¿Quieres el último de los lujos?

Actuamos como si el lujo y la comodidad fueran lo más importante en la vida, cuando lo único que necesitamos para ser realmente felices es algo por lo cual entusiasmarnos” decía Charles Kingsley

lujoLa R.A.E dice que el lujo es “Todo aquello que supera los medios normales de alguien para conseguirlo”.

Con esta definición y en los momentos que vivimos, pienso que todo es lujo.  Hasta la más mínima cosa, es puro lujo… Y nosotros, literalmente, no le hacemos ni caso.

Pensamos que es un lujo conseguir un puesto de trabajo, pensamos que es un lujo que esa chica que tanto nos gusta nos diga un simple “HOLA”, pensamos que es un lujo tener la oportunidad de hablar delante de un aforo, pensamos que es un lujo ser felices, pensamos que es un lujo todo que suponga un esfuerzo para nosotros.

¡¡QUÉ PENA!!

¿Y por qué pensamos así? Porque nos han enseñado, que los “lujos” son para personas especiales, únicas, con unos dones de la leche… y nos hacen creernos, que nosotros no llegaremos a ese nivel, aunque lo deseemos, nunca.

¿Pero por qué crees que no puedes conseguirlo? Todo lo que te propongas puedes llegar a ello, ostia. ¿Por qué le das el poder a una persona para determinar tu futuro?

Tú ya eres un lujo para esta sociedad, para el mundo.  Tienes unos dones, que son puro lujo, que ayudarán a transformar a la sociedad,  y porque piensas que no lo vas a conseguir, que no puedes, que no debes hacerlo, vas a echarlos a perder… pero luego no te quejes,  te lamentes de la vida que tienes, ¿TE QUEDA CLARO?

Tú eres quien decide, pero lo dicho, luego no te quejes.

Pero uno de los lujos que más estamos obviando en estos momentos ,son cosas del día a día.

Es un lujo que alguien te de los buenos días al entrar al ascensor, y ya no te digo que te abran la puerta cuando llevas las manos llenas de bolsas de comida. Es un lujo que te den las gracias cuando has hecho algo de buena voluntad, por y para los demás, quizá no hace falta, pero se agradece. Es un lujo que reconozca tu jefe tu trabajo, es un lujo oir un te quiero de tu pareja o de tus amigos, es un lujo una mirada a los ojos, es un lujo un abrazo de verdad, y ya no te cuento una sonrisa, es un lujo encontrarse con personas que estás disfrutando de lo que hacen, que les apasiona la vida…

¿Qué nos está pasando?

La vida ya es un puro lujo y nosotros locos por conseguir el último modelo de teléfono, de ropa o con el sueño de hacer la conferencia en el último lugar de moda de España….,

¿Haces cuanto no estás con tus amigos tomando algo tranquilamente? ¿Hace cuanto no miras a los ojos de tu pareja? ¿Hace cuanto no te abrazas de verdad a tu pareja o hermanos? ¿Hace cuanto no dices te quiero a tu chica?  ¿Hace cuanto no te permites el lujo de ser tu mismo?

Si a estas preguntas has respondido HACE MUCHO…… Hay que reconducir el camino.

Nos han enseñado que hay que conseguir eso que se etiqueta como “lujo” si o si, porque si no los demás, nos miraran como raros, no seremos “aceptados” dentro del grupo, nos excluirán y eso de sentirnos “fuera del rebaño” no mola mucho.  Si no que se lo pregunten a Adán y a Eva.

Hacemos lo que sea, por sentirnos “incluidos”  en el grupo selecto. Hasta en estos momentos de “crisis” nos endeudamos, mentimos,  todo por seguir el estatus que teníamos o el que los demás pensaban que teníamos.

¿A dónde vamos a parar?

El lujo no son las circunstancias, es el corazón de cada uno de nosotros.

Hace unos días, tuve la oportunidad de trabajar con uno de los hoteles más lujosos de España.  Todo el mundo decía que viviría en el pleno lujo, que tendría todo a mi disposición, que mis sueños se harían realidad, que lo que pidiera se haría realidad…

La verdad que tenía a mi disposición lo que quisiera. Entradas para los museos, gimnasios de alto standing,  disfrutar  de los mejores restaurantes…. Un sueño hecho realidad.

idiomaspareja1010-1131572_H121754_LUna oportunidad para que mi cabeza “ se me fuera” , pero muy fácilmente.  Para que olvidará de donde venía y que al domingo siguiente, si o si , tenía que dormir en mi cama de nuevo, que esos “lujos” acabarían desapareciendo.

Y de verdad, esos “lujos” que pudiera disfrutar, aparte de tener el gran “lujo” de poder crear con ellos un gran cambio en su organización, se quedaron a un lado, viendo el “lujo” de personas que estaban allí.

Unos Gracias por doquier pero de corazón, Unos “¿Qué tal ha dormido? ¿Necesita algo? ¿Se encuentra bien? ¿Qué podemos hacer por Usted?..” de verdad, no por quedar bien, hasta unos abrazos, que te hacían sentir en casa de verdad cuando las dudas o los nervios, se habían apoderado de tu ser o una sonrisa, que te decía :” Tranquilo, estamos aquí para ayudarte” en un momento delicado de la estancia.

¿Qué vale más, esas gracias, esos abrazos, esas ayudas en las que necesitas un abrazo sincero, o el mejor de los filetes que te puedes comer en la vida, aun cuando te estás dando cuenta que tu vida es una pura farsa?

Da igual donde estés , con quien estés, las pertenencias que tú tengas, la rubia más despampanante que tengas, o el barco más grande de todo el embarcadero, porque si no haces que tu vida interior sea un puro lujo,  esas pertenencias, carecerán de valor, porque no las disfrutarás.

Teniendo una vida interior de lujo, tendrás lujo a tu alrededor. Disfrutaras de las cosas pequeñas de la vida, que eso sin son puro lujo,  sentirás cada abrazo que te den, sentirás cada mirada que entra en tu corazón, sentirás que la vida ya es en sí un lujo indescriptible.

Gracias al equipo del Hotel Hesperia de Madrid, me di cuenta que ya estamos viviendo en un lujo constante, llamado VIDA., Que no importa las circunstancias, las pertenencias o la ropa que lleves, y si disfrutemos en la zona vip del concierto de nuestro artista favorito, porque el presente, nos da lujos increíbles, como las sonrisas, abrazos, miradas, que tienen un valor incalculable y que no le damos importancia.

Vivamos el lujo del presente, vivamos el lujo de la vida, vivamos el lujo de ser nosotros mismos.

¿Qué es el lujo para ti?¿ Añoras una vida con hoteles , lujos, ropas y coches? ¿Vives el lujo del Hola, Gracias y Te quiero en tu día a día?

Anuncios

2 Responses to ¿Quieres el último de los lujos?

  1. Pingback: Alex González Pozo: “Cuando tomes una decisión, entrégasela al alma, no al ego”. | El Principio de un Comienzo

  2. Pingback: Alex González Pozo: “Cuando tomes una decisión, entrégasela al alma, no al ego”. » Yo Evoluciono

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: