¡¡Whatsapp con Educación, por favor!!

El precio de la grandeza es la responsabilidad” decía Winston Churchill

Las redes sociales demuestran la personalidad de cada uno de sus integrantes.

No creas que te voy a hablar de cómo ser un gurú en Instagram, que te siga en Twitter el gurú que tanto te gusta o como llegar a 10k seguidores en Facebook, porque sinceramente, a pesar de tanto tiempo sigo sin tener idea de cómo hacerlo.

Sólo soy yo y punto. Hago lo que quiero y cuando quiero, en las mismas.

Pero SI te voy a hablar de cómo las redes sociales, demuestran de qué estamos hechos.

No voy a hablarte de los trolls ni cómo afrontar una crisis de reputación por haber puesto un Tweed que no debías haber puesto, porque tampoco sé cómo hacerlo.

Lo que quiero expresar con este post es algo que me ronda últimamente por la cabeza, que se resume en esta frase:

MENOS EMOTICONOS Y MÁS EMOCIONES.

Os comento varias situaciones que recientemente he vivido:

.- Hace unos días fue mi cumpleaños. Se agradece todas las felicitaciones que recibí. Algunas que no me esperaba, así como otras que no llegaron y que si me esperaba. Fue un día genial, muy bonito y todo precioso. Pero lanzo una pregunta al aire:

Si no llega a ser por Facebook, ¿Cuánta gente de la que te ha felicitado, lo hubiera hecho sin él?

Menos mal que el Facebook me lo ha chivado, que la verdad no me acordaba. Si no llega a ser por el Facebook se me pasa…” ¿Cuántas veces has oído o dicho tú mismo esta frase?

Se sincero, seguro que bastantes.

¿Qué demuestra? Que si no llega a ser por una app, nos olvidamos de las personas. Ya no de un día importante para ellos, sino de preguntarles como están o de cualquier cosa.  Se pasará el tiempo sin ocuparnos de ellos, como los tenemos en Facebook, no pasa nada…

Recuerda existe una opción que se llama “eliminar de tu lista de amigos”. Y normalmente lo hago con personas que pasado mucho tiempo ya no tengo ningún tipo de relación.

NUNCA DES NADA POR SUPUESTO.

AL IGUAL QUE A TU PAREJA TIENES QUE ENAMORARLA TODOS LOS DÍAS, A LOS AMIGOS, LOS DE VERDAD, TAMBIÉN.

Luego no te eches las manos a la cabeza porque esa persona no responde a tus emails o mensajes. ¡¡Quedas advertido!!.

Hace años se hizo famosa una frase que decía: “Lo que diga la rubia..” a día de hoy decimos “Lo que diga FacebookMira Facebook nos recuerda que hace 3 años nos unimos aquí

Durante mi cumpleaños, AGRADECÍ cada uno de los mensajes que recibí tanto por facebook como por Whatsapp, pero voy a ser sincero, fueron las llamadas que recibí las que más me emocionaron, las que más agradecí.

Fueron llamadas rápidas, cortas, pero con sentimiento, con ilusión de querer compartir el día con uno.

Dejamos la conciencia tranquila con un mensaje en el muro, con un mensaje en Whatsapp. Pensamos que “ya hemos quedado bien” en su día y podemos seguir orientados hacia nuestros intereses.

¿Dónde está el “ocuparnos” de verdad por la persona? Hemos pasado de las cartas, de las llamadas, de los abrazos, a un mensaje en Facebook, que me cuesta menos tiempo,  le pongo algún emoticono chulo y “a otra cosa mariposa”.

Las redes sociales, cada vez más, demuestran las mascaras con las que nos movemos en el día a día.

Ayer mismo, había quedado con una persona. Llevaba tiempo queriendo quedar conmigo. A día de hoy, no sé para qué quería quedar. Os cuento.

Tras 30 minutos de retraso, varios mensajes y llamada, recordándole que habíamos quedado y si iba a aparecer…a los 40 minutos, me manda un Whastsapp diciéndome que le había surgido una “historia” y que perdonara.

La verdad, quizá le hubiera podido surgir algo. ¿Pero no ha podido avisar antes? ¿Ni un mensaje de Whatsapp? ¿Ni un mensaje de voz? ¿No tenemos ni 10 segundos para quedar bien con la otra persona? Quizá no, todo es posible.

Pero lo que demostró que usamos como escudo las redes. NI se digno con una simple llamada a pedir disculpas, ni proponer otra fecha.

Yo no soy quien para dar perdones a los demás, pero si me demostró, que con un simple mensaje creemos que ya está todo hecho. Como “YO YA TE HE DICHO TODO, AHORA DEPENDE DE TI, CREERME O NO…” No quiero que se arrastren por mí, pero si me parecía de educación una llamada y decir, “mira lo siento, paso esto y por favor, volvamos a quedar de nuevo (si de verdad era tan importante)”.

Si estuviera esperando, antes me tocaba la primitiva, que acabase recibiendo esa llamada.

Por no contar los mensajes que he recibido proponiéndome dar una conferencia o presentar “Liderazgo Canalla” en diferentes lugares. Todo por Whatsapp, ni una llamada ni media. Cuando pedía me llamaran para comentar la organización, me contestaban o “no tengo tiempo, ya me dirás” o se difuminaba la petición lanzada esperando dicha llamada.

NO SOMOS UN NÚMERO MÁS EN FACEBOOK O WHATSAPP, SOMOS PERSONAS.

¿Qué nos demuestra estas actitudes y las redes sociales?

.- Quien nos importa lo demostramos de verdad, no a través de mensajes bonito y espectaculares

.- Nos llega más una llamada, un abrazo o un café de 10 minutos, que un “A ver si tengo tiempo y quedamos”.

.- Como escribía hace unos días, no me creo las razones y si las acciones.

.- El mejor “muro” en el que puedes escribir, es en el de su corazón de la persona que tienes delante.

Las redes están muy bien, puedes vender a través de ellas a todo el mundo, pueden pedirte pedidos de lugares recónditos para ti, unirte a personas que tenías repartidas por todo el mundo… SI ESTÁN GENIAL.

Pero primero:

.- MIREMOS A LOS OJOS DE LA GENTE QUE ES ASÍ COMO SE DEMUESTRA TODO. NO POR MUCHOS SEGUIDORES, TITULOS O TARJETAS DE VISITAS, TE VOY A QUERER MÁS.

.- SE PILLA ANTES A UN MENTIROSO QUE A UN COJO, Y TE ASEGURO QUE SERÁ UN LEGADO QUE NO PODRÁS QUITARTE DE ENCIMA UNA VEZ OCURRIDO.

.- QUE LA HIPERCONECTIVIDAD SE BASE EN EMOCIONES, NO EN MASCARAS.

¿Cuántos mensajes has mandado hoy “por quedar bien”? ¿Qué llamada o visita no has hecho por pereza? ¿Qué te hace más ilusión, un emoticono o un abrazo?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde a través de este enlace.

¡¡Activa los hábitos y activaras el éxito!!

No te preguntes qué puede darte la vida, sino qué puedes dar tú a la vida” decía Viktor Frankl

Has decidido poner el contador a cero.

Has comprendido que cuando nace un nuevo día, el pasado se convierte en eso, en pasado. Que tienes por delante un nuevo día lleno de oportunidades que tienes que exprimir.

Has aprendido que no eres tu pasado, que eres tu presente. Y por lo tanto, has decidido emprender un nuevo camino, un sueño que llevaba tiempo dentro de ti.

Y has decidido que te vas a comprometer a ello, hasta las últimas consecuencias. Hasta la fecha te habías comprometido con muchas cosas, pero siempre acababan por no suceder o no llegar a ver si pudiera ser verdad o no.

¿Por qué?

Porque te has comprometido en función de los deseos de los demás o por no “salirte” de las expectativas que tenían los demás sobre ti.

Ahora las cosas han cambiado, te comprometes PORQUE ASÍ LO SIENTES TÚ.

Apuestas por ti, APUESTAS POR TU DON, POR LO QUE TE APASIONA

No te consideras un superdotado, pero te has dado cuenta, que hay algo que los amigos te piden que les ayudes.

ESTAS SOLUCIONANDO UN PROBLEMA A LOS DEMÁS

Eso es la verdadera concepción de emprender. No montar un holding que le quite el puesto a Amancio Ortega (si tiene que ser ese tu propósito, ya llegará), pero el verdadero propósito de emprender, es solucionar los problemas a los demás, AYUDAR A LOS DEMÁS. Ya que como tú nadie lo hace.

Te das cuenta, que el verdadero éxito empieza dentro de uno mismo, no acaparando followers, comprando locales o yendo a eventos a repartir tarjetas. El principio del comienzo empieza en ti. Al hacer las cosas de otra manera, tu actitud es otra.

Emprender es apostar por ti mismo. Otra gente has visto “caer” por el camino y no entendías por qué.

Es fácil, porque habían apostado por modas, por cosas que creían que les haría llegar cuanto antes al éxito a ganar un dinero que les hacía falta. Habían apostado por un éxito efímero y fugaz, cuando en verdad, si hubieran apostado por lo que sentían, por lo que mejor se les daba, hubieran conseguido mucho más de lo que se podrían haber imaginado.

Pero tú has elegido un camino distinto, has elegido TU CAMINO.

Has elegido lo que AMAS.

Es uno de los valores que te has dado cuenta que tenías escondido, la coherencia. Es lo que tú sientes, lo que tú quieres. Escuchas lo que digan los demás ante posibles retos, precipicios pero a partir de ahora vas a hacer caso a tu corazón, el más sabio de todos.

Desde que tomaste esa elección, todos los días tienes en mente TU PROPIA DEFINICIÓN DE ÉXITO.

¿Qué es el éxito? ¿Quién define qué es el éxito y que no lo es? Hasta ahora has intentado llegar a los cánones que la sociedad esperaba que alcanzases. Pero cada cerebro es un mundo y cada mundo tiene una concepción diferente de la vida, del éxito y del fracaso.

Sientes, sabes, lo notas, que quieres un estilo de vida propio, que no diferente, tu propio estilo. Que tienes y quieres hacer las cosas A TU MANERA, que crees que se pueden hacer mejor de cómo se han hecho hasta ahora. Pero sobre todo te has dado cuenta, que viviendo así, sintiendo así, te vas a dormir todas las noches, con la conciencia muy tranquila. Sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer.

Quieres tu éxito, es tu coherencia, es tu forma de vivir la vida.

Echas la vista atrás y te das cuenta, que llevas tiempo sin quejarte.

Te levantabas y te quejabas por todo. Por el sol que hacía, por el frio que no hacía, por el café que te ponían o por la ropa que te tocaba ponerte.

Ahora la queja ha desaparecido de tu vocabulario, de tu cuerpo. Ya no lo haces. ¿Por qué? Porque sabes que todos los días son experiencias que hay que vivir, momentos que hay que exprimir, oportunidades que hay que lanzarse o de las que hay que aprender.

Te quejabas porque sabías que no te gustaba tu vida, que creías que había algo más allá de lo que hacías, y ahora que lo estás haciendo, viviendo, las quejas, las excusas, han desaparecido.

Y si te quejas, lo utilizas como un trampolín de investigación del por qué y para qué te pasa lo que te pasa.

Te levantas descansado. Has aprendido que tienes que descansar, porque si no, no habrá manera de rendir hacia el camino a tu sueño.

Al igual que sabes que tienes que descansar todas las noches y alguna buena siesta española, también sabes, que enfocarte demasiado tiempo en alguna acción, tu cerebro no dará mucho más de sí, así que cada cierto tiempo, te paras y te mueves.

El movimiento siempre produce más movimiento.

Y por mucho que estés loco de contento, no puedes ir como “pollo sin cabeza” hacia tu meta. Tienes que tener tiempo para parar y pensar. Por mucho que estés “andando” a tu meta, por mucho que creas que vas en el camino adecuado, tienes que pararte cada cierto tiempo, “subirte” a un árbol e ir viendo qué camino has recorrido, qué ha pasado por el mismo, que has aprendido, si te has desviado.

Así que durante el día, provoca paradas en tu agenda, para pensar, para crear y/o reorientar el camino.

Y cuando pienses, no pienses como lo hacen los demás. Tu experiencia hasta la fecha, has sabido que no te ha dado los resultados con los que soñabas. Tu experiencia está formada por opiniones de los demás, por miedos, por vergüenzas, por “no puedos”.

¿Qué pasaría si aprendieras a través de la imaginación que tienes? ¿A través de esos sueños que te mueven?

Esa imaginación es tu subconsciente hablándote, dale la oportunidad, que seguro que tiene que enseñarte más que toda la experiencia hasta ahora absorbida por ti.

Cada situación tiene una solución diferente, no la que siempre los demás le han dado.

Cuando haces las cosas según tu corazón y no tu miedo, empiezas a decir NO a muchas cosas a lo largo del día.

No a cosas que te roban el tiempo, no a reuniones inoperantes, no a personas que te roban la energía, no a cosas que antes decías si y te preguntabas: ¿Por qué he perdido tanto el tiempo en algo que ni me va ni me viene?

Decir NO es decirte Si a ti mismo, a tu sueño, a tu motivación.

Diciéndote Si a ti mismo, no estás siendo tu mismo. Luchas por ser mejor todos los días.

Si tienes que hacer limpieza de tu agenda, de la gente que te rodea, lo harás durante los días que haga falta. Porque aparte de querer trabajar con los mejores, quieres gente a tu alrededor, con tu misma locura, con tu misma forma de ver la vida.

Durante el día te equivocarás. Pero sabes que es la única forma de aprender. Haciendo y cayéndote, haciendo y cayéndote, no queriendo correr sin foco. Y no pensarás que eres un fracasado, sino que así es la antesala del éxito.

Irán pasando las horas del día y siempre con la misma filosofía de darte a los demás, sin esperar nada a cambio, porque sabes que ya has empezado a disfrutarlo cuando tomaste la decisión entre:

¿YO O MIEDO?.

¿Tu día a día de qué hábitos está formado? ¿Qué hábitos tienes que introducir en tu vida?

Si quieres conocer los hábitos de las personas de éxito os recomiendo el libro de Sergio Fernández y Raimon Samsó, Misión Emprender. Los 70 hábitos de los emprendedores de éxito”.

 

 

Oso, Tigre y Dragón en la empresa

O cambiamos de conducta o cambiamos de sueño. Anónimo.

Estoy rodeado de hienas, de osos perezosos, de marmotas, de comadrejas y de zorros astutos”.

Cuando me lo decía un amigo, no sabía si había a un programa de Frank de la Jungla o había pasado un mes en la selva. Pero estaba describiendo el día a día de su empresa.

¡¡Menudo zoológico!!

Hace unos días, terminé de leer el libro de Andrés Pascual y Ecequiel Barricart, “El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti. Y mientras me iba describiendo la fauna con la que convive, me acordé de él.

Leyendo libros, revistas de Management, conferencias y valores que hay en la sociedad, es normal que se conviva con este tipo de fauna o seamos devorados por ellas.

Estrategias para ser más competitivos, cómo hacer que tu empresa sea la líder del mercado, cómo llegar a ese puesto que tanto añoras, cómo conseguir ese título que todos tienen y tú no…”

Ante estos titulares reales y promociones de cursos, ¿Qué tipo de personalidades estamos desarrollando?

La de hienas, diablos de Tasmania y demás fauna salvaje.

¿Qué pasaría si todo se redujera a esos 3 animales que te he comentado antes?

Necesitamos ordenar nuestras emociones. No podemos abrir la puerta de la oficina y empezar a gritar sin haber dicho ni buenos días, y otro día que todo sea bonito, alegre y feliz. Un poco de equilibrio, de coherencia, por favor.

Un buen líder, una buena persona empieza liderando sus emociones. Y eso es lo que nos hace el OSO que todos llevamos dentro.

Somos emociones, somos sentimiento por mucho que esta sociedad, nos diga, que nos los tenemos que comer, ya que las emociones nos dicen que nos nublan en nuestro día a día, a la hora de tomar decisiones.

Pero desde que nacemos, nos instruyen desde el miedo. Miedo por desobedecer a nuestros padres, profesores, jefes… Miedo a las represalias, por no hacer lo que esperan y desean de nosotros…

Así que cuando llegamos el mundo laboral, sólo tenemos miedo en vez de motivación, ilusión, alegría o ganas de superación. ¿Por qué?

Porque sabemos si llevamos la contraria, NOS ECHARAN, porque si decimos lo que pensamos, NOS ECHARAN, porque si no hacemos horas extras, NOS ECHARAN… Y vivir en el paro, es lo más denostado y macabro que nos puede pasar…Así que por lo tanto, ocultemos nuestras emociones, ocultemos nuestros deseos, nuestra creatividad, y hagamos lo que nos piden y sin rechistar.

Todos los días cuando nos levantamos somos como Winnie The Pooh pero deprimido, sabiendo que tenemos que ir a trabajar.

¿Cómo hacemos para que ese oso se levante todo el día robusto y ruja?

Nos han dicho que el miedo es lo peor que nos puede pasar. Yo creo que no. Es una emoción con la cual nos tenemos que hacer amigos, como la frustración, rabia o la tristeza. Esto es como las heridas, cuando las dejas al aire, se cicatrizan mucho más rápido, pues con las emociones igual.

Cuando descubrimos porque nos pasa, empezamos a descubrir quién eres de verdad. No eres esas mascaras, esas apariencias o esos títulos que están detrás de tu despacho. Eres tú, alguien único.

Las emociones son la herramienta ideal para expresar quien eres, qué quieres, cómo sientes… ¿Por qué lo hacemos tan difícil ocultándolas o no dejándolas salir?

En este mundo, nuestro tigre, esta muriéndose de deshidratación, está famélico. El tigre quiere retos, que le hagan sacar su valentía. Pero el mundo nos pide que solo queramos la rutina, aunque por las noches desearíamos que nuestra vida fuera de otra manera. Que los valientes sean otros, que otros se arriesguen, y si lo consiguen que nos enseñen como lo han hecho.

Las únicas acciones que realizamos son las que nos pone nuestra agenda, y de ahí no nos salimos. ¿Así como vamos a alimentar a nuestro tigre? Más bien se querrá marchar con otro que lo cuide y quiera más que tú.

También están los profesionales, que tienen a su león más gordo que Michelin gracias a sus constantes iniciativas y su estrés.

¿Qué hacemos pues?

Preguntarte de forma sincera: ¿Qué quiero hacer en el trabajo?

Cuando lo tienes tatuado en tu mente, no te importan las circunstancias ya que sabes QUÉ, tu creatividad resurge ante las posibles dificultades. La disrupción es tu filosofía, ya que todos los días quieres ser mejor que el día anterior. Las metas siempre te impulsan a ser mejor, a querer conocer donde no están tus limites, aprender continuamente ya que sabes que no sabes nada.

Pero sabiendo QUÉ quieres, actúas desde la serenidad, desde la tranquilidad, porque sabes que estás en el camino correcto. Quizá no consigas crear esa empresa, quizá no llegues a liderar ese cambio con el que sueñas, pero sabiendo todo lo que te podría ocurrir, todo lo que tendrías que dejar a un lado, lo has hecho, desde la tranquilidad, y desde la coherencia.

Y ¿Qué hacemos con el dragón? ¿Para qué sirve?

Hace unos días preguntaba a un directivo. ¿Te sientes vacío a pesar de la vida que llevas? Su respuesta, con lagrimas en los ojos, fue que SI.

Somos mucho más que nuestras emociones, que nuestros títulos, acciones o retos. Somos mucho más.

Todos hemos venido a dejar algo en el mundo que perdure. No hemos venido a trabajar y hasta al día siguiente .Ya no te digo una huella en el mundo mundial, pero si en la gente nos rodea, o en nuestros clientes. Algo más allá que conseguir facturar todos meses más que el mes anterior.

Todos queremos volar, que nos reconozcan por nuestro vuelo, por nuestras alas. Pero si lo haces por ego, te aseguro que el vuelo será muy corto y con aterrizaje forzoso.

Para ello, tienes que estar en soledad contigo mismo. ¿A qué pica, verdad?

Acepta tus emociones. Acepta que no eres el contexto en el que estés viviendo, sino que eres mucho más.

Cuando empieces a volar, te darás cuenta, que hemos dado importancia a cosas que no la tenían, que hemos reaccionado a cosas de forma reactiva cuando tenía que ser de forma proactiva.

Eso es lo que hace un dragón, saber que tienes que volar mucho más que a ras de suelo, sabiendo que tienes un PORQUE que realizar, una misión.

Así que profesionales, empresas y demás organizaciones:

.- Amen a su oso, a cada uno de los osos que tienen en su empresa. Amándolos descubrirán lo autenticidad de cada uno de ellos, sacando adelante sus talentos sin necesidades de programas “fashion” de búsqueda de talento. NO contraten por C.v. contraten por el brillo de que transmiten los osos en sus ojos.

.- Den permiso que saquen las garras de tigre que todos tienen. Permitan que saquen sus ideas, que las pongan en marcha, que se confundan sin recriminarles por ello. Hagan un club de tigres y le aseguro que serán una empresa canalla.

.- Para volar, hay que tener un PORQUÉ. Un propósito mayor que una facturación o una expansión sin sentido. Y sobre todo cuando ese propósito te mueve, comenzarás a darte cuenta que como vienen las cosas, se van, descontextualizando todo lo que te ocurre.

Siempre habrá momentos, que a la hora de emprender un proyecto, haya un animal que destaque más que otro, pero siempre recuerda que tiene que haber un equilibrio dentro de ti, dentro de la empresa, recuerda alimentarlos en la misma medida

¿Cómo sería una empresa con estos 3 animales dentro de ella? ¿Cómo los alimentas tú? ¿Qué animal crees que no alimentas en tu vida?

Gestión y Liderazgo. Tanto monta, monta tanto.

 

Gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacerlas” decía Peter Drucker

A ver si nos queda claro:

GESTIONAR NO ES LO MISMO QUE LIDERAR.

Gestionar tu marca no es liderarla

Gestionar tu empresa no es liderarla

Gestionar tu vida no es liderarla.

Y a día de hoy sigo viendo carteles que ponen: “Creación y Gestión de tu Marca Personal, ¿Cómo gestionar tu empresa? Te enseñamos a gestionar tu vida…”

¿Alguien me puede enseñar a liderarla, por favor?

Gestionar no es liderar.

Si creo que, como iré comentando a lo largo del artículo, que ambas cosas tienen que estar en nuestra vida, la gestión y el liderazgo en cualquiera de los campos, pero principalmente sepamos distinguirlos.

No hacemos otra cosa que gestionar nuestra vida, como gestionamos nuestra agenda. No la estamos liderando.

No hacemos otra cosa que planificar nuestra vida.

A cierta edad haremos esto y lo otro, planificamos las ventas del año que viene , planificamos la reunión anual, planificamos con la familia las vacaciones de este año… Más y más planificación. Y eso sí, todo lo que no esté dentro de esa planificación, no lo tendremos en cuenta, porque puede trastocar nuestros planes y nuestro cerebro.

Al estar todo el rato planificando, sólo nos dedicamos a gestionar los marrones, que nos pueden sacar fuera de dicha planificación y no alcanzar los presupuestos creados.

Que el niño se ha puesto malo el día del viaje, que se nos ha caído un cliente que nos puede fastidiar el llegar o no a los niveles de facturación estipulados, tenemos que gestionar la reputación ante este evento ocurrido…

Mientras resolvemos “mierdas” que nos impidan llegar a lo estipulado, estamos dejando perder oportunidades que nos llevarían mucho más lejos que la estimación de un presupuesto.

Somos mucho más que un presupuesto, que una cifra que alcanzar o “el que todo salga según lo establecido”. Somos mucho más que eso y podemos ir mucho más lejos, pero no lo hacemos, porque solo gestionamos nuestra vida, no la lideramos.

Gestionar, como bien dice John Kotter, en su libro “Aquí no hacemos las cosas así”, es “hacer lo que sabemos hacer excepcionalmente bien para producir siempre resultados fiables y eficaces”

Y yo añadiría una frase más…” Y de ahí no me salgo, no vaya a conseguir el éxito que he soñado o consiga tener a toda mi gente en contra con envidias, desplantes y desprecios”.

Por mucho que hablemos de liderazgo, solo gestionamos. Por mucho que anhelemos la transformación, la disrupción, siempre deseamos “lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

¿Qué ocurre cuando sólo gestionamos?

.- Que nuestra marca es una más, por mucho que sigamos lo estipulado por los “gurus”. No dando un paso más allá, no aportamos el valor que nos distinguiría entre tanta gente.

.- Que nuestra empresa vive en la resolución de problemas , está bien dirigida, pero la burocracia, los “aquí se hacen las cosas así y no se van a cambiar porque lo digo yo..”, hacen que vayamos más lentos que el oso perezoso

¿Sigues pensando que Gestionar es igual a Liderar? Gestionar es mantenerte en la pecera, liderar es salirte de ella.

Si habrá momentos en los que tienes que gestionar, labores de mantenimiento, pero con ellas, no esperes romper la “pana” como diría Estopa.

Si sólo gestionas, lo siento, pero estás condenado al más oscuro ostracismo. ¿Y eso es lo que quieres?

Como me imagino que no es lo que quieres en tu vida, en tu empresa, TOCA LIDERAR.

¿Y qué es liderar?

.-Salirte de lo preestablecido,

.- Es provocar lo que nadie provoca,

.-Es conocer lo que hay detrás de tu miedo,

.- Es descubrir lo que hay detrás de esos “ES IMPOSIBLE” que los demás te dicen

.- Es transformar el fracaso en una experiencia de aprendizaje positiva, no en el hoyo del que nunca podrás salir.

.- Es hacer aquello que no hacen los demás, por el que dirán o es una locura.

.- Liderar tu vida, liderar tu proyecto empresarial, tu marca, ES HACER LO QUE DICTA TU CORAZÓN Y LO QUE DIGAN LOS DEMÁS, POR UN OIDO TE ENTRA Y POR OTRO TE SALE.

Esto es liderar, y para eso no necesitas cursos de Liderazgo, ni libros que te hagan creer que liderar es de gente “extraterrestre o con un talento” increíble.

SI sabes y quieres que puedas conseguir más de lo que estabas consiguiendo hasta ahora, no sólo basta con la gestión que has hecho hasta ahora de tu “rutina”, sino que tienes que liderarla y para ello tienes que romper muchas “normas” que hasta este momento pensabas que eran inquebrantables.

Las empresas, profesionales que nos inspiran, están liderando sus campos profesionales. Nos enseñan que los límites no existen, que los resultados se pueden crear de diferentes maneras hasta las que ahora se han hecho.

Las marcas que lideran, los profesionales que lo hacen nos motivan. Nos enseñan emociones que teníamos retenidas porque la gestión así nos recomendaba. Nos enseñan que hay vida más allá de lo que los demás hacen. Provocan los avances que todos deseamos pero que el miedo nos retiene a hacer.

Si, también gestionan sus vidas, sus agendas, sus redes sociales. Las mantienen, las controlan, pero saben que su PROPOSITO PRINCIAL, ES LIDERAR SUS VIDAS, SUS EMPRESAS, SUS SUEÑOS.

¿Te acuerdas de alguna empresa que desapareció hace poco? Su filosofía era la gestión.

¿Te acuerdas de alguna empresa que esté rompiendo y provocando? Su filosofía es la gestión pero bañada con innovación, disrupción y motivación.

¿A qué no es lo mismo Gestión que Liderazgo? Pero eso sí, para llegar hasta donde sientes, nunca olvides la gestión por muy innovador que sea tu liderazgo.

Gestión y Liderazgo. Tanto monta, monta tanto si de verdad quieres una vida diferente, un sueño diferente

¡¡Deja de ir a la pata coja!!

No desperdicies el tiempo tocando una pared, esperando que se transforme en una puerta” decía Coco Chanel.

De pequeño nos enseñaban a jugar a la pata coja. Nos decían que era bueno para nuestra coordinación, para divertirnos mientras aprendíamos los números.

Y la verdad que así era. Pero a día de hoy, con la edad “in-madura” seguimos jugando a la pata coja.

Cuando en realidad, tendríamos que saltar, vivir, con los dos pies siempre en el suelo.

Sobrevivimos yendo por la vida a la pata coja.

A la pata coja cuando hablamos de cambios en nuestra vida, pero nos agarramos a la rutina que hemos estado viviendo.

A la pata coja, cuando sabemos que tenemos que dejar a una pareja, pero aún así esperamos que dicha persona cambie, cuando sabemos que no va a ser así.

A la pata coja, cuando sabemos que necesitamos un “lavado” en nuestro proyecto empresarial, pero seguimos aferrando a las “políticas” que seguíamos haciendo hasta la fecha.

A la pata coja, cuando creyendo que vivimos, lo único que estamos haciendo es “sobrevivir”.

Y aún cuando, ocurre algún milagro en nuestra vida, seguimos yendo por la misma a la “pata coja” porque pensamos que no nos lo merecemos o a partir de ese momento, van a ocurrir todas las desgracias en nuestra vida, por haber sido los agraciados con dicho “milagro”.

¿Por qué andamos a la pata coja?

.- Porque nos mueve el miedo, no la motivación.

Se nos llena la boca, hablando de que vamos a cambiar, que vamos a transformar nuestra empresa, que hemos visto que tenemos que hacer, que las cosas ya no van a seguir como hasta entonces…

Nos ponemos el mono de faena, tenemos todo planificado, sabemos qué tenemos que hacer, Cómo tenemos que hacerlo, pero a la hora de dar el paso, el que nos lleve a cruzar el umbral de resultados pasados a un nuevo destino, NO LO PASAMOS CON LOS DOS PIES.

Y donde dijimos que lo íbamos a hacer, que ya estábamos cansados de tantas tonterías, acaba convirtiéndose en frases como: “Es que aún no es el momento adecuado, Es que la culpa de que no dé el paso es de mi pareja…Es que aún no están las condiciones adecuadas…

Más y más “Es qué…” que se resumen en una sola frase: “NO CONFIO EN MI NI CREO QUE PUEDA CONSEGUIRLO”.

Me gusta oír a escritores que expresan que el ser humano el único miedo que tiene es al fracaso. No estoy de acuerdo.

TENEMOS MIEDO AL ÉXITO.

Miedo a darnos cuenta que podemos hacer más cosas de las que hemos hecho hasta entonces, miedo a darnos cuenta que hay características dentro de nosotros, que por miedo , no nos habíamos dado la oportunidad de desarrollar. Miedo a darnos cuenta que somos mucho más de lo que nos imaginamos o nos han hecho imaginar.

Si hasta ahora tu vida ha sido “gris”, no tienes miedo a que sea igual, sino a nuevos colores.

El miedo nos hace ir a la pata coja, haciéndonos creer que queremos algo, cuando en el fondo nos agarramos como los niños en el 1º día del colegio a sus padres, no queriendo entrar en una nueva etapa de nuestra vida.

.– Nos importa el qué dirán y lo demás, tonterías.

“Es que nadie lo hace pero tengo miedo a ser la 1º persona que lo haga…Es que en mi ciudad nadie ha roto los esquemas serios que hay y sé que hay que hacerlo, pero tengo miedo..”

Nos han enseñado que hay que es mejor ser un seguidor que no un líder. Nos enseñan que mejor ver, oír y callar, que no expresar tus opiniones, porque las consecuencias pueden ser terribles.

Sabemos que con nuestras ideas iría mucho mejor nuestra vida, la vida de los demás, pero la “presión” de la sociedad, de que el “gurú de moda” se moleste porque has entrado y rebatido las ideas que le han hecho famoso o que los “amigos de toda la vida” te vean y te pregunten “”¿Qué te pasa, estás malo?”, por tus ideas, acaba produciéndose que nos relacionemos con la gente, a la pata coja, sin mostrar nuestra verdadera personalidad, nuestros deseos, ideas.

Vamos a la pata coja, por miedo a un posible triunfo nuestro y por no “molestar” a personas con nuestras ideas “diferentes” nunca vistas.

¿Y qué pasa mientras tanto?

.- Pensamos que ha sido una locura tener esa idea. Nos preguntamos para qué vamos a intentarlo, para qué vamos a arriesgarnos con lo “tranquilo” que estamos hasta ahora…  Y lo que estamos haciendo es “ocultar” nuestro talento a los demás, perdiéndose la sociedad una transformación que seguro que daría muchos beneficios.

.- Nuestra autoestima, nuestra verdadera personalidad, somos nosotros mismos quienes lapidamos. Pero luego nos quejamos de los resultados que obtenemos, del jefe que soportamos o de las noches de insomnio que sufrimos.  Esperamos que alguien nos dé una oportunidad, cuando somos NOSOTROS MISMOS QUIEN NOS LAS TENEMOS QUE PERMITIR.

¿Cómo dejamos de ir a la “pata coja” para marcar cada paso con los 2 pies?

.- Sólo tenemos 1 vida, y si nadie te lo ha dicho, ya lo sabes.  Oportunidad que llegue, sueño que tengas, idea que realices, tienes que darle la oportunidad que eche andar. Si está en tu vida, es por un motivo.

Si permites que se vaya, te aseguro que no volverá y será otra persona quien si la aproveche de verdad.

Dándole el Si a ese sueño, a ese proyecto, te estás diciendo SI a ti mismo, reafirmando tu personalidad y confirmando que los éxitos son para aquellos que optan por la valentía, no por el miedo.

.- ¿Te gustaría levantarte todos los días pudiéndole sonreír a quien ves por las mañanas en el espejo? Empieza rompiendo las cadenas que te limitan dentro de ti y te aseguro que las cadenas exteriores empezarán a deshacerse de la misma manera, siendo tu vida mucho más feliz.

.- Si tienes una idea, que sabes que va a “sentar mal” a organizaciones o romper las “rutinas” que hasta ahora han guiado a la sociedad, VAS POR BUEN CAMINO. Y más si cuando la comentas, te quieren quitar la idea. Te trataran de loco, que es algo imposible, tranquilo, VAS POR BUEN CAMINO, es tu oportunidad, de pisar con los dos pies en el mundo.

Dejemos de ir a la pata coja por la vida, y empecemos a pisar con los dos pies. Dejemos de pisar solo con el lado racional dejando a un lado el emocional, somos el fruto de ambos lados del cerebro.

Has venido a dejar tu marca en este mundo, y se empieza pisando con los dos pies, no dejando a uno colgando. Ya no hay excusas para que pises fuerte allá por donde vayas.

¿Vas a la pata coja por la vida? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

 

¡¡Una relación perfecta: Éxito y Acción!!

 

Amor sin acción es insignificante y acción sin amor es irrelevante” dice Deepak Chopra

Hoy me han hecho una pregunta, que me gustaría comentarla con todos vosotros:

“¿Cuál crees que es la gasolina que necesita el éxito?”

Al instante dije que la ACCIÓN.

¿Y tú cuál crees que sería?

¿Por qué creo que es la acción? Porque sin ella no conseguiríamos nada en la vida.

Voy a perder peso, pero esperemos a que pasen las Navidades, Voy a hacer realidad mis sueños, pero voy a esperar a que pase esta crisis, para que todo salga bien…Voy a decirle que la quiero, pero antes iré al gimnasio para que vea que me estoy cuidando como se que a ella le gusta…”

Y mientras tanto… ¿Qué suele ocurrir?

Que esa chica se ha cansado de esperar, que ese sueño se ha desvanecido y que en vez de empezar a mantenerte, estás aumentando peso más que la orca Willy.

¿Qué ha pasado? Que has dejado para mañana lo que podrías haber hecho hoy.

Toda la gente que he ido entrevistando durante estos años y que recojo en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, tienen una cosa en común, viven en el modo de acción continuo.

Si dejas para mañana algo que podrías estar haciendo hoy, es por dos motivos:

.- Porque aunque mucho lo quieras, no das un paso hacia él, porque realmente no lo quieres de verdad, “sólo de boquilla”. Que no te motiva de verdad, que lo haces para aparentar, para estar a la moda, para callar alguna boca…. Y eso te produce la pereza de dar un paso adelante.

.- O tienes un miedo atroz al éxito y sobre todo a darte cuenta que eres capaz de conseguir más cosas de lo que estás consiguiendo hasta ahora.

¿Cuál es tu excusa?

Somos los únicos responsables que dilatemos el éxito. No el efímero, el de verdad.

¿Por qué si no te motiva algo de verdad, te enfocas en lo que si te motiva?

Y no me digas que no sabes lo que quieres en la vida, porque TODOS lo sabemos. Lo que pasa que tu respuesta está detrás del miedo que tienes. Tienes miedo hasta nombrarla, ya que crees que se haría realidad sólo así, y no vaya a ser  se rían de ti o no seas capaz de dominar la situación.

Cuando sabes lo que quieres, estás enchufado al modo acción, sea la hora que sea. Todo por y para tu propósito, para tu sueño.

¿Qué relación hay entre el tiempo y el éxito?

Como bien comenta Santiago Álvarez De mon, nuestra vida es la muestra de cómo gestionamos nuestra agenda. Y así lo saben los canallas.

SIEMPRE TENDREMOS TIEMPOS PARA LO QUE NOS IMPORTA DE VERDAD. SIEMPRE.

Sacamos tiempo de las piedras, nos quitamos tiempo de nuestros amigos, del gimnasio, de las horas de la siesta que te pegas viendo la televisión tras comer, de donde sea sacaras horas, porque estarás enfocado en lo que quieres, y dejando de lado lo que no quieres.

Y el éxito es eso, SABER QUÉ QUEREMOS, y lo que NO, lo delegamos, poniéndonos mano a la obra al instante, con constancia y serenidad.. Cuando lo sabes, te enfocas como un “obseso positivo” y la acción estará continuamente en tu vida, porque devoraras el tiempo en búsqueda de tu sueño.

Cuando sabes lo que quieres, haces lo posible e imposible por tu sueño. Y para hacerlo te pones en modo acción.

Cuando sabes lo que quieres, cuando sabes quién eres, la pereza no está entre tu vocabulario, ya que te quieres comer el mundo, disfrutarlo. Y para hacerlo, estarás siempre en modo acción.

Pero ya antes de buscar el éxito, has tenido que ser coherente contigo mismo, sabiendo que quieres y que no, y para investigarte dentro de ti mismo, hasta tenido que dar un paso adelante. Y no como estabas antes, tumbado en el sofá o esperando que viniera alguien a solucionarte los problemas.

ACCIÓN, ACCIÓN Y MÁS ACCIÓN.

Al éxito sólo se relaciona con la acción, no con la frustración, miedo o desidia.

Volvamos al problema que todos hemos tenido alguna vez, que por querer llegar al éxito antes que nuestro vecino, queremos correr antes de aprender a andar.  Y eso solamente produce que el futuro sea todavía más negro.

Sabemos que tenemos que andar para llegar al éxito. Andar, no es correr. Andar no es empezar emprendiendo montando un imperio empresarial sin saber nada de negocios. Empieza por montar algo pequeño pero no olvidándote de soñar en grande. Andar, no es correr el primer día la maratón de New York, sino ir a caminar rápido por el parque, sobre todo si llevas tiempo sin hacer deporte.

La acción consciente, por favor.

¿En qué consiste? En ser consciente de los pasos que estás dando. Puede ser uno pequeño, puede ser uno grande. Todo dependiendo del momento, pero son conscientes de lo que están haciendo, con el propósito para que lo haces,  porqué están sintiéndolo y qué aprendizajes se están llevando de cada paso. Y todo con el fin de alcanzar su meta.

Así que recuerda, que para vivir en modo acción.

.- Se coherente contigo mismo. Si algo te da pereza y te has comprometido a hacerlo, es que realmente no te motiva.

.- Tu vida está compuesta, por el uso que haces con tu tiempo. Échale un ojo a tu agenda y dime si muestra éxito o no.

.-Acción no es empezar, metiendo la 5 marcha. Es empezar con la 1 y poco a poco ir subiéndolas. No quieras correr antes de empezar a andar, porque seguro que la leche, será de las que hacen época

¡¡Un sólo paso ya es progreso, ya es éxito, nunca lo olvides!!.

¿Crees que al éxito se llega sin acción? ¿Qué acción vas a emprender hoy para llegar hasta donde tú quieres?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este Enlace. Además podéis poneros en contacto conmigo ante el lanzamiento de los workshop “Liderazgo&Disrupción” y “SkunkBranding”.

Fernando Beltrán: “El nombre es un motor, orgullo,un compañero de viaje..”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Fernando Beltrán.

Mira a tu alrededor, ¿Qué ves? Seguro que me dirás que una cortina, una silla, una televisión o el nombre de una persona.

Todo las cosas tienen un nombre. ¿Pero qué importancia le damos al nombre? Pero la cosa que tiene un mal nombre, tiene por delante una difícil existencia.  ¿O es que nunca hemos dicho una frase así como: “La verdad que no te pega el nombre, Creía que te llamarías Daniel o David”? Todos hemos vivido una situación así.

El nombre es más importante de lo que imaginamos, pero nos centramos más en el proceso de crear una marca, de cuantos metros tendrá el local o de qué días tenemos para “hacer” a nuestro hijo.

El nombre marca la Diferencia

Y de ello estuvimos hablando hace unos días Fernando y yo. Creador de nombres como Amena, Faunia, Everis, Rastreator o Qé entre otros, es autor del libro “El nombre de las cosas” en los que remarca como un nombre marca el destino de una marca o producto.

GRACIAS  Fernando por recordarnos que el nombre es el punto de partida hacia el éxito o al abismo, y que no lo tomemos tan a la ligera. Puedes conocer más el trabajo de Fernando a través de Twitter, y  en su Web.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

– Fernando Beltrán…¿Qué dice tu nombre?

Nombra a una persona tenaz de carne y hueso -real y accesible, por tanto, precisamente por ser nombrable, y a un latido de carne y humo -poético y terrenal al tiempo- que intenta estar a la altura de su vocación, sus tareas y sus sueños.

– ¿Qué es un nombre?

Un punto de partida -ambicioso, exigente, ilusionante-, un punto de apoyo y un compañero de viaje en todos los proyectos que fijen previamente los valores, atributos y objetivos que deseen comunique su identidad verbal. Y por encima de todo, un impulso, un orgullo, un motor, un código de acceso, un salto hacia delante…

– ¿Por qué un nombre debe llegar a marcar la diferencia?

Porque se trata de identidad, pero también de consistencia, credibilidad y personalidad: Marcar un territorio -producto, concepto, propuesta comercial, proyecto…- que sólo al ser compartido tiene sentido, y que debe transmitir seguridad y diferenciarse de quienes proclaman un mismo beneficio.

– ¿Cómo es el proceso de crear el nombre de un producto o empresa?

Necesité trescientas páginas en mi libro “El Nombre de las Cosas”, y no sé si lo conseguí del todo, imagínate en unas líneas…. Porque, además, cada proyecto es un mundo que te obligar a alterar, simplificar, profundizar o modificar de algún otro modo los pasos convencionales. Un proceso que parte de un briefing inicial del cliente que incluya una tabla de valores y atributos a comunicar. Y a partir de ahí, determinar los campos de búsqueda léxica y semántica desde los que vas a trabajar, analizar sus respectivas áreas de connotación, y aplicar finalmente las técnicas de declinación, arquitectura verbal y las distintas validaciones eufónicas, territoriales y jurídicas.

Este sería el proceso canónico, pero también podría decirte que hay que empaparse del producto, la empresa, el proyecto a nombrar. Llegar a saber más incluso que aquellos que te lo encargan. Vivir en ello, en definitiva, porque la experiencia me ha demostrado que el nombre está ya dentro de lo que hay que nombrar; lo que hay que hacer es encontrarlo, escucharlo, pronunciarlo en alto, sacarlo a la superficie…

– ¿Por qué creamos una marca y pensamos que el nombre es lo último? Anunciamos con trompetas y tambores la creación de una marca y no de su nombre, ¿Por qué?

Esto está cambiando, afortunadamente. Pero quedan aún muchas inercias de aquel pasado reciente en el que, aunque parezca mentira, hasta los manuales más importantes de Identidad Corporativa no mencionaban siquiera la existencia de los nombres. Tuvimos incluso que crear el concepto de Identidad Verbal.

– ¿Cuál es tu nombre favorito?

En lo personal, LLOVIEDO, en lo práctico emocional AMENA que nos cambió la vida, en lo social, FAUNIA, un auténtico fenómeno de masas, en lo más estrictamente comercial, , cambio de la marca anterior Bollylandia de Panrico y subida de las ventas un 27%, en lo artístico el TEA, el Museo de Arte Contemporáneo de Santa Cruz de Tenerife, un trabajo precioso, y en lo inesperado RASTREATOR, un nombre que ha cambiado el modo de nombrar en el sector de los seguros… Y… No sé, podría decirte estos u otros muchos ejemplos según mi estado de ánimo, hemos creado más de setecientos, muchos años ya en esta bendita especialidad…

– ¿Por qué crees que la gente no sabe distinguir entre Marketing y Branding?

Porque se han explicado de un forma muy incompleta y sesgada casi siempre. Generalmente nos ocupamos mucho más de seccionar y competir desde compartimentos estancos que en sumar lo que cada uno de ellos puede aportar a lo que realmente es importante, que al final es que las cosas -las comerciales también- vayan mejor

– ¿Qué sería del Branding sin el naming?

Renunciar o no prestar atención al mayor activo de una compañía. Una ocasión perdida… Una marca que no se puede ni nombrar, ni oír, ni transmitir, ni …

– ¿Por qué tenemos que estar orgulloso de los nombres que ponen en nuestro DNI?

No tenemos que estar necesariamente orgullosos, pero sí a gusto y en armonía con ellos, y si no es así, cambiémoslos, Una vez escuché en la calle decir a alguien no fui yo hasta que cambié de nombre… La frase es tremenda, pero creo en lo que dice…

– ¿Quién es un nombrador? ¿Todos podemos serlo?

En nuestras vidas privadas, sí, porque cometemos muchos errores por no acertar con el nombre de las cosas que nos pasan, y reaccionamos por ello de manera incorrecta… En nuestra vida profesional, quizás mejor recurrir a un profesional, como todos podemos hacer cosas en nuestra casa, pero a veces hay que llamar a los que se dedican a ello…

– Si te digo Liderazgo Canalla… ¿Qué dice para ti ese nombre?

Algo distinto, un enfoque que pone mala letra a lo que se nos ha dado ya hecho. Y en el mundo del marketing hay mucho miedo a decir las cosas de otra manera, nadie da el primer paso, aunque, eso sí, luego se copia y adapta rápido y nos encanta lo que otro ha hecho, dicho, puesto de moda, impuesto… Un nombre valiente, con riesgo, un acierto que, eso sí, te obliga a estar a la altura…

– ¿Qué quieres ser de mayor? ¿Te consideras una persona que hace arte?

Poeta y Nombrador. Me basta así. Y está bien.

– Cuando gritas Eureka tras encontrar el nombre para un producto o empresa.. ¿Qué sientes?

Una felicidad inmensa, y un respeto muy grande hacia ese producto, esa empresa, ese cliente que confió en nosotros… y a partir de ese momento, sentir que ¡Ese nombre ya es suyo, no nuestro!

– ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Esos breves momentos inesperados en los que sentado en cualquier lugar del mundo sientes de pronto que los relojes y sus agujas se han olvidado de ti un momento, para ser, paradójicamente, sólo tú y a solas contigo mismo, acompañado por tanto de todo y todos los que quieres…

¿Una vida aburrida?

El aburrimiento se cura con la curiosidad. La curiosidad no se cura con nada” decía  Dorothy Parker

El mundo vive sumido en el aburrimiento.

Estoy aburrido con mi vida…Estoy aburrido con mi pareja…Estoy aburrido con mi trabajo…Estoy aburrido con lo que ponen en la televisión…

Y no hace falta que lo diga la gente, viendo la cara que tienen durante el día, ya dice mucho de ellos… Una cara donde la sonrisa brilla por su ausencia y donde la mirada expresa tristeza.

Cuando la gente me comenta: “Quiero hacer algo con esta vida tan aburrida que tengo”, para posteriormente preguntarme: “¿Qué harías tú?”.

Siempre contesto lo mismo: “Hacer de verdad lo que sientes que tienes que hacer”.

Instantáneamente pegan salto para atrás, como cuando los gatos ven el agua.

Cuando uno está en búsqueda de sus sueños, NUNCA ESTÁ ABURRIDO.

Estamos aburridos, PORQUE QUEREMOS.

Estamos aburridos, porque nos ha ganado la frustración y la resignación a la fuerza de voluntad.

Estamos aburridos, porque hemos dejado que el miedo nos gane frente a la posibilidad de descubrir qué pasaría si fuéramos hacia nuestros sueños.

ESTAMOS ABURRIDOS, ESTAMOS DESMOTIVADOS, ESTAMOS DESGANADOS, PORQUE NO TE DAS LA OPORTUNIDAD DE SER.

Ahora se sincero contigo mismo, por favor, ante esta pregunta:

Cuando haces lo que sientes que tienes que hacer, lo que tu corazón te impulsa… ¿Cómo se te pasan las horas? ¿Me dices cuantos momentos tenías de ilusión, de superación, de aprendizaje? ¿Me dices que pensabas que tu vida era aburrida?

Con tu cara sonriente, pensando en aquellos momentos, ya me estás diciendo todo.

Cuando estamos haciendo lo que sentimos que queremos y debemos hacer, por iniciativa propia, NO HAY ABURRIMIENTO.

Siempre lo digo y lo diré, si supiéramos los significados de verdad de las palabras, muchas cosas cambiarían.

Aburrimiento es “La sensación de fastidio provocada por la falta de diversión o de interés por algo”.

Vayamos por partes.

SI una persona tiene la sensación dentro de ella, y no hace nada para transformarla. ¿Por qué se queja luego de lo que está viviendo?

Nosotros somos los responsables de lo que nos pasa, de lo que no nos pasa y así como lo que nos gustaría que nos pasara.

Seamos un poco más coherentes con nosotros mismos, y empecemos a ser dueños de nosotros mismos, de nuestras emociones.

Si sientes que te falta diversión en tu vida, es el momento, no de ir a una fiesta, de largarte a pasar el verano a Ibiza, o de emborracharte para olvidarte de la vida que tienes. Es el momento de pensar QUÉ está pasando en tu vida, QUÉ te falta y lo peor de todo, aún sabiéndolo, ¿Por qué no haces nada al respecto?

Cuando sabemos qué NO queremos en la vida, sabemos qué SI queremos en la misma. Simplemente es transformar la frase negativa de “No quiero que…” por “Quiero que…”.

Si, ya sé que estarás pensando que es muy fácil ponerlo en papel, pero luego hay que llevarlo a la acción.

Vivimos a la pata coja, porque tenemos miedo de pisar en la vida, con los dos pies y fuerte.

¿Por qué?

TODO POR MIEDO. Al qué dirán, a no saber si eres capaz, a no saber si lo conseguirás… y mientras tanto, gritas y gimoteas a los 4 vientos que “TENGO UNA VIDA MUY ABURRIDA”.

BASTA YA , que aún sabiendo lo que tienes que hacer, lo que te pasa, no lo hagas, no tengas los santos webs de decir:” Hasta aquí hemos llegado, ahora es mi momento, ahora voy a por mi oportunidad”

DEJA DE QUEJARTE, Y PONTE MANOS A LA OBRA. PORQUE HAS VENID O A EXPRIMIR LA VIDA, A DISFRUTAR DE ELLA, Y AÚN SABIENDOLO, NO LO HACES. Si te quejas de los resultados que tienes, es porque TÚ quieres tener esos resultados, sabiendo que puedes darle la vuelta a la tortilla.

Así qué no más excusas.

Y si te sientes aburrido y todavía estás enfocándote en lo que te produce ese aburrimiento. ¿Piensas que caerá un meteorito que cambiara la situación por ti? Me parece que no.

Te estás interesando por algo que no te ilusiona, te motiva, o ya ha hecho su labor en tu vida. Sigues interesándote en esa situación o persona, por el qué dirán, no vaya a hacerle daño, no vaya a ser que se cree la 3 Guerra mundial… Pensamos en posibles consecuencias que pudieran provocarse por nuestra reacción a nuestra sensación de aburrimiento… Y siempre acabamos dando prioridad a los demás, no se vayan a molestar, que a nuestra felicidad, a nuestros sentimientos.

En un cabeza llena de aburrimiento, frustración e ira, nuestra habrá espacio para el éxito, la felicidad y la ilusión. Y para que sí lo haya, tienes que empezar a enfocarte en ello. Cueste lo que cueste.

Será romper creencias, será romper con gente que lleva tiempo contigo, será romper estereotipos en tu círculo de amigos, serán muchas cosas seguramente… Pero habrá un gran beneficio esperándote:

DIVERTIRTE TODOS LOS DÍAS DE TU VIDA, SIENDO, HACIENDO Y SINTIENDO LO QUE TÚ QUIERES, QUIEN TU ERES…

Y te aseguro que es una sensación increíble, que te hace afrontar los días con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de cualquier circunstancia que surja.

Pero también te voy a hablar, de otra cosa. Hay que tener tiempos durante tu vida, en los que estar aburrido.

Aburrido es NO HACER ABSOLUTAMENTE NADA. Es el contrapunto a esta sociedad en la que tenemos que estar haciendo constantemente cosas sino pensaran que seremos unos “despojos de la sociedad”.

Yo promulgo que durante la semana tengamos la sensación de estar aburridos. El cerebro necesita oxigenarse, parar, ser “amebas” que recuperan la energía gastada, ver donde nos encontramos, qué ha pasado por nuestra vida o que NO ha pasado hasta la fecha.

Estar aburrido es darle vía libre a nuestro subconsciente, eso que nos guía pero por “agendas, miedos y rutinas” no dejamos que hable.

Por favor, date más momentos para estar aburrido, tu vida te lo agradecerá.

¿Vas a permitir que el aburrimiento se apodere de tu vida? ¿Por qué estás aburrido? ¿Qué vas a hacer para transformar tu vida?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de Amazon.

He lanzado el workshop “Liderazgo&Disrupción” en el que recoge toda la formación y experiencias que engloban el nuevo Management Disruptivo que las empresas y profesionales de éxito imprimen. Podéis poneros en contacto conmigo a través de chocolaterojoconsulting©gmail.com

 

¡¡Evangelios, Influencers y Branding!!

Lo que construye la Marca no es el mensaje, es la experiencia que se vive con ella” dice Alex Pallete.

Nos quejamos de los símbolos religiosos, y cada vez que enciendo el ordenador, veo a más gente intentando evangelizarnos.

Pero ante eso, no decimos nada.

Ves mensajes del tipo: “ Promulga nuestra filosofía por todo el mundo, sólo obtendrás beneficios..Estudia con nosotros y podrás vivir como nosotros lo hacemos…Acude a nuestro evento y ya nada será lo mismo en tu vida”.

Sólo les falta poner de fondo el Aleluya de Haendel.

Nos están anunciando la buena nueva. Lo que todos los hombres hemos estado esperando, la llegada de su evento, de su producto,… que nos salvará la vida y ya podremos ser felices, comiendo perdices el resto de nuestras vidas.

Esta semana, mientras estaba realizando un proceso de transformación de la cultura organizativa, en dos empresas diferentes, me pidieron lo mismo: “¿Cómo podemos hacer que todo el mundo piense en nosotros y nuestro producto? ”

Es el sueño de toda empresa y profesional. Que cuando pensemos en un tipo de producto o servicio, No nos tendría que hacer falta nada, vendría a la mente nuestro producto, servicio, nombre..

También la palabra evangelizar, es otra palabra que prostituimos.

Evangelizar, es transmitir a quien te escucha, que una buena nueva, está a punto de aparecer.

¿Qué es lo que nos decían que hacía Jesús y sus Apóstoles? Evangelizar explicando una nueva forma de vivir.

Tanto si nos fijamos en Jesús, como en Apple, no nos están “vendiendo” su producto, ESTÁN LLEGANDO A NUESTROS CORAZONES.

En la actualidad, evangelizar, es sinónimo de “SI PUEDO PISAR LA CABEZA A MI COMPETENCIA, LO PIENSO HACER”.

Si yo leo:” Ven con nosotros, y serás como yo” (Eslogan que vi hace poco, de un “gurú” del amor), no está evangelizando de ninguna manera, no está llegando a mi corazón, más bien me está dando miedo.

¿Con qué se está jugando?

Con el miedo que tiene las personas en estos momentos. Con la desesperación de saber que están mal y que quieren un cambio. Y ya si les ofrecemos luces de colores chulos, carteles de neón y palabras que quieren oír… Ya tenemos una persona que se unirá a nuestro bando…

Pero no por mucho tiempo, te lo aseguro… La gente no es tonta.

Pero en una sociedad en la que aparentar, en vez de ser, en la de comprar seguidores en redes sociales y no llegar al corazón, son leitmotiv de la misma, ¿Qué vamos a esperar?

Que si podemos “manipular” a los posibles clientes  para que compren nuestro producto, y así “adecentar” la cuenta de resultados… LO HACEMOS.

Siempre por el método rápido, no por el que produce los resultados de verdad.

¿Y por dónde se empieza?

Por los CORAZONES de los clientes.

Cuando llegan a tu corazón, DE VERDAD, sin trampas, no hace falta que les pidas un favor, tú te predispones a hacer lo que sea, por esa persona, por esa empresa.

¿Por qué?

Porque han sabido entender QUÉ necesitabas y PORQUÉ lo necesitabas.

No me cansaré de repetirlo, si no tienes un PORQUE, nunca llegarás a ser como esas marcas que llevan años y siglos en nuestra mente.

No quieren una “fortuna eventual”, sino que los clientes se sientan afortunados y caminen con nosotros en la vida de la empresa, porque lo que les inspira los productos, cómo se sienten, el estilo de vida promulgamos…

Los clientes hablan de cómo les beneficia esos productos, ese estilo de vida y la competencia, les importa un bledo. Sólo tienen ojos para ti, como estás enamorado.

Pero por muchas herramientas que tenemos para diferenciarnos de los demás, no sabemos cómo utilizarlas.

Vendemos … El mismo perro pero con diferente collar.

¿Quieres que tus clientes, evangelicen tus productos sin que tú les digas nada?

Haz que tus productos produzcan una diferenciación y un valor, respecto a los demás. Que produzcan ALGO, que remuevan cuando los veas, no algo parecido a: “Una copia barata más que se parece a …”.

Hacemos copias de lo que triunfa, y pensamos que así, también nosotros triunfaremos. Y estamos muy equivocados. Triunfaremos en lo que sea, cuando seamos nosotros mismos, cuando demos a los demás, 1% más de lo que dan la competencia. Cuando produzcamos un antes y después tras probar el producto, antes nunca vivido.

Solamente así, nuestros clientes, se convertirán en nuestros evangelizadores, porque mientras tanto, seremos uno más.

Haz productos maravillosos, con corazón y te digo que todo será más fácil.

Algunas empresas y profesionales me preguntan: “¿Pero qué pasa? Sé que mi producto se diferencia de los demás y tiene un valor incalculable… No lo entiendo”…

Dejemos de fijarnos en lo que pensamos uno mismo sobre nosotros y nuestros productos; y ESCUCHEMOS DE VERDAD, a los clientes que nos compraron y a los que nos podrían comprar.

Quizá aprendamos acallando el ego y escuchando a los demás.

Así que por favor:

.- Antes de pedir de evangelizar o que lo hagan, pregúntate si tu producto llega al corazón de los clientes.

.- Antes de pedir que evangelicen en tu nombre, pregunta si tu producto esta diferenciado y da valor, respecto a los demás.

.- No pienses que los clientes son tontos. Caerán 1 vez, pero no habrá una 2º, sino haberlos satisfecho de CORAZÓN, DE VERDAD, en la 1º. No vendas algo que ni tú mismo comprarías.

.- No hará falta que pidas que evangelicen en tu nombre, la cara de tus clientes, ya lo dirá por sí mismos.

.- Escucha siempre a tus clientes, seguro que aprenderás más que de tu Ego.

Y si no evangelizan tus clientes, nos sumamos a un influencer.

Nos unimos a personas, que por el número de seguidores que tienen en redes sociales, o Agencias de Comunicación, pensamos que nos van a llevar al Olimpo de la Fama y a la facturación constante por 10.

¿Qué pasaría si fuéramos nosotros los embajadores de nuestro producto y NO una persona, que ni lo conoce, ni lo ha probado ni sentido? ¿O es que por un número de seguidores, ya determina lo que es bueno o malo? ¿Es que esa persona va a tener más brillo en los ojos que nosotros, que lo hemos creado?

¡¡NOOO!!.

Y ahora para colmo han creado un curso de cómo tratar con influencers..NO COMMENT.

Para los influencer (seremos un negocio más, para algunos), dirán lo que creamos que deben decir, se harán la foto que necesitemos, pero como nosotros mismos, no expresaran lo que sentimos que hará el producto a la sociedad. Pero en una sociedad donde la imagen manda, donde el efecto halo, por juntarnos con quien la tiene más grande (hablo de seguidores), hará creer que somos los mejores.

Lo único que conseguiremos será una portada en revistas que dentro de 1 año nadie se acordará.

Si quieres una publicidad con resultados fuertes y constantes, SE TÚ MISMO EL QUE PROTAGONICE EL ANUNCIO. Nadie cómo tú será quien deslumbre más.

Así que recuerda:

Evangelizaras a todo el mundo, llegando al corazón de tus clientes. Serán tus clientes quienes, sin que tú digas nada, expandirán la buena nueva de tu producto. Y si ya eres el protagonista de toda acción publicitaria, te aseguro que tienes ante ti una marca, un producto, que dejará la huella que tú sabes que quieres dejar en todo corazón.

¿A qué esperas? ¿Eres el evangelizador de tu propia marca? Recuerda: Las Marcas NO se CONOCEN, SE SIENTEN.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” A través de Amazon y la tienda de Versos y Reversos.

Xavier Escales:”Un proyecto sin un equipo es como una fiesta sin invitados”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” para mi es un placer presentar a Xavier Escales.

En un mundo, en el que sólo importa la cuota de negocios, dónde si no se alcanza un determinado número de volumen de ventas habrá consecuencias inmediatas…

En un mundo donde se nos lleva la boca con la innovación, la disrupción, asistir a números cursos y eventos, para hacer creer que somos innovadores, diferentes, que cuidamos a nuestro mayor activo, que son las personas…al final, en la primera dificultad, siempre acaban haciendo lo mismo… cortar siempre primero por aquello, que enarbolaban como lo más importante para ellos, su capital humano.

¿Es posible escalar puestos en el ranking de tu sector empresarial con la filosofía que siempre las personas tienen que ir primero? ¿Es posible multiplicar la facturación por 15 en 10 años sabiendo que todo empieza por una persona y termina por otra, empezar por un trabajador y acabar con el cliente?

Es lo que ha realizado ASICS con su #AlwaysPeopleFirst y Xavier Escales, liderando el proyecto como su Country Manager en España y Portugal.

Hace unos días tuve el placer de conversar con Xavier, sobre la importancia de las personas en las empresas, de la escucha, de su desarrollo personal dentro de la misma, de la felicidad en el trabajo y cómo todo ello produce los resultados que han catapultado a Asics al 3 puesto en su campo profesional.

GRACIAS  Xavier por recordarnos que el principio de todo comienzo, son las personas. Puedes conocer más el trabajo de Xavier a través de  Twitter y del libro que recoge todo el camino de Asics, titulado “Las personas primero. Las Claves de 10 años de éxito”.

Sabes que tu vida puede ser diferente y aun así no haces nada para conseguirlo? ¿Te da miedo romper los límites que tienes en tu mente? ¿Quieres poner patas arriba tu vida y conocer eso que llaman felicidad? ¿Quieres que tu empresa alcance esas cimas que siempre has soñado? ¿Crees que el ambiente de tu empresa tendría que mejorar? ¿Sabes que el antídoto a todos los problemas es el NO escuchar tu corazón? Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

– Si alguien te definiera en una frase, ¿Cómo crees que lo harían?

Exigente y buena persona.

.– Si alguien dijera ASICS, ¿Qué te gustaría que te dijera? ¿En qué valores se basa la marca?

Me gustaría que dijera que la marca no ha perdido los valores de su fundador, que sigue siendo fiel a lo que significa su acrónimo Anima Sana in Corpore Sano. Los valores de ASICS son el respeto por las reglas y las personas, la preparación minuciosa, el trabajo en equipo, la persistencia y el aprender de los errores.

.- Los valores de una empresa, ¿Tienen que estar en el hall de la misma expuestos o tienen que ser vividos por los trabajadores?

Ambos, aunque lo más importante es que los vivan los líderes de la empresa, sino, es imposible que los vivan los trabajadores por mucho que estén en el hall.

.- Hasta los directivos de una empresa, ¿Hacen arte dirigiendo la misma?

Los buenos, sin duda. Yo me considero más un aprendiz.

.- Las empresas que perduran, ¿Son las que crean un estilo de vida para la sociedad?

Las empresas que perduran son las que saben adaptarse mejor a los cambios en la sociedad. Ahora vivimos una época donde la sociedad demanda empresas responsables y comprometidas, que no sólo persigan obtener beneficios y, sobre todo, no a costa de todo.

.- ¿Qué sería todo proyecto, sin un equipo? ¿Cómo se forma un equipo?

Pues un proyecto sin un equipo es como una fiesta sin invitados. Un poco aburrido, ¿no? Cuando un grupo de personas comparten un objetivo, suman esfuerzos, se equivocan, aprenden, discuten, se reconcilian, etc, es sobre todo mucho más enriquecedor. Un verdadero equipo se forma buscando personas con diferentes aptitudes y con similares valores.

.- Una empresa, ¿Se debe orientar hacia los cortos o largos plazos?

A largo plazo sin perder de vista que el corto te permitirá llegar al largo.

.- A la hora de contratar gente, ¿Nos debemos fijar en un CV  o en una mirada que nos diga que es la persona adecuada?

Yo miro 3 cosas: Que sea buena persona, trabajador y que le brillen los ojos con el puesto de trabajo. Si además tiene un CV brillante, me ha tocado la lotería.

.- ¿A qué o quién das gracias todos los días?

A quien me está ayudando desinteresadamente.

.– ¿Qué importancia debe tener la coherencia en el mundo del management y de los negocios?

Mucha. Yo no he fumado nunca pero supongo que no haría caso a un médico que me dijera que dejara de fumar y él fuera fumador. Lo mismo pasa en una empresa. Ser coherentes y dar ejemplo es fundamental.

.- Siempre las personas primero, Always People First. ¿Qué sería de un proyecto sin las personas?

Sería como mirarse al espejo: te puede gustar más o menos pero es frío e individual y sobretodo no aprendes nada. Mejor salir a la calle y que te digan si te queda bien o mal el nuevo corte de pelo. A veces es duro pero, seguro, enriquecedor.

.- ¿Por qué no se acepta el fracaso en una empresa? O al menos en la mentalidad latina.

Porque tenemos inculcado que el fracaso es igual a una derrota, cuando en realidad el fracaso es igual a una oportunidad de aprendizaje. ¡¡Si supiéramos cuántas personas de éxito han fracasado antes!! El último que he descubierto fue Walt Disney.

.- ¿Qué importancia debe tener el desarrollo personal y profesional, en el día a día de la empresa?

Mucho, ya que los cambios se van a desarrollar a velocidad de vértigo así que hemos de evolucionar para no quedarnos atrás. Hemos de ayudar a nuestra gente a ser mejores personas y mejores profesionales. Todos saldrán beneficiados: ellos, los superiores y las empresas.

– ¿Todos valemos para liderar un proyecto empresarial? ¿Todos valemos para emprender un sueño empresarial?

No. Yo no valgo para jugar a futbol en un equipo de primera división, pero en cambio tengo otras capacidades. Hay gente con capacidad de liderar y si además se esfuerza por mejorar sus debilidades y desarrollar sus fortalezas puede llegar a ser una persona de referencia. Lo mismo pasa con un emprendedor. Hay otras personas que tienen otras habilidades, ni mejores ni peores, diferentes y también muy necesarias. Hay jugadores con la habilidad de meter goles, otros con la habilidad de pararlos, otros con la de visión del juego y otras personas capaces de poner orden y foco desde el banquillo.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad? ¿Se puede ser feliz en una empresa? ¿Cómo?

Para mí la felicidad tiene 3 pilares: la familia, el trabajo y tiempo para mí, que normalmente lo empleo en hacer deporte. El ser humano busca la felicidad, sino que le pregunten a un padre y a una madre, que es lo que quiere para sus hijos si sólo pudiese elegir una cosa. Si no somos felices en una empresa, antes o después cambiaremos de empresa. Mejor que las empresas empiecen a hacer cosas o perderán a su talento.

.- Una reflexión para los lectores del blog.

Cualquier negocio empieza por un empleado y acaba con un cliente. Trátalos lo mejor posible. Tu futuro depende de ellos más de lo que crees.