La batalla empieza HOY.

El resentimiento no se calma con el resentimiento, sólo con amor deja de existir, esto es una verdad constante” decía Buda.

batallaYa no sabes qué hacer. Lo has intentando todo. Hasta has preguntado al oráculo, para saber qué te decían al respecto.

Las palabras que te han dicho, siempre han sido para ti una profecía cumplida. “Es imposible, no lo vas a conseguir, no vayas, te van a hacer daño, no va a merecer la pena…”. Y hasta ahora todo lo que decía, se ha ido cumpliendo.

Hasta ahora pensabas, que solamente los dioses, podrían ganar, pero las cosas van a cambiar desde hoy mismo.

Hasta ahora todo pensamiento de gloria había muerto por el camino, pasando de la ilusión a la desidia.

Pero hoy es un día nuevo, HOY EMPIEZA TU GUERRA.

Las guerras empiezan por  resentimiento. Pero no una actitud hacia nadie ni nada. Así no va a empezar tu guerra… Estas disgustados contigo mismo, enfadado contigo mismo. Y esto se va a acabar.

Este resentimiento te ha hecho comprometerte contigo mismo. Muchas veces lo habías hecho, te habías comprometido con un trabajo, con una idea, pero no tenías una idea inspiradora, que te hiciera levantarte cuando te caías.

Cuando eso pasaba, lo que hacías era quedarte en el lodo, llorando, quejándote, “acordándote” en todo el mundo, pensando que todos tenían la culpa de lo que te pasaba menos tú. Pero sabes que no es así. Esta vez tienes una idea que te ha inspirado a levantarte,  te inspira y que te hará seguir hasta llegar a la meta.

Vas a hacer lo impensable. Vas a atacar a la tristeza, al miedo, a la vergüenza antes que se instalen en ti, porque cuando lo hicieron… mejor no recordar los resultados que has tenido hasta ahora.

Antes pensabas que no merecía la pena el sacrificio. ¿Por qué sudar? ¿Por qué seguir cuando los demás había tirado la toalla? ¿Por algo sería, si?… Pero esta vez sabes que el éxito, la felicidad, tus sueños, como la de todas las personas que lo han conseguido están compuesto por un mar de “sangre” , de compromiso,  confianza, humor, generosidad,  y de sudor…

Esta vez no te vas a dejar vencer por el poder malvado que te decía que era imposible, que no lo ibas a conseguir. Sabes que lo harás. Esta vez no lo vas a oír. Ya vale de estar rendido a la tiranía de lo imposible, del no puedo, del imposible y a la rendición a la primer caída.

Esta vez te vas a mantener firme, comprometido y siempre inspirándote en tu idea.

No quiere decir que ya no sientes miedo, ni nada parecido. Todos y cada uno de los héroes, que lo han conseguido, lo sentían, tenían el miedo en su corazón y lo seguirán teniendo siempre ante la novedad, ante la incertidumbre. Pero hicieron algo que no habías hecho tú hasta entonces, dar un paso adelante.

Tú lo sabes, lo sabías desde siempre, pero hoy te has mostrado ante ti, ante los demás, como lo que eres. Eres único, eres un “espartano“, eres un luchador. Al igual que hacía Superman al esconderse detrás de sus gafas, tu lo hacías con tus miedos y siguiendo las “Normas” que la sociedad dictaba, para no salirte del “rebaño”.

Pero ahora te vas a enfrentar a ellos, a aprender por qué están en tu vida, y qué positivo tienen.

Si te fijas, los “héroes” no tienen unas manos finas, y una piel cuidada. Tienen “callos”, tienen “heridas”, tienen “marcas” de guerra…  Y ahora mírate tus manos, ¿Cómo están? ¿Cuidadas? Perfecto, pero ahora dime ¿Estás consiguiendo los resultados con los que siempre habías soñado? Si la respuesta es NO, hay que “mancharse”, hay que arremangarse e introducirse en el lodo.

Cuando llegues a las “Termopilas”, verás que TODO, hasta las circunstancias más negativas, tenían un lado positivo.

SpartaQuieres luchar por ti, por tu idea, por tu sueño,  pero sobre todo “luchas” porque has escuchado a tu alma. Hasta entonces la tenías en modo “off”. Cada vez que te decía algo, subías la televisión, te ibas de copas con los amigos o te comías una palmera de chocolate. No querías pensar que estabas loco, no querías ver que tu vida no era lo que habías pensado que ibas a conseguir cuando eras un joven “Iluso” según decía tus padres.

Sabes que solo no lo vas a conseguir. Así que has decidido “Luchar” junto a personas que darán todo lo que tienen y saben para que tú lo consigas. Personas que te alentaran en las caídas, que te mantendrán calmado y gente que te dirá, “¿Lo ves como se podría?” cuando estes pasando la meta.

Has decidido luchar, y cuando lo has dicho ilusionado, sabes que ha habido gente que te han dado un no por respuesta, en vez de su apoyo. ¿Qué hacer en esos momentos que te están dañando? Con el silencio y compasión. ¡¡Silencio, no respondas!!. Compasión, porque sabes que ellos querrían conseguirlo, lo intentaron  y al recibir un NO,  desean que los demás , no lo consigan también.  Y por eso tienes que tenerles compasión,.

Tienes miedo de pedir la victoria para ti, te da vergüenza. Te han enseñado que la victoria solamente lo consiguen los dioses. Pero esas personas que admiras por sus éxitos, sus triunfos, son personas como tú, no son dioses.

Cada mañana vas a renacer y cada noche mueres.  Esta vez vas a disfrutar de cada fallo, porque sabes que son píldoras de aprendizaje, que el fracaso es una plataforma .

Cada mañana te preguntabas ¿Qué hubiera pasado si lo hubiera intentando?, y la respuesta es no se… pero ahora la respuesta será, superación, confianza, constancia , sueños, ilusión, felicidad.

No te dabas cuenta del peso que tenían las decisiones en tu vida, hasta que viste que no te gustaba lo que estabas consiguiendo hasta ahora.  Ahora esta decisión, la de luchar, de crearte a ti mismo, quizá no consigas los resultados que soñabas, pero sí, muchos más de lo que estabas consiguiendo hasta ahora.

Te das cuenta con tu decisión, la belleza que hay en ti, que el sacrificio te une a personas por el camino, que ves oportunidades ocultas por el camino que aprovechas, que aunque solamente te quedaran 2 meses de vida, seguirías optando por la misma opción.

¿Por qué? Porque estás feliz. Feliz de estar en la 1 fila de la vida, de ser el protagonista de la misma y no sean los demás quienes te dirijan como una marioneta. Ahora SI, sabes que tú eres el creador de tu destino, y que si antes no conseguías resultados, tú también tenías culpa.

Feliz porque sabes que una promesa se convierte en aire si no das el paso adelante. Y tú lo has dado.

Tú único obstáculo en la vida eres tú, tú decides si quieres morir de pie o seguir viviendo de rodillas.

Tú decides.

¿Te quieres reencarnar en un dios? ¿O quieres darte cuenta que dentro de ti, ya está ese dios que tanto anhelas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: