, pasarlo bien y disfrutar.

SI ME HE SENTIDO MUY SOLO AUNQUE ESTUVIERA RODEADO DE MUCHA GENTE A MI ALREDEDOR.

¿Y por qué?

Los demás no tenían nada que ver. NO lo echemos la culpa a los demás. No les exijamos que nos entiendan, que sepa que nos pasa, porque en esos momentos no sabemos ni nosotros mismos lo que nos ocurre. No entendemos el motivo estamos como estamos cuando tendríamos que estar riéndonos con los amigos, comentando el último novio de la amiga o cantar a grito pelado la última canción de tu grupo favorito.

Ni ellos saben qué les pasa a ellos mismos, como para saber qué es lo que te pasa a ti.

Así que déjate de “pajas mentales” que los demás no tienen la culpa.

EL RESPONSABLE ERES TÚ.

La respuesta no está en el exterior de tu situación, está dentro de ti.

Cada día oigo más a personas que me dicen “Es que por no estar sola me he puesto a salir con este chico… Es que no sé estar solo en casa, hago lo que sea… Es que quiero a alguien con quien compartirme, la casa me viene muy grande…”

¿Qué estamos haciendo?

Lo que sea para no escucharnos, para olvidar lo que nos “come” la mente, para creer que somos unas personas normales que a cierta edad ya tenemos pareja y ya estamos buscando un hijo , no vayan a pensar que somos “raros” o que solo el % de la sociedad que hemos nacido para “vestir santos”.

No me he casado ni tampoco he tenido hijos, que yo sepa, pero si reconozco que alguna tontería hice para no sentirme solo, aunque luego así me sintiera, absolutamente solo a pesar de estar rodeado de gente.

A unos les da por tener pareja aunque no sientan nada por ella, a otros por tener un hijo para “mantener” la relación, pero a otros por las drogas o el alcohol.. O quizá llegado el caso, por cosas peores.

Y a pesar de hacer cosas para no sentirse solo y así creer que ya eras feliz, o lo que decían que era la felicidad, ese sentimiento de soledad no se iba.

Mientras no seas consciente que haciendo lo que estás haciendo, no vas a encontrar resultados diferentes, resultados que te ayuden a solucionar lo que te pasa, si es lo que quieres, ya puedes seguir haciendo el “tonto” que seguirás sintiéndote igual cuando llegues a casa, es decir, tonto.

Creo que el método es sencillo y aplicable a muchas personas:

TIENES QUE HACER RESPONSABLE DE TU VIDA.

Déjate de usar placebos para ver si esas “ralladuras” de la cabeza se van. NO SE IRÁN HASTA QUE NO TE HAGAS RESPONSABLE DE TU VIDA.

Quizá has seguido la corriente para no sentirte solo. Has hecho lo que hacían los demás, para sentirte parte del grupo y te hicieran participe de sus cosas. Y ahora te estás dando cuenta, que esas cosas no te llenan. Y si a eso le añades que a ciertas edades si no tienes pareja ya , eres el soltero del grupo, la desesperación que causa esa soledad, ya es más que acuciante si no te has aceptado antes a ti mismo.

¿Qué nos pasa?

QUÉ TODAVÍA NO TE HAS ACEPTADO, CON TUS PROS Y TUS CONTRAS.

Te has dejado llevar por el qué dirán, por la moda, por el grupo… y a pesar de estar rodeado de gente, te sientes solo. ¿Por qué?

Porqué estás en un lugar que no es el tuyo, por mucho que intentes encajar, por mucho que intentes ir una y otra vez esperando que una vez ya se te vaya ese sentimiento de soledad, de tristeza, cuando vuelves a casa…

TIENES QUE EMPEZAR A SER TÚ MISMO.

Y todo ello empieza por aceptarte, reconocerte, quererte por encima de todas las cosas…Porqué lo único que has hecho hasta la fecha, ha sido tapar quien eras, para que los demás te aceptasen. No has dicho lo que pensabas no fuera a ser que te mirasen raro, no has sido tú y es lo que te pasa, que no te entiendes ni tú.

ESCÚCHATE.

A lo mejor cuando empieces a poner el puño sobre la mesa, ya dejarás de salir con esa panda de amigos que en el fondo no soportas. A lo mejor dejarás de hacer siempre lo mismo cuando tú sabes que hay otras cosas que se pueden y no siempre lo mismo día tras días. A lo mejor empiezas a probar cosas diferentes que tus “amigos” no aceptarían , pero son las que te hacen realmente feliz a ti… Y con el paso del tiempo empieza a asomarse una sonrisa en tu boca.

A lo mejor empiezas a darte cuenta que la vida es una y no se trata de seguir lo que digan los demás, sino lo que sientes tú. ¿Qué te podrás confundir? Desde luego, pero seguro que estarás desarrollándote mucho más que esas personas con las que no te sentías feliz.

El camino será duro, seguro que dejarás atrás cosas que llevaban muchos años contigo. Ya no escucharás con tanta devoción a ciertas personas o quizá hasta dejarás una profesión que realmente no te llenaba, por otra que has descubierto que si.

Te lo aseguro, si es fácil, es que estas siguiendo otra moda para aplacar tu soledad. Si pica, si molesta, si dudas, si lloras si sientes incertidumbre, vas por buen camino…

No nos han enseñado a gestionar nuestras emociones y ni mucho menos a empoderarnos.

Y luego pasa lo que pasa, que no sabes qué te ocurre, pero a pesar de estar rodeado de gente, te sientes solo.

Y todo es porqué aún no sabes quien eres o si lo sabes, te da miedo dar ese paso adelante y disfrutar de ti mismo.

Antes, durante y después de la pandemía, uno de los problemas que más sufre la gente es la soledad.

Ya no solo el tener o no pareja, sino el sentirse solo, el creer que no hay nadie en el que apoyarte, en el que contarle qué te pasa, cómo ves las cosas,… La gente está muy necesitada de un abrazo, de que no se la juzgue, pero sobre todo que se la escuche.

Y estamos en una sociedad en la que vamos a nuestros intereses, en la que prima más el aparentar que el expresarse sin miedo. En la que si nos dicen algo que no queremos escuchar, saltamos a la primera, dejando amistades de muchos años. En la que gana el que aparenta felicidad, éxito y amor; pero no el que es

Si gestionáramos mejor nuestras emociones, nos daríamos cuenta que detrás de tanto grito, enfados, hay una falta de compresión entre nosotros mismos. No sabemos comunicarnos. Y si no sabemos comunicarnos entre nosotros, ¿VAMOS A SABER QUÉ NOS PASA A NOSOTROS? No, por eso decidimos seguir lo que nos da resultado inmediato, lo que nos da un placebo que creemos que es felicidad.

Si realmente dijéramos me siento solo a pesar de estar rodeado, veríamos que el número de personas que así lo expresan, nos asombraría y por mucho.

Como bien dice Margarita Álvarez, la recuperación social empezará cuando empecemos a recuperar gente, mientras tanto, lo único que haremos es repetir los mismos errores de siempre. Y tenemos que empezar por aquellas personas que en silencio, no expresan lo que sienten, estamos perdiendo sus talentos y ellos su felicidad.

Siempre que oía esta frase “Nacemos y morimos solos. El único que te acompañara siempre durante este viaje llamado vida, eres tú mismo” Pensaba que era muy happy flower. Pero es la puta realidad.

Escúchate, compréndete, quiérete, porque el único que estará siempre ahí y el que te tiene que proporcionar seguridad, cariño y felicidad, ERES TÚ, NO LO DEMÁS.

Nunca te sentirás solo si estás a gusto contigo mismo.

¿Y TÚ TE SIENTES SOLO A PESAR DE ESTAR ACOMPAÑADO? ¿CUÁL CREES QUE ES LA CAUSA?

Pedro Baños: “Cada vez menos, el pensamiento será nuestro”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con..” es un placer presentar a Pedro Baños.

Cuando vemos en los medios de comunicación, que hay técnicas para controlar nuestras emociones, pensamos que a nosotros no nos pasará, que sabemos lo que queremos, que hacemos lo que nosotros queremos sin la necesidad de que Google o un gurú nos los diga.

¡¡ESTAMOS MUY CONFUNDIDOS!!.

Hace unos días tuve el placer de hablar con Pedro Baños, para hablar sobre el último de sus bestseller “El dominio mental. La Geopolítica de la Mente”.

Leer y hablar con Pedro que habitualmente lo podemos ver en 4º Milenio, es estar siempre con los ojos abiertos ante las diferentes técnicas que utiliza el poder político y empresarial para condicionar el criterio de sus ciudadanos y clientes.

No queremos darnos cuenta, pero las grandes guerras han desaparecido, ahora se harán a través de la economía o en el ciberespacio, pero a nosotros nos importa más otros temas, que no lo que realmente importa a nuestro presente y sobre todo futuro.

Una conversación en la que hablamos temas con enjundia que es lo que realmente nos debería importar y no algunos temas que más bien los utilizamos para no ver la realidad.

Podéis conocer más el trabajo de Pedro, a través de su Web, en Linkedin o Twitter.

Yo quería saber si el dominio mental que estamos viviendo, viene determinado por la sociedad del entretenimiento que vivimos, diciéndome Pedro, “Es parte. El dominio mental se consigue de muchas maneras para controlar personas y sociedades. Y una de esas formulas es la sobresaturación del entretenimiento. Un entretenimiento que todas personas tienen derecho a él después de una jornada de trabajo. Pero estamos hablando de un entretenimiento que se convierte masivo. Hay muchísimas personas que pasan muchas horas sumergido en él. Pero además es un entretenimiento totalmente estéril, ya que no te perfecciona como persona, no te deja adquirir conocimientos. Y solamente has perdido el tiempo. Y lo estamos viendo de forma muy clara que es lo que mejor funciona. Pero además al no formar a la personas , permite que exista un gran desconocimiento sobre lo que está pasando . Y al estar distraídos no se preocupan por aquellos problemas de los que tenemos ahora mismo y los que se nos avecinan. Son personas que viven en una inopia creada artificialmente o digitalmente, en el momento actual

Somos una sociedad que estamos buscando constantemente la felicidad. Pero con lo que estamos viviendo de las Fake News, ¿Uniremos a esa búsqueda la de la libertad, también? ” La libertad la estamos perdiendo, de forma muy clara. Uno de los síntomas que nos va a dejar esta pandemia es esa perdida de derechos y libertades. Y aunque aquí se acusen unos paises a otros, es algo que estamos viendo todos los días. Por ejemplo lo estamos viendo con el pasaporte Covid, las aplicaciones contra la Covid…Hay muchas formulas que se van a perpetuar al igual que pasó con los atentados del 11 de septiembre, con cosas que nos parecían imposibles que iban a hacer a los ciudadanos, son temas que 20 años después son plenamente vigentes. La perdida de la libertad es manifiesta. En unos casos con nuestra complacencia, ya que perdemos intimidad y privacidad. Algo que sustituimos por comodidad, pasividad, pareciendo que todos nos da igual. Pero no solamente en el ámbito personal, sino también en el ámbito político, como en todo los demás. Como digo en el libro, hemos entrado en un estado de resignación en el que parece que nada nos afecta, nos importa… Es una expresión de haber entregado todos nos derechos y libertades a las elites políticas y económicas mundiales”.

Nos echábamos las manos a la cabeza pensando que hubiera familias en Cataluña que no se hablasen por temas de política. Pero si echáramos la vista atrás, seguro que en muchas familias de todo el mundo, gracias a la polarización que se está creando, también está ocurriendo cosas así. ¿O es qué puedes hablar con todos tus amigos de política o religión? “No tengas ninguna duda que es algo intencionado, David. Tú piensa que si consiguen lo que han conseguido, pero no solamente en Europa, sino también en los Usa, el fragmentarnos, dividirnos…lo que sucede que la sociedad en su conjunto no somos capaces de reaccionar ante los desmanes que vemos por parte de nuestras elites, que escandalo tras escandalo parece que no nos afecta, aunque estén jugando con nuestras vidas. ¿En qué nos hemos convertido con esta situación? En hooligans políticos. Un hooligan es una persona que están tan fanatizada con su partido que haga lo que haga hay que defenderlos e incluso con agresiones físicas, haciendo creer que los del equipo contrario, siempre serán malos. Situaciones que vemos en el futbol. Pues aquí pasa igual, nos están fanatizando de tal manera o lo están intentando, para que todo aquello que cometan aquellos que nos han dicho que son los nuestros, ellos tienen derecho de pernada, no pasa absolutamente nada. Solo tenemos que criticar algo que hacen los demás, aunque sea algo bueno para todos. Algo que vemos todos los días en los debates de televisión, a través de personas teóricamente bien formadas, inteligentes que justifican acciones que son totalmente execrables, que una persona con un poco de sentido común se daría cuenta que es totalmente imposible de defender. Pero como hemos entrado en ese hooliganismo, observamos a personas que son capaces de justificar absolutamente todo, incluso las cosas más condenables.”

Viendo documentales que hablan sobre la anatomía de la verdad, del pensamiento critico, que últimamente hay en cualquier plataforma que te imagines, Pedro nos dice “Todo estoy hay que relacionarlo con la educación. Por mucho que diga la gente, hay dos tipos de educación. Una, que es la que recibe la inmensa mayoría, que yo me atrevo decir deficiente. Pero no solamente hablamos de la educación básica, sino también de la universitaria. En dichos casos, estás creando personas frustradas, que les has hecho creer que con dicha educación podrán desenvolverse personal y profesionalmente. Estas personas no van a trabajar nunca o en condiciones muy deficientes en aquello para lo que se han preparado. Pero por otro lado, tienes una educación elitista, que no se forma para servir al sistema en el perfil bajo, sino para que sean los que lideren el sistema. Esas personas si que tienen un espíritu critico, no dejándose llevar por todo tipo de aparatos electrónicos. Siendo el resto de la formación, esté ausente ese pensamiento critico. Y la razón es muy sencilla, ya que si tuviéramos una población donde la inmensa mayoría de la misma tuviera ese espíritu critico y además lo manifestase, no pasarían los desmanes que están pasando. Yo siempre el mismo ejemplo, en Francia, enseñan el espíritu revolucionario, cuando aquí en España lo que se enseña es a ser sumiso, con ejemplos que todos conocemos en los que se false hasta la historia de Europa. ¿Todo esto que significa? Que no se está fomentando un espíritu critico de una forma intencionada, ya que permite a las elites cuando llegan al poder, hacer a su antojo y capricho sin que haya una reacción popular. Es que todos los días nos desayunamos con un nuevo escándalo, pero parece que ya nos hemos acostumbrado a ellos. Lo que pasa es que están jugando con soberanía popular, esa que nos han dicho que debería llevar las riendas del país, viendo que lo que votamos en las urnas luego se manifiesta muy poco. Todo esto es intencionado, ni mucho menos pensemos que es por azar”.

Estamos en una 4 ola y caminas por cualquier ciudad, con la sensación tras ver a la gente, que parece que no hubiera pasado nada. “Cada CC.AA tira para un lado. El Gobierno cuando quiere es absolutamente pasivo o intervencionista. Pero es el enfrentamiento entre grupos políticos que lo tendrían que estar haciendo es determinar cómo satisfacer las necesidades de los seres humanos. Y lo que percibimos en Europa en general, es que los políticos están a su propia supervivencia, la supervivencia de su grupo político y luego ya si cabe ya veremos a ver si hacen algo por los ciudadanos. Algo que vemos todos los días. Y hasta en cierta manera es comprensible, ya que están envueltos en escándalos todos, que cuando llegan a su despacho, siendo todas las personas egoístas, solo piensan en cómo van a seguir aguantándose en la silla. Esa es la autentica realidad. Bastante tienen para ellos como para hacer planes para ver qué va a pasar, por ejemplo en 10 años, si ni ellos saben dónde van a estar mañana o dentro de 2 años. Algo que es perjudicial para la democracia, pero también para los ciudadanos”.

Hablamos mucho, ¿Pero realmente queremos saber la verdad de lo que está ocurriendo? “Es que tampoco presionamos para saber la verdad. Hasta la comisión de la OMS que fue a China para determinar el origen de la pandemia, tampoco nos ha dado una respuesta clara. No sabemos nada en concreto pero lo peor de todo que estamos en un momento que como si no nos importase. Casi estamos haciendo un acto de fe, deseando que funcionen las vacunas y todo pase. Pero lo dicho, no somos exigentes . Hay gente que no ha entendido que las elites políticas están a nuestro servicio y no al revés. Ya que somos nosotros quienes les pagamos el sueldo. Tenemos que buscar formulas para aquellas personas que incumplan reiteradamente el compromiso que han tenido con los ciudadanos. Aceptamos ya con pasividad que no cumplan con los programas electorales, falseen los CV.. nos da todo igual. Los seres humanos también somos responsables, ya que nos distraemos con temas intrascendentes o con el sexo de los ángeles, no enfocándonos en lo que realmente importa. Si se estudiasen ya no solo la situación sanitaria, sino también la económica que nos espera, sería para echarse a llorar. Sin embargo ves a economistas de prestigio que tienen que agradar al poder, contando una serie de cosas que lo único que están haciendo es falsear la información. Pero mientras tanto en el Congreso de los diputados no se hablan de temas que son la verdad enjundia que tendríamos que ocuparnos de ellos, cuando lo único que vemos son las peleas dialécticas entre partidos políticos, que ya se ha convertido en un espectáculo bochornoso”.

Es una sociedad en la que búsqueda de la felicidad, es una misión indispensable, ¿En qué nos estamos convirtiendo? “David, es otra argucia. Claro que hay libros que hacen bien a las personas. Antes las personas encontraban el consuelo en las religiones, ahora lo hacen en estas nuevas religiones. Mis libros son de ayuda colectiva, no de autoayuda. Ya que estoy totalmente en contra de aquellos que dicen que solamente pensando en algo positivo, solamente pensando en ello, ya se va a materializar. La vida no es así. Hay que trabajar, es más dura, luchar, pelear… Claro que debes tener unas metas claras, pero debes pelear por ellas. No con pensar en ellas y tumbarte en la cama , ya se producirá. Esto también es una manera de tener engañada a la gente.

Y tras estudiar mucho la creatividad, veía que no se hablaba mucho de ella, porque uno de los beneficios de la misma es que empodera a la persona, les hace pensar por si misma, algo que tenía ganas de preguntarle a Pedro, y me respondió así “Tradicionalmente quien ha ostentado el poder, no le gustan las iniciativas de los de abajo ya que pueden demostrar que son más inteligentes que ellos. Yo no me cansaré de decir que saldremos adelante por lo maravilloso pueblo español que somos. Y una de nuestras características es que somos un pueblo imaginativo, creativo, capaz de encontrar soluciones hasta en la situaciones más penosas. Pero es que se está matando esa creatividad. Ya que por mucho que digan que hay inversión en innovación lo cierto que no es verdad. A día de hoy seguimos viendo como científicas maravillosas salen en televisión exponiendo el mísero sueldo que están ganando. Ya no solo es que ganen poco, sino que su creatividad queda constreñida ya que no tienen medios para desarrollarla . Y lamentablemente otros paises o multinacionales se aprovechan de nuestra creatividad”.

Y para terminar, quería preguntarle, ¿El pensamiento será nuestro algún día? “Pues cada vez menos, David. Porque como bien sabes, todos los avances en el plano cerebral y mental, nos van a llevar a un pensamiento totalmente transparente y totalmente manipulable. Pero hasta Elon Musk ha dicho que implementado chips en primates, que con esos pensamientos son capaces de mover aparatos electrónicos. Lo que nos dice que ese aparato nos tiene que estar leyendo el pensamiento sino no funcionaría. O como el ejercito de Usa está haciendo proyectos para borrar e implementar otros recuerdos en los soldados que vienen traumatizados que vienen de guerras o conflictos. Cada vez los pensamientos van a ser menos nuestros. Que ya no podamos opinar libremente, pero ya que no podamos pensar libremente, es algo ya terrible. Pero David, tengo que decirte que es el camino hacia donde vamos. Que aunque la tecnología este avanzando y ayude a curar enfermedades, pero también sabemos que la tecnología se ha utilizado para el mal o el dominio de las poblaciones. Y como nunca, la tecnología lo permite actualmente.”

Un nuevo virus: ¡¡LA NOSTALGIA!!

Photo by Kat Jayne on Pexels.com

La nostalgia es un baúl que está lleno de recuerdos” decía Danne Vega

Han pasado 365 días desde que nos dijeron por televisión que nos teníamos que confiar en casa.

Y cada día creo más que un nuevo virus está afectando a la sociedad, LA NOSTALGIA.

Acabo de ver como un “gurú” de la felicidad, ponía en sus redes sociales un mensaje en el que pedía a sus seguidores, ¿Qué echas de menos de antes de la pandemia?.

Una persona que promulga en el vivir en el presente, el aceptar la situación que estemos viviendo, nos estaba diciendo que recordáramos cuando creíamos que éramos más felices y lo trajéramos al presente.

¿NO ES ESO UNA APOLOGIA DE LA NOSTALGIA?

Pero los medios de comunicación hacen lo mismo una y otra vez.

Recordándonos cómo era la vida antes del confinamiento, cómo era cuando nos íbamos de vacaciones o podíamos salir de nuestras ciudades.

Una cosa es la historia, recordar el pasado, pero otra cosa totalmente es no aprender de él.

Porque parece que no hemos aprendido, pero no solamente en esta situación, sino en todas.

Pensamos que éramos más felices cuando teníamos pareja y habíamos conseguido lo que los demás consideran como felicidad. Pensamos que éramos más felices, cuando nuestro puesto de trabajo nos daba un status ante los demás. Pensamos que éramos más felices cuando subíamos fotos en redes sociales cuando íbamos a eventos o estábamos de fiesta, para que vieran los demás que bien nos iba la vida y con quien nos juntábamos.

Se habla mucho de vivir en el presente, pero somos seres que añoramos con nostalgia momentos en los que pensamos que éramos realmente felices, cuando creíamos que las cosas nos iban realmente bien.

EL presente nos importa una mierda cuando sentimos y nos lamentamos que hemos perdido momentos en los que estábamos siendo realmente felices, en los que no había problemas.

Y mientras nos quejamos, lamentamos y preguntamos: ¿Por qué leches me pasa esto a mí y no le pasa al vecino del 2?, la vida se nos está yendo de las manos.

Y odiamos el presente, porque no somos lo que éramos antes, principalmente para los demás. Hablarán de nosotros, dirán que hemos perdido todo ese “encanto” que teníamos, que ya no somos tan “guay”. Y eso nos da miedo. Que los demás nos vean menos de lo que éramos.

¡¡Nos importa más lo que digan los demás que lo que realmente nos pasa y cómo debemos afrontarlo!!.

Y cada vez más, veo a la gente hablando desde la nostalgia. Y la nostalgia lo único que te hace es ponerte una venda en los ojos, no queriendo ver lo único que tienes delante de ti, EL PRESENTE, EL AHORA o cómo quieras llamarlo.

Pero no solamente tenemos nostalgia a momentos en los que creíamos que éramos felices o que teníamos la vida resulta. Nostalgia con volver a momentos en los que perdimos la oportunidad con el trabajo de nuestros sueños, de dar un paso adelante hacia nuestras metas, de decir lo que sentíamos de verdad a esa persona… Y por miedo, por lo que fuera, no lo hicimos.

Esa nostalgia nos hace repetir una y otra vez lo que hubiéramos hecho, cómo se lo hubiéramos dicho…Pero sobre todo, nos hace flagelarnos en el dolor de un momento perdido para alcanzar nuestra felicidad.

Y te lo vuelvo a repetir, mientras tanto sigues con una venda en los ojos, no queriendo ver lo que tienes en el presente.

La nostalgia solo hace más que joderte la vida.

Esa oportunidad pasó, quizá esa persona ya no volverá y ese puesto que añoraba, ya desapareció con tu marcha.

¿Qué muestra la nostalgia?

QUe nos queremos aceptar el presente. No queremos aceptar las normas que están en ese momento, que no nos podemos abrazar, que no podemos salir de nuestra ciudad, pero sobre…QUE LOS TIEMPOS CAMBIAN Y LA VIDA AVANZA.

En vez de agradecer todo lo que has pasado, lo que has aprendido de la experiencia, de lo que te has dado cuenta de lo que eres capaz, de aceptarte, de tener una relación con tus emociones…NOS QUEJAMOS QUE TIEMPOS PASADOS YA NO VOLVERÁN.

No importa el presente, queremos que vuelva el pasado.

Se llame pandemia, crisis profesional o lo que se llame, el ser humano que se adapte más rapido a la situación presente, es el que siempre sale ganando. Pero no, estamos haciendo una oda constante a la nostalgia, a tiempos pasados y recordándolos con imágenes, para que no se nos olvide que felices éramos.

Con la nostalgia también se habla de otra palabra contrapuesta, la resiliencia.

Queremos salir adelante pero añoramos el pasado. Queremos ser creativos, pero queremos que vuelva la rutina de antes en la que no pensaba nada. Queremos ser felices y abrazarnos con los demás, pero no aguantamos las recomendaciones que nos dan para no contagiarnos.

¿En qué quedamos?

Qué solamente hay una solución:

VIVIR EN EL PRESENTE, SABIENDO QUE EL PASADO ES EL MEJOR MAESTRO QUE PODEMOS TENER EN EL UNICO MOMENTO QUE EXISTE, EL AHORA.

¿La nostalgia te invade o vives en el ahora?

¡¡La única solución contra la incertidumbre!!

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

El futuro es incierto…pero esta incertidumbre está en el corazón mismo de la creatividad humana” decía Iliya Prigogine

La única herramienta contra la incertidumbre es LA CREATIVIDAD.

Cuando sabías que tenias que hacer cosas diferentes para encontrar un trabajo, ¿Qué pusiste en marcha? TU CREATIVIDAD.

Cuando sabías que tenías que llamar la atención de esa persona que te tenía loco, ¿Qué pusiste en marcha? TU CREATIVIDAD.

Cuando sabías que si querias superar ese reto que tenías delante de ti, tenías que hacer cosas diferentes a las hechas hasta la fecha, ¿Qué pusiste en marcha? TU CREATIVIDAD.

Deja de pensar en las circunstancias, deja de pensar que seguro que pronto las cosas pasan y que volveremos a la “normalidad”, PORQUE ESO YA NUNCA PASARÁ. Deja de pensar que en Semana Santa , volveremos a viajar, PORQUE QUIZÁ ESO NO PASE. Deja de pensar que tu trabajo repetitivo y seguramente “ideal” para que sea reemplazado por una maquina que lo haga mucho mejor que tú, no será sustituido por ninguna máquina con nombre chino, PORQUÉ ESO SI VA A PASAR.

A día de hoy, la incertidumbre se ha instalado en nuestras vida. Bueno , siempre ha estado. Lo que pasa es que creíamos que tener la agenda llena de lunes a domingo, era tener a nuestra disposición el destino. La realidad, que estábamos viviendo en una mentira continua.

Todo es incertidumbre. No sabes cuando vas a irte al otro barrio. Si tu pareja te está poniendo los cuernos aunque te haya declarado amor eterno o ese amigo que dice que eres muy importante para él, por detrás te está poniendo a caldo.

NADA ES SEGURO Y TODO ES INCERTIDUMBRE. Lo que ocurre, que creer que saber qué tenemos que hacer en las próximas horas, que tenemos una persona en casa esperándonos para no sentirnos solos o que tenemos muchos seguidores en redes sociales (comprados), nos da seguridad, estabilidad, confianza, tranquilidad…

ERROR.

Luego pasa lo que pasa, que nos echamos las manos a la cabeza lamentándonos por algo que creíamos que ya teníamos seguro.

NO HAY NADA SEGURO EN LA VIDA, TE GUSTE O NO TE GUSTE.

Y no estoy siendo un cenizo ni pesimista, pero lo único cierto que hay en la vida es que un día todos la vamos a palmar. Mientras tanto, lo demás, es pura incertidumbre.

Y ante la incertidumbre, la única herramienta que da un poco de certidumbre, es la CREATIVIDAD.

Cuando tuviste que crear algo diferente para llamar la atención de esa persona que te volvía loco, no creías que era necesario ser como Ferrán Adría o como Steve Jobs en cuestión a la creatividad. Pusiste en marcha tu maquinaria mental, fuiste curioso, preguntaste, te pusiste en modo acción y desde tu visión de las cosas, quizá sorprendiste a esa persona y a día de hoy hasta es tu pareja.

Por lo tanto:

.- No hace falta ser Ferrán Adrià, para poner en marcha tu creatividad. Incluso hasta fuiste más creativo de lo que hubiera sido Ferrán en tu misma situación. Por lo tanto no te compares con nadie, tu creatividad es tuya. Y eso te hace único.

.- No hace falta ser un genio para tener ideas. A lo largo del día todos tenemos ideas. Pero cuando vivimos en momentos de certidumbre , pensamos que son ideas locas. Cuando son momentos de incertidumbre, ya no las vemos tan locas.

.- La creatividad no hace falta un método estandarizado para aprenderla, aplicarla y que de resultados. Es un proceso de prueba y error. Y eso lo has hecho siempre, “Si no es por aquí , vamos a probar por el otro lado..” Por lo tanto, creas cuando haces, no cuando esperas a que estén las circunstancias a tu disposición para ponerte en marcha.

.- Siempre has sido creativo. Ahora mismo estarás siendo creativo. Quizá estés pensando: “David, no soy creativo, no tengo ideas que puedan triunfar”. O pensarás “Mira por dónde, si hubiera hecho caso a mi idea, hubiera conseguido tal o cual cosa…” En ambos casos estás siendo creativo, porque a través de tus ideas, estás creando TU REALIDAD.

.- Con lo mucho o poco que tenías a tu alrededor, has creado cenas increíbles de la nada o te las lanzado a oportunidades que sabías que eran únicas para ti. Tú creaste tu realidad. Tú estabas siendo creativo en algún momento de tu vida. Y no tuviste que leer un libro que te decía como lo hacía tal o cual personal del siglo pasado o un curso exprés, fue tu inspiración, ganas, ilusión, que hicieron que crearas un momento que deseabas.

Nos dejamos llevar por las circunstancias y más si nos dan la sensación de seguridad. Viene un despido inesperado, una separación traumática o un bicho llamado Covid, y nos hace situarnos en una cuerda, que no sabemos como recorrerla.

Y solo es la creatividad, nuestra visión, nuestra actitud, la que hará que creemos un “vehículo” que nos haga mejor el recorrido por la incertidumbre o seamos nosotros mismos, quienes nos caigamos por la cuerda sin arnés de seguridad.

De ti depende.

¡¡En la mierda y con remordimientos!!

Photo by Kindel Media on Pexels.com

“En este mundo las apariencias engañan, las palabras también, pero la esencia de una persona no miente…¡¡Se siente en el alma!!”.

El día de las frutas y verduras, el día de la acción contra el calentamiento terrestre, el día de la tarta de chocolate, el día del técnico electrónico, el día del croissant….

¿Y para cuando el día de ESTOY EN LA MIERDA Y CON REMORDIMIENTOS?

No siento si te han ofendido las palabras que he usado. Es la realidad.

Vivimos en una sociedad, en la que hay que comprar libros que nos inspiren a “amarnos” como la solución a nuestros problemas, otros en los que nos enseñan las 10 obstáculos para ser felices si o si o tazas para empezar bien el día que al leerlas, ni el propio Hulk podrá con nosotros, por no hablar de formaciones que nos dicen que en menos de 2 días vamos a ganar 3.000 euros aun sin saber cómo…

Mientras en las noticias, te hablan de las enfermedades mentales que se están detectando con la pandemia, del aumento de suicidios que está sucediendo ( si señores, la gente se suicida ) o en el portal, año tras año, uno de los artículos más leídos “Yo no soy inútil”. Pero eso sí, que nadie sepa que he leído el artículo y que vean mi nombre si mando un comentario, no vaya a ser que me señalen.

¿Qué coño estamos haciendo mal en esta sociedad?

Dejemos atrás cosas que a día de hoy se ven en cualquier red social, que por un precio módico nos harán capaces de andar entre las nubes o tener una marca que en menos de 2 semanas, podremos competir hasta con Google.

Vivimos en un mundo en el que nos importa más el que nos puedan decir los demás cuando les expresemos nuestros sentimientos o emociones en un momento determinado, que realmente el cómo estamos nosotros o si lo que sentimos es verdad o no.

Somos así. Ponemos en redes sociales y en Whatsapp fotos que nos hicimos hace años con gente famosa y crean que a pesar de las circunstancias, a nosotros no nos afectan, que nos va todo genial. O hablamos de lo que haga falta, aunque no hayamos estudiado de ello, porque no sepan los demás, que de lo nuestro, no nos va nada bien. Pero eso si, luego nos quejamos de que no cobramos, de que lo estamos pasando mal, del Gobierno, del Ministro de turno…Pero antes que los demás sepan que lo estamos pasando mal, que nuestras emociones son peores que una montaña rusa o que lloramos al irnos a … LO QUE SEA Y MÁS.

Creo que toda crisis del signo que sea, nos deja a los seres humanos con las “vergüenzas” al aire. Queriéndolas tapar como sea, no vayan a ver que no somos como decíamos ser.

Me canso de una sociedad en la que oculta sus emociones; en la que decir que lo estás pasando mal, en vez de ayudar, es una oportunidad para joder al otro ante los demás. Pero eso si, exige a los demás ser auténticos, originales, que digan la verdad….Me canso del estereotipo de que tenemos que levantarnos nada más caernos, (tanto te compadezcas tanto), que los chicos no lloran que solo deben pelear o que nunca hay otra posibilidad de alcanzar nuestra meta si nos han dicho NO a la primera.

Pero nos lo tragamos todo. Nos tragamos las frases como verdad indiscutible que hay que decirse cosas bonitas si queremos que el amor venga a nosotros, que no podemos llorar, si queremos que nuestros sueños se cumplan, que debemos aparentar gente de éxito si queremos que nuestra marca sea considerada como innovadora y nos contraten.

ESTOY HASTA LOS HUEVOS DE UNA REALIDAD FICTICIA.

Todos lloramos, todos nos cagamos en nuestro vecino del 5, todos creemos que somos infelices porque no conseguimos llegar a las expectativas que nos habíamos propuesto o porque no entendemos muchas cosas que nos pasan. Y ahora que estamos confinados, que no nos relacionamos con nuestros seres queridos, aún más que más la tristeza, el miedo, el lamento está presente en nuestra vida, queramos o no.

PORQUE TODOS, DE UNA MANERA U OTRA, TENEMOS UN APARTADO EN NUESTRA VIDA, QUE NOS SENTIMOS TRISTES. TODOS. Que cuando nos focalizamos en él, nos sentimos en la más absoluta mierda. Y yo también soy el primero que lo reconozco.

Sabemos cuál es ése apartado, pero otra cosa es reconocerlo. Y ya ponernos manos a la obra, es otro cantar.

Porque ahora la moda es ser felices, aparentar éxito aunque la economía vaya de puto culo, o a tus familiares les vaya mejor que a ti, o al menos eso parezcan. Nos callamos lo que nos pasa, pensamos que ya se pasará, que es una tontería. Y mientras tanto, la “burbuja se hace” cada vez más grande, hasta que explota en un momento que a lo mejor no era el más indicado.

Llevo una semana preguntando a gente, como definirían su vida. Y la gran mayoría la han definido así:

“En la mierda y con remordimientos”

Pero eso si, no lo digas a los demás como me encuentro, era la siguiente frase que me decían.

No eran una muestra grande de la sociedad que pueda asumirse que vivimos un mundo así. Pero ¿Cuánta gente habrá que no lo diga como se siente pero se siente identificado con esta frase? Y lo peor de todo, es: “Que no se enteren los demás, que tengo que seguir aparentando algo, que en el fondo no soy”.

Hablamos de que tenemos una oportunidad única para crear una sociedad mejor, más avanzada, que trabaje más en equipo, creativa, y si vemos qué tenemos, solo observamos una sociedad con miedo, con arrepentimientos y que aparenta ser feliz con un éxito impuesto y no querido.

Basta ya de métodos rápidos para querernos, creernos que vamos a brillar más que Steve Jobs o que ya somos un experto en inteligencia emocional o coaching con un curso exprés de 20 horas cuando luego en casa tratamos de culo a nuestros familiares o “mentimos” a la gente que ha creído en nosotros.

¿Te sientes en la mierda y estás arrepentido?

¡¡COJONUDO, GRITALO, LLORA, GRITA, COMETE UNA PALMERA DE CHOCOLATE…!! Lo que te apetezca, pero asúmelo de una puñetera vez. Pero asúmelo, sabiendo de verdad porqué te sientes cómo te sientes.

Y eso no hace falta ir a ningún gurú exprés para que te lo diga, tú mismo lo sabes pero lo puedes sacar yendo al meollo de la cuestión.

¿Por qué me siento así? Por… Ahora que se que me siento así.. ¿Por qué me siento así…?..Y así hasta el verdadero meollo de la cuestión de tu rabia, frustración, miedo o arrepentimiento.

¿Ya sabes por qué te encuentras así? Genial… Y ahora puedes pedir ayuda si es un tema importante, pedir perdón a esa persona, en definitiva solucionarlo.

Mientras te quejes del gobierno o de Amazon, como culpables de tu infelicidad, no harás nada, no habrá cambios. Y mucho menos podremos avanzar como sociedad.

Pero si crees que es mejor “mantener en silencio” tus emociones, como decía el anuncio del Hemoal…allá tú.

Puedes estar hasta los huevos de todo y todos, arrepentido por algo que no hiciste o hiciste… es algo totalmente licito. Pero lo que es imperdonable, que no le pongas remedio a esa situación. Eso no es ser feliz, una persona de éxito…. eso es ser un frustrado patológico

¡¡No se trata del qué pasaría, sino del qué pasa!!

Photo by Peeter Tomson on Pexels.com

“Siempre creemos que quedará más tiempo…Pero siempre se acaba”.

Hay que soñar en grandes…Hay que imaginar un mundo mejor,.. Hay que visualizarte habiendo conseguido tus éxitos…Hay imaginar cómo te sentirías si lo consiguieras…Y si hubiera hecho tal o cual cosa, ¿Qué hubiera sido de mi vida?..”

Vivimos constantemente en el futuro.

Imaginando qué hubiera pasado si lo hubiéramos intentando, qué hubiera pasado si le hubiéramos dicho que si a esa persona u oportunidad…

Pero en estos caso, la imaginación no produce creatividad, innovación ni avance. Produce frustración.

¿Por qué?

Porqué imaginamos sueños que quizá nunca ocurrirán, pasados que nunca podremos llevar el futuro o acciones que ya no podremos echarnos atrás.

Y un caso lo estamos viendo últimamente. Hablamos de qué hubiera pasado si hubiéramos tenido restricciones en la navidad o en verano cuando lo único que nos decían que ya habíamos “vencido” al virus, qué hubiera pasado si hubiéramos impuesto restricciones cuando China ya lo hacía, qué hubiera pasado si hubiéramos hecho tal o cual cosa…

Nos pasamos los días así. Pero lo peor de todo que el problema sigue en el presente.

Mientras nos preguntamos ¿Qué hubiera pasado si hubiera aceptado ese puesto de trabajo?, sigues sin tener trabajo. Mientras te preguntas ¿Qué hubiera pasado si le hubiera dicho lo que siento por ella? , sigues sin decírselo.

Pero creemos que la felicidad es imaginar qué hubiera pasado si hubiéramos hecho o tal cosa o qué pasaría si lo hiciéramos. Lo único que estás consiguiendo, es aumentando tu frustración y no querer atajar el problema.

Pero es más bonito imaginar, el echar la culpa a los demás de nuestra frustración o infelicidad, que coger el “toro” por los cuernos y decir:

¿QUÉ ES LO QUE REALMENTE PASA?

Que si optamos por la opción más “loca”, estaremos siendo responsable de nuestra vida, de nuestras decisiones y sus consecuencias. Estaremos cambiando de quejarnos por las circunstancias que estamos viviendo, a ser nosotros quien creamos las circunstancias que nos gustaría.

Pero no, es mucho mejor quejarnos y que otros carguen nuestros miedos , que ser nosotros quienes nos pongamos delante de todo lo bueno y malo que pueda pasar.

Hablamos de creatividad sin parar. Que si es una cualidad necesaria después del covid y miles de tonterías más. Señores, nunca seremos creativos, sino dejamos de pensar en el que pudo ser o que sería si… Sino paramos y vemos con lo que tenemos , qué podemos hacer con lo que tenemos, olvidémonos de una sociedad creativa.

La creatividad provoca ser el líder de tu vida, confiar en tus ideas , apostar por ellas y no estar pensando del qué pasaría, sino del que está pasando y qué podemos hacer con ello.

Queremos avanzar, queremos la “normalidad”, queremos ser felices, queremos el éxito, pero todo eso nunca llegaremos a él si estamos pensando el futuro o quejándonos de las circunstancias que tenemos.

A todo ello, quizá llegaremos cuando nos paremos y dictemos qué pasa. Y desde el presente, creamos y creemos el futuro que deseamos.

¡¡Podemos prescindir del éxito, pero no de los errores!!

Photo by Alex Green on Pexels.com

El apego es el mayor motivo de sufrimiento de la humanidad” dice Walter Riso

Vivimos apegado a todo que nos da placer o no nos da problemas.

Apegados a relaciones que sabemos que no van a ningún lado, pero aún así estamos en ellas, ya que es mejor estar acompañado que solo.

Apegados a muñecos, a ropa, que no queremos tirar porque nos recuerda a una situación que vivimos o a un momento que no queremos olvidar.

Apegados a un puesto de trabajo o a una “mentira” llamada perfil en redes sociales, en las que nos aplauden digamos lo que digamos, porqué tenemos un número importante de seguidores.

Estamos apegados a nuestro móvil, porque gracias a él estamos en contacto con los demás y nos sentimos dentro de lo llamado “sociedad”.

El reguetón también ha hecho mucho daño a los oídos y a las relaciones. Hay más celos, porque creemos que la otra persona tiene que ser nuestra y nosotros de ella.

Vivimos apegados a títulos que dicen lo que somos dentro de una organización, a perfiles dentro de una red social que dicen exponer que somos expertos en algo y a personas que no queremos se marchen de nuestro lado, porque no sabremos qué hacer sin ellos el resto de nuestros días.

Y todo esto, porque no queremos perder de nuestro lado, el concepto de éxito que creemos. O nos han hecho creer.

Las crisis enseñan muchas cosas, pero sobre todo, que no somos nuestro éxito.

Personas con un “éxito” atronador profesionalmente, ahora no están trabajando. Personas que consideraban amigos a otras para toda la vida y por las que se “pegaban en el pecho” por su amistad, ya no están porqué se han dado cuenta de la falsedad de una de las partes.

Las crisis, barren muchas cosas, pero sobre todo nos dicen, que todo éxito, es eventual, queramos o no.

Y nos apegamos a él como lapas, porque creemos que si los demás descubren que no somos lo que decíamos ser, o aparentábamos ser, se irán de nuestro lado, el status que habremos conseguido se esfumará. Y desde luego que lo hará.

No somos el éxito que podamos tener a nivel personal o profesional. No somos eso. Porqué somos mucho más.

A lo largo de más de 300 entrevistas que llevo con personalidades nacionales e internacionales, una de las cosas que sigo aprendiendo, que el éxito, como no los han enseñado, no enseña absolutamente nada. Porque cuando la gente se afana en el éxito y dentro de sus cabezas “no hay nada”, los vuelve absolutamente imbéciles y con el tiempo, sin saber gestionar todo lo que han conseguido. La forma en que lo han conseguido, no lo sé, pero que no saben gestionarlo, desde luego.

El éxito, el reconocimiento de las personas, el tener un chalet con terraza del que tanto se habla en estos momentos, o lo que quieras, tiene que ser una consecuencia de tu trabajo, de tu bien hacer, de tu esfuerzo.. Y cuando es así, sabes que todo como viene se puede ir. Pero si lo has conseguido como consecuencia de tu propósito, de tu porque, lo acabarás manteniendo e incluso aumentando. Cuando te apegas a ello, siempre se acabará esfumando.

Todos somos seguidores de algún grupo musical o equipo deportivo. Todos, han pasado por rachas, en que su producto no ha triunfado como se esperaba. Unos han dejado sus carreras y otras, han pasado a barbecho.

¿Qué suele ocurrir con esas carreras que pasan un tiempo parados? Que aprenden que lo único que el ser humano no puede desprenderse nunca es de sus errores.

Y no estoy hablando de que hay que flagelarse con los errores. Al revés, hay que aceptarlos, porque es la máxima expresión de que estamos liderando nosotros nuestra propia vida, y no un éxito eventual o una relación por interés.

Hemos vivido nevadas, hemos vivido catástrofes, hemos vivido despidos, relaciones toxicas, y la mayoría de las veces, volvemos a repetir los mismos errores de meses atrás, deseando que vuelvan éxitos que se fueron.

¿Qué pasa?

Que estamos más apegados a aparentar, que aprender.

Y de la humildad de aprender y reconocer los errores que hemos podido cometer, es de donde nacen los avances personales, y con ellos los de la sociedad.

Pero no, queremos el éxito. Los errores para los fracasados. Y así no son las cosas.

No te estoy diciendo que te encariñes de los errores que has cometido o cometerás. Te estoy diciendo que los aceptes y les des las gracias, porque siempre te enseñaran, si tienes la humildad de así hacerlo, más que un éxito eventual.

Y aquí volvemos al miedo a fracasar. Nadie fracasa, todos aprendemos. Si tenemos esa puta humildad y no nos lo impide el ego.

NO fue un error irme a vivir a Madrid y volver sin haber conseguido lo que soñaba. No fue un error publicar un libro auto publicado, porque me dio la oportunidad de publicar dos más en editorial. No fue un error decir te quiero a esa persona que me rechazó. No fue un error irme de un proyecto que tenía ya 4 años, por querer volar solo. No fue un error. Porque toda decisión he aprendido, haya salido según mis expectativas o no.

Pero nos importa más el éxito que podamos conseguir o aparentar, tapando los errores que podamos cometer por el camino.

Hablamos de creatividad, y la creatividad nace para dar soluciones a los errores que tenemos. Si fuera todo éxito, ¿Habría creatividad? ¿Habría avances en la sociedad?

¡¡NO!!

El éxito va y viene. Y a veces, hasta nunca aparece.

De los errores se aprende , se crea y se evoluciona. Del éxito, normalmente, NO.

¡¡Y ya no puedo más…Siempre se repite esta misma historia!!

Photo by Daria Sannikova on Pexels.com

¡¡Y ya no puedo más. Y ya no puedo más. Siempre se repite esta misma historia!!. (Vivir así es morir de amor. Camilo Sesto)

Después del “Resistiré” del Dúo Dinámico que tan famoso se hizo en Marzo, hemos pasado a otro hit que me gusta más, el estribillo de una de las canciones que hizo más famoso a Camilo Sexto: “Ya no puedo más. Siempre se repite la misma historia”.

Nos habíamos hecho ilusiones que el comienzo de año sería diferente y menos Ovnis, nos ha pasado de todo. Pensamos que las vacunas nos iban a desterrar de nuestro vocabulario las palabras confinamiento y toque de queda, sin embargo cada vez están más presentes entre nosotros.

Pensamos que ya se había acabado de hablar de ERES, ERTES y cosas así, pero se sigue alargando la situación.

A lo largo de nuestra vida, vivimos muchas situaciones en las que acabamos repitiendo, “que siempre se repite la misma historia”. Preguntándonos qué hacemos y por qué nos pasa lo que nos pasa.

Pero a día de hoy, cada vez es más palpable que la gente ya está desesperada por está locura e incertidumbre que estamos viviendo. La desesperación está ganando. Y la depresión empieza a hacer acto de presencia de forma más habitual

Queramos o no, es lo que es.

Podremos exigir que nuestros políticos se pongan de acuerdo de una PUTA VEZ y eso que promulgaban en elecciones del bien común y del país, por una vez se haga realidad. O al menos que lo parezca. Podremos exigir que nos digan la verdad con las vacunas, que no piensen que somos “tontos” cuando dicen una cosa y hacen otra. Podremos exigir responsabilidad de la gente ante los momentos que estamos viviendo..

Queremos que alguien nos de una respuesta a por qué nos pasa lo que nos pasa. Siempre focalizándonos en el exterior, nunca en nosotros mismos.

Podremos quejarnos, lamentarnos, hablarlo con la vecina de 5º o nuestro perro, lo que tú quieras.. Pero como diría Viktor Frankl: “Cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”.

Mientras unos eligen tirar la toalla y vivir el día a con resignación la situación que estén viviendo. Otros saben que pueden elegir a través de su actitud, lo único que no nos pueden arrebatar, ante lo que están viviendo.

Porqué siempre pensamos que no podemos hacer nada, que tenemos que esperar a que la situación cambie, para volver otra vez a la rutina. Y siempre pasa, que mientras los demás esperan hay otras personas que los pasan por el “carril izquierdo” creando ellos mismos sus propias circunstancias.

¿Qué han hecho?

Son personas que saben que el futuro se crea a través de las acciones diarias que todos realizamos. Porqué la adversidad siempre va a estar en nuestras vidas. Las circunstancias no van a cambiar de un día para otro, quizá hasta no vuelvan a la “normalidad” ¿Y qué vamos a hacer mientras? ¿Esperar?

Por mucho que idealicemos la vida de los demás en Instagram, por mucho que queramos la vida idílica de los personajes famosos que salen en televisión, la vida también consta de retos y adversidades que aunque no nos gusta afrontar, nos muestran que estaban en nuestra vida para mostrarnos qué somos más fuertes de lo que nos imaginábamos.

Que somos mucho más de lo que creíamos o nos hacían creer los demás.

Estos momentos seguro que te habrán ayudado a descubrirte, a ver a otras personas con otros ojos, a saber que eres capaz de hablar con tus padres sin discutir, a escuchar a tus hijos… A hacer cosas que pensabas que eran imposibles… Como decía estos días Margarita Álvarez, es en los momentos de incertidumbre, cuando la creatividad tiene que estar presente.

Y la creatividad solo estará presente si optas por ella. En definitiva, SI OPTAS POR TI por liderarte sin esperar a que los demás te salven “del naufragio” que dice el exterior que estás viviendo.

Cuando cambia tu actitud, estarás provocando que no veas de la misma manera las circunstancias que te rodean y con ellas puedas crear una nueva realidad.

Creemos que sabiendo lo que haremos mañana, ya somos dueños de nuestro destino. Y ha venido un bicho, para decirnos que eso no es nuestro destino. Que nuestro destino es en función de lo que hacemos todos los días con nuestra vida. Nunca podemos depender de los deseos de los demás.

Cuando estás apostando por ti, te estás empoderando. Te estás haciendo fuerte ante las adversidades, sabiendo que todas las herramientas que necesitas para salir fuerte de la situación están dentro de ti o a tu alrededor.

En definitiva, te tatúas a fuego lento, que NO ERES TUS CIRCUNSTANCIAS. Que tú tienes el poder de crear lo que quieres, digan lo que digan los demás o lo informativos.

¿O es que no han nacido proyectos empresariales en momentos de crisis? ¿O es que no has “renacido” de tus cenizas cuando estabas pasando malos momentos y pensabas que iba a ser imposible?

¡¡TE EMPODERASTE, COGISTE LAS RIENDAS DE TU VIDA, OPTANDO POR LA ACTITUD PROACTIVA Y NO REACTIVA ANTE LO QUE ESTABAS VIVIENDO!!

La canción de Camilo, para cuando volvamos a tener la oportunidad de ir a Karaokes o reunirnos con nuestros amigos. Pero ahora es momento de crear tu propia canción que te ayude a pisar fuerte y seguro ante la incertidumbre, a través de sus decisiones diarias y siempre con actitud de hacerle frente a la adversidad.

No lo olvides, CLARO QUE PUEDES MÁS, si no te dejas llevar por el desanimo de los demás.

¿Qué alternativas hay a la rebeldía?

Photo by William Mattey on Pexels.com

La rebeldía es el único refugio digno de la inteligencia frente a la imbecilidad” dice Arturo Pérez Reverte.

No queremos rebeldes en nuestra familia.

No queremos rebeldes en nuestra empresa.

No queremos rebeldes en nuestra sociedad.

No queremos gente transgresora.

Pero queremos ser felices. Demostrar el talento que creemos que nos hace únicos respecto a los demás. Queremos que se nos distinga por ser diferentes a los demás. Queremos que nuestros productos sean considerados algo único a lo que siempre se había visto.

Pero no queremos rebeldes en nuestra vida.

¿Entonces qué queremos?

Según la R.A.E. rebelde es “aquella persona que se subleva, que se rebela..”

¿Por qué lo hace?

Principalmente por dos razones:

  • Ha descubierto la curiosidad en su vida
  • Y ha conocido la verdad que tenía escondida hasta la fecha.

Una personas que se reinventa, haciendo algo a lo que no estaban los demás acostumbrados y que ni él mismo se imaginaba que podía hacer, empezó todo gracias a la curiosidad.

Ya no solo nuestro cerebro sino también “las recomendaciones” de los demás por nuestro bien, desde pequeños, nos ha hecho que no seamos curiosos.

No volvíamos a preguntar nada más, porque nos decían que éramos unos preguntones y molestábamos. No nos salíamos de los límites establecidos no fuera a ser que nos pasase algo y tuviéramos una desgracia. No pedíamos hacer más cosas aunque nos aburriéramos en clase, no fueran a pensar que somos unos pelotas o “empollones”.

Son algunas de la situaciones que sin darnos cuenta por un lado y por otro, con intención, han ido bloqueado nuestra curiosidad.

Pero llega el momento en el que:

  • Sigues las “normas” de los demás y no vas más allá de lo que te recomiendan que vayas.
  • O por iniciativa propia o descuido, te das cuenta que hay mucho más allá de lo que te dijeron .

Unos seguirán creyendo que no hay más de lo que ven o lo que le dicen los demás. Mientras otra persona empezará a cuestionarse todo, porque habrá visto que hay mucho más de lo que imaginaba.

La curiosidad en esta sociedad, está mal vista.

¿Por qué?

  • Te hace cuestionarte todo lo que has vivido hasta la fecha . Y principalmente empezar a dudar de todo, lo que yo llamaría pensamiento crítico, pero los demás lo llaman rebeldía.
  • Cuando cuestionas todo, te estás saliendo de la rutina. Y ya no es tan fácil poder volver a dominar esa mente según tus intereses.
  • Son personas que exploran. Y explotar cuando estamos dominados por la rutina, por lo establecido. No está muy bien visto.

Por lo tanto, toda aquella persona que sea curiosa, aunque produzca innovaciones, aunque descubra cosas que no teníamos ni idea, aunque avance en su vida o nos ayudase a avanzar en la nuestra con sus curiosidad, lo primero que le llamaremos es REBELDE.

Y todo por el miedo que tiene el ser humano a la nuevo.

Y la otra opción era porqué había descubierto la VERDAD.

Vivimos en un mundo en el que damos la etiqueta de verdad a todo aquello que vemos.

Vemos que lo que dicen los medios de comunicación, conferencias o mítines y le damos la etiqueta de “verdad”, porque ha salido en televisión o no los dice tal persona. Pero no hace falta ir más allá, ¿Cuántas mentiras “piadosas! nos hemos comido a lo largo de la vida de personas que nos querían y lo hacían porqué no querían nuestro sufrimiento? Unas cuantas y TODOS sin excepción.

¿Y qué pasa cuando sabemos la verdad?

Que normalmente, todos solemos reaccionar cómo no lo habíamos hecho hasta la fecha.

¿Y por qué?

Porqué nos hemos sentido engañados, manipulados por esa persona. Y reaccionamos haciendole frente. Pidiendole explicaciones y hasta a veces, en un caso extremo, provocando revueltas en un país.

Y cuando eso pasa, vemos siempre que se dicen “los rebeldes.. los insurgentes…están provocando revueltas”.

Olvidandonos de temas politicos, manipulaciones y demás, esas personas están luchando por una verdad. Tildalas de lo que quieras, pero están luchando por sus derechos ya que sienten que se les ha mentido en su cara.

Perfecto, no queremos rebeldes. Odiamos la palabra y nos produce miedo.

¿Qué hacemos entonces?

. IMPULSEMOS LA CURIOSIDAD DE LAS PERSONAS.

Algo que se ve como que eres un entrometido en temas que por tu edad no deberías saber. O miedo a que la otra persona sepa más que tú.

Cuando una persona es curiosa, baila con el miedo y sobre todo con la incertidumbre, algo muy adecuado en estos momentos.

Es una persona que se conoce mejor, ya que sabe qué es una caída, las dudas y gestiona mejor sus emociones.

Pero también es una persona emprendedora. Que va más allá de lo establecido, que abre caminos donde otros solo veían miedo

OFREZCAMOS LA VERDAD

En un mundo de postureo, de compra de seguidores en redes sociales y de mentiras por alcanzar el éxito antes que el vecino, la verdad está en desuso y las FakeNews, ya no sabes qué es verdad o qué es mentira.

Asi que por lo tanto, ten un poco de pensamiento crítico. Para ello hay que impulsar la capacidad de reflexión y de decisiones. Y como dice José Antonio Marina, “Cuando alguien te diga algo, pregúntale: ¿Y eso cómo lo sabes?”. El pensamiento crítico es la gran vacuna contra la mentira.

Pero no solo hablamos de la información que recibimos de los demás.

Da a los demás lo que te gustaría te dieran a ti. Si das verdad, recibirás verdad y no vivirás esa rebeldía en los demás cuando se dieran cuenta que los has mentido.

Nos hemos criado, con que ver es creer y luego pasa lo que pasa. Pero de eso hablaremos proximamente.

A día de hoy, cambiaria el titulo de una pelicula famosa, llamándola “La mayoría de los rebeldes tienen una causa, luchar por su verdad desde la curiosidad“. ¿Querría James Dean protagonizarla?

¿Qué harías tu contra la rebeldía?