¿Y si el éxito no existiera en el Diccionario?

No hay formula secreta para el éxito. Es el resultado de tu preparación, trabajo duro y aprender de los errores” dice Collin Power.

¿Y sí el éxito no existiera?

¿Y si todo eso por lo que luchamos, por lo que llegamos a cosas por lo civil o lo criminal, fuera todo una invención?

En esta vida, o estás en un bando o en otro.

O eres feliz o eres un infeliz. Tienes dinero o estás en la bancarrota. Tienes pareja o este soltero. Vives solo o con tus padres… Todo gira en función del bando en el que te encuentres.

TIENES ÉXITO EN TU VIDA O ERES UN FRACASO CON PIERNAS.

¿Y si no existiera la palabra éxito en el Diccionario?

A lo largo del estudio tanto para “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde como para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, la palabra éxito estaba merodeando todo el rato.

Enciendo las redes sociales, y veo cosas como: “Tenemos el placer de tener entre nosotros a la persona de éxito en estos momentos… Para tener éxito en la vida, hay que…Si quieres triunfar y tener éxito hay que saber…Eres un crack con éxito…Sigue así campeón…”

Veo cosas así y antes me entraban ataque de pánico. Ahora lo veo y me pregunto: ¿Esto es lo que realmente queremos?

No creo que sea el único al que le pasa o le ha pasado alguna vez. Por mucho que nos digan, como buenos cristianos, que tenemos que alegrarnos por los éxitos de los demás, o que lo que queremos para nosotros lo deseamos para los demás…SEAMOS CLAROS: NOS COME LA ENVIDIA POR DENTRO.

Queremos ser como ellos, queremos alcanzar las metas que ellos han alcanzado. No dejamos de preguntarnos QUÉ hacemos mal para no llegar donde ellos han llegado o qué habrán hecho de forma “ilegal” para llegar donde están, porque realmente creemos que no se lo merecen…
Seamos sinceros, TODOS LO HEMOS PENSADO EN ALGÚN MOMENTO DE LA VIDA.

Pero tenemos dos opciones, o intentarlo y llegar a ser como ellos (perdiendo nuestra esencia, PARA SIEMPRE) o dejarnos llevar por una vida de rutina, miedos, vergüenzas, en la que nos aconsejan que no saquemos la cabeza del tiesto no vaya a ser que nos señalen los demás.
Optamos por la 1º opción. Preferimos 5 minutos de gloria, una palmada en la espalda y que tengamos la agenda llena de números, que no ser uno más.
Pero no somos nosotros quien está tomando esa opción. Y no te estoy hablando de ningún hombrecillo verde que tienes a tu alrededor. Estamos hablando de tu EGO.

Upss, si eso lo tienes. TODOS LO TENEMOS Y TODOS NOS HEMOS DEJADO LLEVAR POR ÉL.
Nuestro ego nos incita a seguir las “normas” que nos dicen que tenemos que seguir para alcanzar eso que llaman éxito, cuando en realidad es EGO.

Porque cuando les preguntas a esa persona, porqué realmente están haciendo lo que están haciendo, la mayoría de las respuestas que recibo, siempre tienen un denominador en común: “Es que x persona me inspiraba y quería ser como él… Quería vivir las experiencias que X persona vivía…Quería ver como los demás me aplaudían cuando vieran que lo había conseguido…”

Y cuando les preguntabas, si realmente ellos dormían tranquilos todos los días, me acababan respondiendo: “No, porque sólo quiero llegar a ser como dicha persona y no lo estoy consiguiendo. No consigo los resultados que me había exigido a corto plazo. No consigo ese bonus que tanto quiero. No consigo contactar con personas que crean en mi..”

Creerás que es falsa modestia o querer quedar bien, pero durante el estudio, cuando preguntaba a las empresas y profesionales, si se consideraban una persona de éxito, me decían: “Yo no lo creo así, simplemente estoy haciendo lo que a mí me gusta…”

Es así, el éxito es una consecuencia, no la meta.

Pero lo peor de todo, es que son los demás, los jueces que determinaran si has conseguido el éxito o no. ¿Y si tú mismo consideraras que ya lo has conseguido? ¿Qué pasaría?

Que la opinión de los demás NOS LA BUFARÍA.

El éxito tendría que verse y es el reconocimiento de los demás, por tu trabajo, por hacer lo que sientes, por luchar por tus sueños, por tener el valor de levantarte del sofá con el frio que está haciendo en estos momentos y salir ahí fuera a luchar por lo que quieres… Y NO por el número de seguidores que has conseguido, las conferencias que das o las fotos que te realizas con el gurú de turno…

¿A qué estás pensando que soy un idealista?
Pues NO.

Pasé mucho tiempo con la gente que forma parte de ambos libros. Y lo veía en primera persona, que no luchan ni se consideran personas exitosas, por todo lo que he comentado anteriormente, ni porque sus libros sean bestseller o crucen el “charco” por su trabajo.
Sino que ellos, no creen en el éxito, sino en irse todos los días a su cama, con la sensación que haber hecho todo lo que tenían que haber hecho. Actos basados en su coherencia y razón de ser.

Una persona me decía:” ¿Sabes cuando supe que todo iría bien? Cuando un día me levanté, y por fin reconocí a la persona que estaba delante de mí. Desde ese día, sabía que todo iría bien…”.

Mañana, cuando te despiertes y vayas a darte el último retoque antes de salir, ¿Reconocerías a esa persona que se refleja en el espejo?

El éxito para ellos, es:

.- El esfuerzo, la pasión, la ilusión, las ganas de aprender y de ser mejor que el día de ayer, son sus bases.

.- de hacer lo que uno quiere, lo que siente, lo que le motiva. Por su propia voluntad, no la que dicen que los demás que tienes que tener.

.- Las caídas forman parte del camino, sin ellas, nunca aprenderemos.

.- Conseguir los agasajos de los demás, no es su obsesión. Es la de las personas, que su autoestima depende de los demás, no de si mismos.

.- Vivir en coherencia y paz con uno mismo.

.- El dar y darse a los demás a través de quién eres, no de lo que aparentas ser.

.- Viven el presente, que es de lo único en la vida, de lo que si, podemos estar seguro que tenemos.

.- No soy nadie sin mi equipo y la gente que me rodea. Todos ellos me enseñan y me elevan siempre. Y si alguno de ellos es mejor que yo, siempre lo reconozco, porque yo no sé de todo. Y hago siempre que saquen lo mejor de ellos mismos.

Son algunas de las definiciones que ellos, que me decían que podría significarles que es el éxito. Y como podrás ver, ninguna de ellas, está orientada a lo que digan, piensen los demás o en qué posición están sus empresas, sino en la acción coherente.

Y alguno estará pensando: “Todo muy bonito, pero eso realmente ¿Paga las facturas?”.
Te aseguro que las paga y muy bien. También nominas, y sobre todo, deja una huella a través de tu empresa o acciones, que durara mucho más allá que la moda que este reinando actualmente en tu mundo.

¿Y qué pasaría si no existiera el éxito para ti? Si no existiera el éxito en el diccionario, ¿Cómo lo definirías?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.